Sin debate presidencial, Trump y Biden se midieron en rating televisivo - Mendoza Post
Post: Mendoza PostViernes 16 Oct 2020 13 días atrás

El segundo debate presidencial de Estados Unidos, que se canceló luego de que Trump se negara a participar de forma virtual tras contraer coronavirus, se convirtió en sendos foros con votantes celebrados a la misma hora y transmitidos en canales rivales de televisión.

Cada uno de los programas no pudo ser más diferente: la calma frente a la tormenta, la parsimonia frente al ímpetu, la discusión moderada frente a las interrupciones y los tonos subidos.

Ver también: "¿Quién ganó el primer debate presidencial entre Trump y Biden?

De un lado, el presidente Donald Trump, en Miami, vivió una acalorada noche en la que fue presionado por votantes y por la moderadora Savannah Guthrie sobre su respuesta al coronavirus, el supremacismo blanco, sus impuestos, la teoría de conspiración QAnon o sus planes para una alternativa al programa de seguro de salud Obamacare.

El demócrata Joe Biden, desde Filadelfia, en un tono calmado y apacible, mostró su arrepentimiento por haber participado hace décadas en un proyecto de ley contra el crimen por el que ha sido duramente criticado y prometió que antes de las elecciones dejará en claro su plan sobre la posibilidad de expandir la Corte Suprema estadounidense.

Los foros paralelos generaron enfrentamientos y cuestionamientos incluso antes de su realización dado que NBC, la cadena donde Trump realizó su foro, decidió programarlo a la misma hora y fecha en que Biden había anunciado el suyo en la cadena rival ABC.

Muchos medios locales cuestionaron que la decisión afectaría al público estadounidense y dificultaría que se informase de forma oportuna, pero también fue visto como una "guerra de audiencias" no solo entre televisoras rivales, sino también entre los seguidores de ambos candidatos.

El coronavirus protagonizó gran parte de los dos debates ciudadanos y en ambos foros comenzaron a preguntar sobre la estrategia para combatir el coronavirus, pero en cada caso el tono fue muy diferente.

A Trump, la moderadora del programa le preguntó si se había hecho la prueba de Covid antes del debate que mantuvo con Biden el 29 de septiembre, pero Trump no logró ofrecer una respuesta clara.

Por su parte, Biden aprovechó los primeros minutos de su evento para criticar la gestión del gobierno y para desarrollar sus ideas sobre la mejor manera de hacer frente a la pandemia.

En ese sentido afirmó que, de existir una vacuna antes de diciembre, la tomaría si la ciencia asegura que es segura y que como presidente valoraría hacerla obligatoria.

El foro de Biden pareció en ocasiones una clase sobre memorias y teoría política: el presentador fue incisivo por momentos, como en el tema de la falta de respuestas sobre el potencial aumento de jueces en la Corte Suprema, pero en todo momento la conversación mantuvo los tonos.

Los votantes también presionaron al candidato en otros temas delicados, como el fracking o el apoyo a las personas transgénero, pero el candidato siempre respondió en tono moderado, con anécdotas y sin exabruptos.

Pero en el programa que tenia como protagonista a Trump, la moderadora no solo realizó preguntas incómodas que hicieron a Trump perder por momentos la compostura, sino que también desmintió al mandatario en algunas ocasiones y le volvió a repetir las preguntas cuando las evadía.

Cuando Trump defendió la respuesta de su gobierno contra el coronavirus citando una predicción que indicaba que al menos 2 millones de personas podrían morir de covid-19, la presentadora acotó que esa cantidad estimaba el número de personas que moriría si no se tomaba ninguna medida.

La moderadora fue celebrada a la par que cuestionada en las redes sociales por sus preguntas y comentarios incómodos al presidente. Pero quizás el momento más viral de la noche fue cuando se refirió a un retuit que realizó hace poco el presidente con una teoría falsa sobre la muerte de Osama bin Laden.

"Fue solo un retuit", respondió el mandatario. "La gente puede decidir por sí misma".

"Usted es el presidente. Usted no puede actuar como el tío loco de alguien que puede retuitear lo que sea", dijo

La velada del presidente Trump fue polémica. Desde el principio, fue presionado sobre su manejo de la pandemia de coronavirus, su posición sobre el uso de máscaras y sus puntos de vista sobre los supremacistas blancos y los teóricos de la conspiración de QAnon.

Según los analistas, la diferencia fue marcada también por los presentadores: mientras que la moderadora Savannah Guthrie  acribilló con repreguntas a Trump, George Stephanopoulos permitió que Biden diera respuestas largas y hasta aburridas. 

Biden fue mejor tratado en el programa

Mirá: "La campaña de Biden se ensucia por sospechas sobre su hijo"