"Vamos a terminar como después de una guerra", aseguró economista al Post - Mendoza Post
Jueves 19 Mar 2020
porAna Montes de Oca
Periodista

"Estamos en una situación económica terminal" dijo el economista José Vargas al Post: "Es lo más parecido a cuando termina una guerra", graficó.

Según Vargas, "Parece que no se le da la real dimensión de lo que va a pasar, obviamente que es prioritario el tema de la salud, pero lo que percibo es que la situación económica será muy grave."

Es que, además del enorme impacto que tendrá el aislamiento que ya comenzó, "nos agarra muy mal parados, porque veníamos con una inflación muy alta, con una deuda impagable, salarios reales caídos y con un gobierno que trata de ayudar con emisión monetaria", resumió el economista todas las variables que juegan en contra.

Lo que Vargas dice que no se le da la dimensión que tiene es que muchísimos sectores de la economía se caerán de un modo que no podrán volver a levantarse.

José Vargas comanda la evaluecón

Para él, los primeros en caer (y que ya se está viendo esa caída) en Mendoza, serán los relacionados con el turismo, porque es una actividad que tarda en recuperarse. "No es que termina el aislamiento y la gente empieza a viajar de nuevo", aclaró.

Así, los hoteles y los prestadores turísticos, la gastronomía (sobre todo la turística) y todo lo relacionado con esa actividad, será lo primero en caer. Pero también lo hará el comercio, los cuentapropistas, los que hacen changas o trabajan al día, "todos los que no pueden llevarse el trabajo al hogar", resumió.

Otro de los sectores que se va a ver muy perjudicado es el sector financiero "la gente no podrá hacer frente a las deudas, la morosidad va a ser altísima "entonces el estado debería intentar descomprimir la presión tributaria para que el dinero que tenga cada uno lo destine a lo esencial y no a pagar impuestos."

Los cuentapropistas caerán muy rápido

Una vez que pase todo, con la economía de post guerra, como pinta Vargas, la recuperación dependerá de tres factores principales: de la resiliencia de los argentinos, de cómo quede el resto del mundo y de la capacidad del gobierno de tomar medidas para achicar el gasto.

"No sabemos cómo terminará, esto les pasa a todos los países, el mundo está muy delicado, nosotros no lo vemos porque acá hay restricciones, si no hubiera cepo, el dólar estaría volando", aseguró.

Se estima que en Mendoza, las pérdidas económicas sumarán cerca de 5 puntos del Producto Bruto Geográfico (tomados desde que empezaron las medidas hasta fines de mayo que es cuando se espera que podría haberse superado el pico de coronavirus en Argentina).

Cinco por ciento parece poco, pero son miles de empleos y miles de familias que caerán en la pobreza.

Ver también: "Mendoza cerrada con llave, por dentro"

Esta nota habla de: