6 chicos cuentan cómo viven su primer voto - Mendoza Post
6 chicos cuentan cómo viven su primer voto

Qué expectativas tienen y cómo fue la experiencia en las PASO.

6 chicos cuentan cómo viven su primer voto

Por: Mendoza PostDomingo 25 Oct 2015

933 mil chicos mayores de 16 y que desde los 6 años viven en un país bajo el signo político kirchnerista, pueden votar este domingo. ¿Es un día más para ellos? ¿Cómo lo viven? ¿Qué piensan? 

El sitio Infojus entrevistó a seis chicos que por primera vez votan este domingo.

Bruno

Hace meses que Bruno Giglietti viene charlando más con su abuela que en toda su vida. “Ella sabe mucho de política, así que le pedí que me explique todo: desde cómo se corta boleta hasta qué piensa de cada partido”

Así, Bruno hizo su propio trabajo: rastreó por Internet a cada candidato, miró sus videos, les dio like en el Facebook y les hizo un seguimiento por las redes sociales. “Votar en las PASO estuvo bueno”, dice. Las propuestas que cotejó en cada candidato a la hora de definir su voto fueron las de seguridad, educación y economía. Y para este domingo, dice aliviado, que ya tiene su voto decidido.

Guadalupe

A los 18, Guadalupe Brandoni, por ejemplo, tiene pocas ganas de votar: que este domingo sea un día histórico la tiene sin cuidado. A ella, que disfruta tanto con sus clases de teatro y cambiando el pelo de color, la política le da igual. “Votar no me representa”.

En las primarias, la cantidad de boletas la abrumaron. “Me puse nerviosa hasta para cortarlas”. Le costó decidir por quién votar. Al final, para salir del apuro, charló con su familia y puso el ojo en las propuestas sociales de los candidatos. Para este domingo, de hecho, tiene decidido a quién elegirá para presidente. Pero el resto de los cargos, los decidirá frente a las boletas, sobre en mano.

Bianca

El caso de Bianca Fortunato es exactamente el opuesto. Presidenta del Consejo Estudiantil del colegio, anhela votar desde los 15 años cuando la ley 26.774 - sancionada en 2012- instauró el “voto joven”, voluntario entre los chicos desde los 16 años. Hoy, con 17, siente que le llegó el día. Al fin: “Estoy emocionada”, reconoce. “Tengo todas las energías puestas para este domingo”.

Para Bianca, una elección es una responsabilidad, y, como toda responsabilidad, en los meses previos hizo todos los deberes: no dejó nadie de sus íntimos sin interrogarlo sobre política, leyó al pie de la letra las propuestas de cada candidato, y se mantuvo informada a diario a través de Internet. “En los próximos cuatro años voy a vivir como protagonista de la historia política del país, ya no lo voy a ver más desde afuera”.

“Unos en el cuarto oscuro harán tatetí” 

Luciana

Para Luciana Gómez, de 17 años, no votar de manera optativa en estas elecciones sería desaprovechar una oportunidad “única”. En su casa la política siempre estuvo presente. De chiquita, era la primera en acompañar a sus parientes a votar. Ahora le llegó su momento. “Unos en el cuarto oscuro harán tatetí”, compara Luciana, “yo voto con convicción”.

Agustín

Agustín Ávila, estudiante de primer año de Arquitectura de la UNLP, asumió un doble desafío: será también fiscal de mesa. Se lo pidió un conocido y él no dudó en aceptar el reto. “Me permite conocer las elecciones desde adentro”, cuenta Agustín. Ya había fiscalizado las primarias. En su mesa, recuerda, la rivalidad entre fiscales parecía más futbolera que política.

Para este domingo, se siente relajado. En la semana asistió a reuniones de fiscales y se quitó dudas sobre los pasos a seguir el día de la votación. Le preocupa algo: aún no definió su voto. “Tengo una idea pero seguro me agarrarán dudas a último momento y terminaré optando sobre la marcha”, dice. Lo mismo le sucedió en las PASO: resolvió en el cuarto oscuro.

Julia

Julia Pezzani, 17 años, no se siente del todo preparada, pero igual se decidió por el voto optativo. Muchas de sus amigas prefieren no ir, pero ella lo hace, sencillamente, porque le parece importante: “Si no votás, después no te podés quejar”, les explica a las amigas.

Votar en las PASO le resultó “raro: no me imaginaba el cuarto oscuro, que hubiera tantas opciones. Estaba entre dos y me decidí ahí mismo”. Esta semana pudo definir su voto gracias a una iniciativa de su escuela. El centro de estudiantes invitó a los candidatos a intendente a que llevaran a los alumnos sus propuestas. “Me ayudó para ver en qué se apoyaban y tuve la posibilidad de conocerlos en vivo”. Este domingo, ya sabe, para evitar colas, irá a votar bien temprano. Quiere ir sola. Y estar tranquila, para elegir con conciencia.