¿Por qué explotó "Gambito de Dama" en el mundo? - Mendoza Post
Jueves 19 Nov 2020
porGabriela Moreno
Periodista

Los primeros en hablar sobre la serie de Netflix "Gambito de Dama", basada en la novela de Walter Trevis "The Queen's Gambit" (1983), fueron sin duda los ajedrecistas, que más de un mes antes del estreno ya estaban al tanto de qué venía la historia y quién era la protagonista con sangre argentina, que se empezó a conocer poco a poco hasta terminar nombrada por casi todos.

La expectativa para ellos quizá pueda haber sido mayor que la del público en general, pero la realidad es que "Gambito..." terminó atrapando a millones de espectadores con la huérfana Beth Harmon que se impone un desafío inusitado para una chica de su edad.

Algunos sabían perfectamente qué significaba "Gambito de Dama o de Reina", otros pudieron averiguarlo viendo la serie o leyendo sobre ella y otros simplemente aceptaron el nombre de uno de los esquemas de apertura de ajedrez sin concentrarse demasiado en el juego, ya que la historia representada por Anya Taylor-Joy fue suficientemente atractiva como para seguirla.

Sin embargo algo ha sucedido tras la serie de Netflix, que ha captado la atención en relación al ajedrez, deporte que se practica con un estricto sistema de competición y de puntajes de ránking en el mundo. Y Mendoza no es ajena al interés que empezaron a manifestar los jóvenes en el juego de reyes y peones. Las clases online y las consultas han aumentado considerablemente. 

Las ventas de tableros de ajedrez aumentaron al igual que las clases online de chicos -y no tanto- que entusiasmados por las escenas de "Gambito de dama" decidieron aprender a jugar. Incluso la plataforma de ajedrez online "Chess.com" ha indicado un incremento por cinco de sus suscripciones.

Además, y según ha informado Netflix, desde que se estrenó el 23 de octubre ha sido la miniserie más vista de su historia, ocupando el puesto número uno en 63 países. De golpe se empezó a hablar de grandes maestros, de piezas blancas y negras, de aperturas y grandes maestros como Robert Fischer, Boris Spassky y Anatoly Karpov.

La historia de "Gambito de Dama" transcurre en los años 50 en un orfanato, donde Beth descubre que tiene un talento especial para el ajedrez, pero a su vez tiene serias dificultades por su adicción a las "vitaminas".

Gran parte de esta atracción a la serie ha sido generada por la protagonista además de la historia. Anya Teylor-Joy es hija de un argentino con una inglesa. Desde que se anunció la serie en el país se habla de ella como de una "hija propia".

Desde su paso por el colegio Northland de Pilar en Buenos Aires siendo muy chica, hasta su película argentina favorita, sus primeros años en Inglaterra, sus roles previos, le han dado un espacio en medios locales como la argentina en Hollywood, donde empieza a tomar fuerza su presencia.

Según dicen ni ella ni Netflix imaginaron la cantidad de espectadores que iban a tener y lo que podían generar en relación al juego sobre el cual la actriz dijo que aprendió más de lo que podría haber imaginado en toda su vida.

"Me enamoré del juego. Necesitaba saber de qué estaba hablando para poder interpretar al personaje. La forma en que Beth juega también es muy divertida. Tiende a girar las piezas entre sus dedos al tomarlas y luego las cambia con los de abajo para dejarlas. Tuve un entrenamiento intenso antes de las secuencias, creo que eso lo mantuvo todo más fresco y lo hizo parecer espontáneo".

La actriz recibió clases del maestro estadounidense Bruce Pandolfini para poner a Beth en juego. "Cuando estás aprendiendo 15 jugadas en un espacio de 10 minutos, justo antes de las secuencia, definitivamente se acelera tu capacidad mental y me encanta", dijo en un video realizado para Netflix.

En varias entrevistas se le ha consultado sobre su relación con Argentina y si bien su vida aquí fue durante sus primeros seis años, antes de mudarse a Londres, ha seguido en contacto con sus familiares y está al tanto sobre la cultura local. "Vengo de muchos lugares diferentes, pero creo que mi calidad y actitud a la vida es argentina. Me siento muy orgullosa de venir de Argentina", dijo en una de sus últimas visitas al país.