Así fue el bizarro arresto al médico mendocino que mató a la paciente - Mendoza Post
Post: Mendoza PostViernes 9 Dic 2016Viernes, 09/12/16 atrás

La muerte de Isabel Beatriz Gattari (48) luego de someterse a una lipoaspiración generó la detención del médico que se la practicó a una clínica clandestina de calle Alem de Ciudad. Carlos Arzuzo fue arrestado este jueves en ese inmueble cuando se sometía a operación para alargarse el pene.

El médico tenía las piernas "feteadas".

Betty, divorciada, ama de casa y madre de tres hijos, murió el viernes pasado en su casa de un barrio privado de calle Urquiza de Guaymallén. Estaba con su novio, con quien comenzó la relación hace unos 7 meses, según le contó al POST una amiga de la víctima.

“Rezá por mi amor”, fueron las últimas palabras de Betty  a su novio en un mensaje que le envió antes de ingresar a la “clínica” para la lipoaspiración y un implante de glúteos.

Betty murió en su casa de un barrio privado.

Nadie sabía, sólo su pareja, que ella iba a someterse a esa intervención para extraerse grasa abdominal. Y quién le recomendó ir con Carlos Arzuzo fue Laura Bota, una joven rumana que iba a la casa a hacerle las uñas y otros detalles de belleza.

Ver: Detienen a un médico mendocino por la muerte de una mujer

Es que la rumana es secretaria y pareja del médico. Cuando Betty le contó que quería sacarse algún rollito, Laura Bota la puso en contacto con Arzuzo. La víctima confió.

Antes de ese último mensaje, Betty le había dicho a su novio que a las 19 estaría de regreso en su casa. Él a esa hora comenzó a llamarla y ella no contestaba. Se preocupó y fue hasta su casa. Al ingresar vio que estaba muy mal y llamó a Arzuzo para que la revisara.

Carlos Arzuza, ya tenía antecedentes por mala praxis.

El médico fue hasta el barrio privado y dijo que no tenía nada, que se le iba a pasar y se fue. No se le pasó. Murió frente a los ojos de su novio.

Llamó al 911 y fue la Policía. Al relatarle lo ocurrido vieron que se trataba de un crimen y pusieron al tanto a la fiscal de Homicidios, Claudia Ríos. La magistrada ordenó un allanamiento en la clínica trucha y el arresto del Arzuzo.

No le hicieron los exámenes de riesgo quirúrgico, más allá de que donde fue intervenida no era una clínica.

La bizarra detención

Cuando los policías llegaron hasta la calle Alem 388 junto con la magistrada rompieron una reja para ingresar, porque nadie atendía. Al violentar el ingreso apareció la rumana con una niñita de 2 años, contó una fuente.

“Nos gritaba y nos dábamos cuenta que nos insultaba en su idioma. Comenzó a correr con la niña por toda la casa y nosotros atrás”, detalló la fuente para ilustrar el momento.

Ver: Esta es la mujer que el médico le hizo la lipo y horas después murió

Iniciaron la requisa de la vivienda y fueron advirtiendo que había habitaciones con camillas y otros objetos vinculados a la medicina. “Pero cuando llegamos al cuarto donde estaba el médico, no lo podíamos creer. Era una mugre, asqueroso”, expresó con asombro la fuente consultada.

Arzuzo estaba tendido en una camilla y sus pantalones manchados con sangre. El investigador evaluó: “Algo había tomado o estaba bajo los efectos de alguna anestesia porque nos dijo, como balbuceando, que se había lastimado una pierna”.

Por esa llamaron a una ambulancia. Y era cierto que tenía una pierna lastimada. ¿Por qué? Porque tenía las piernas “feteadas. Sacaba pedazos de carne de las piernas y se los iba poniendo en el pene para agrandárselo”, reveló el pesquisa.

Fue en ese momento que lo destaparon y tenía su pene envuelto en gasas. “Era muy grande, no sé de cuánto pero de unos 25 centímetros”, exclamó con asombro quien estuvo en el lugar de la detención.

Fue en ese momento que el médico que fue en la ambulancia dijo que había que internarlo porque tenía esa zona de los genitales con gangrena. Directamente lo cruzaron en camilla hacia el Hospital Central.

El esterilizador

En esa habitación había un esterilizador encendido, además de otros elementos quirúrgicos. Alguien abrió el aparato y en el interior había dos empanadas que estaban calentando. Todos se sorprendieron y no podían entender lo extraño que era todo. Había una muerte que investigar y por esa razón estaban arrestando a Carlos Arzuzo, pero si no hubiese una víctima en este caso, toda la situación era un sketch de Cha Cha Cha.

Objetos secuestrados

Encontraron en la clínica trucha, como se dijo, distintos elementos quirúrgicos pero lo que más llamó la atención es que había espéculos que se utilizan en ginecología, por lo cual podrían investigar otro delito. También secuestraron medicamentos, equipos, computadoras y tubos de oxígeno.

Entre los objetos secuestraron hay implantes mamarios de distintos tamaños, la mayoría de 500 gramos.

Acusado de homicidio

El médico, recibido en la Universidad Nacional de Cuyo, fue acusado por la fiscal Claudia Ríos por el delito de homicidio. Su pareja, la rumana Laura Bota, también quedó detenida y evaluarán qué calificación le cabe de acuerdo a su participación en el crimen de Betty Gattari.

Antecedente por mala praxis

El médico Carlos Arzuzo fue detenido e imputado por el delito de homicidio simple con dolo eventual por la muerte del empresario Roberto del Barco, en 2013.

La víctima fue a practicarse una liposucción abdominal a una clinica en calle Pedro Molina, de Capital, y murió mientras era intervenido.

Pero quedó libre porque pagó una fianza de $100.000 y la fiscal Laura Rousselle, en aquel momento a cargo de la causa, le otorgó el recupero de la libertad.