"El peronismo, cerca" en el mundo del revés - Mendoza Post
Lunes 8 Feb 2021
porMercedes Rus

El PJ mendocino saco a relucir a través de una publicación en sus redes oficiales las medidas del Gobierno nacional que beneficiarían a Mendoza. Textualmente se expresa: "El peronismo, cerca". Paradójicamente publicita todo lo contrario a los hechos. Mendoza ha sido la provincia que menos fondos nacionales recibió durante el 2020 en plena pandemia.

Más allá del cuento espectral, el acto es particularizante y lo que importa, como en casi todos los ámbitos de la vida, son los hechos en los que las palabras deberían verse legitimadas.

En este sentido, Mendoza fue la provincia más perjudicada con el reparto de fondos nacionales en 2020. El año que despertó casi concomitantemente con una pandemia sin precedentes y que se perdió en el anochecer oscuro de una de las peores situaciones económicas, al menos de las últimas décadas.

Nuestra Provincia, "la de todos y todas", fue ultima en la tabla que indica el reparto de fondos según la cantidad de habitantes en el país, quienes parecen tener más diferencias que las que la homónima nacionalidad haría justamente exigible.

Es cierto que comparándose con la más beneficiada, La Rioja, todas, incluso la mimada de Cristina, la Provincia de Buenos Aires, queda fuera de carrera.

Lo trascendente es que el último lugar no fue para la provincia con la menor cantidad de habitantes, la más chica, la más rica, ni siquiera para la que más problemas de covid reportó, sino para Mendoza.

Y ello aun contando las transferencias que no son discrecionales y que el Gobierno Nacional debe a las provincias en virtud de leyes generales y coparticipación. Ahora bien, la distribución discrecional supone justamente "prudencia, sensatez, juicio y tacto", de ninguna forma habilita arbitrariedad o puede entenderse que habilita al Sr. Presidente -o a su vice, quien decida primero-, para festejar con ello coincidencias político partidarias, convidar en más a compañeros disciplinados o estimular conveniencias electorales.

La pretendida compra de respiradores por parte del gobierno provincial paralizada por el Presidente Fernández, fuera quizás vaticinio de la cruda discriminación que se mantendría después. Quizás allí se pretendía que Mendoza no quedara como "previsora" o que fuera más acorde con la gestión nacional de la pandemia. En todo caso, ni ello sirvió para que Mendoza no buscara desde el inicio gestionar la pandemia con una apertura y con límites a la restricción de derechos muy distinta a la nacional

Ni recordar que por septiembre el gobierno nacional trabo un acuerdo casi cerrado de la hacienda provincial con el banco Nación.

Ni que hablar de la situación del transporte, donde, mientras la Nación no se desfinancia en cubrir el 100% de los costos para el AMBA, recorta en un 50% el subsidio provincial.

Memoro sí que el programa nacional "Municipios de Pie" supuso fondos para municipios mendocinos, claro que, repitiendo los "discrecionales criterios nacionales", fue solo y únicamente para intendentes peronistas.

Todo esto no es más que digno símbolo del antifederalismo más atroz, porque lo tatúa la partidocracia oportunista y mezquina incapaz de eliminarse incluso a fuerza de cirugías.

Me entusiasmo pensando que buscar esa igualdad pretendida es ganar el derecho a la mediocridad.

Radicales en Alvear, sobre el gobierno nacional y la pandemia: "Son inútiles"

En los términos que la pandemia nos dejó, el cuerpo social mendocino necesita crear los remedios, porque no puede quedarse en la comodidad de la enfermedad, pues no recibirá rescate externo.

Esto es lo que hicieron nuestros antepasados procurando del desierto un oasis, y descubriendo entre las montañas un valle. He ahí la esencia social mendocina.

Es lo que hizo el gobierno mendocino, con las Leyes Mendoza Activa, Mendoza Activa Hidrocarburos, Banco de Vinos, Reinventa, Programa de Certificación Laboral, con la conformación del fondo covid a partir de recorte de sueldos a funcionarios y políticos, etc...

Mientras tanto, el peronismo local se jacta festejando el asistencialismo, aquello que sabe tan bien hacer y que evidencia la falta intencional -y por mandato ideológica-, de propuestas constructivas de progreso y desarrollo, que brinden genuinas oportunidades de ascenso social y salida laboral. A la vez que expone el crecimiento de la pobreza y el avance de la crisis económica, situación que no reconoce un único padrinazgo en la pandemia, sino también en las des-decisiones que el gobierno tomó alentado por el discurso del binomio salud-economía que casi le dio aire para sostener por momentos las restricciones que lo paralizaran todo.

En cualquier caso la marginación a Mendoza seguirá resonando como un eco, al son de lo que dejan las cuantificaciones que vislumbran que si Mendoza hubiera recibido al menos el promedio nacional de distribución hubiera superado el monto total del salario de todos los empleados estatales de un mes, lo que da cuenta de la justicia que da escenario a la queja.

                                                                                     Mercedes Rus

Senadora provincial UCR