Las escasas pistas que dio el ministro de Economía - Mendoza Post
Miércoles 11 Dic 2019
porRicardo Montacuto
Director Periodístico

El ministro de Economía de la Nación Martín Guzmán dio un puñado de pistas sobre un "plan macro económico" que no explicitó, pero sobre el que hubo algunos indicios. Lo más importante: No habrá mayor ajuste fiscal (despido de empleos públicos, reducción de subsidios, baja del gasto social o jubilaciones), y como no hay crédito, el único "colchón" posible para "frenar la caída" de la economía es no pagar la deuda, o hacerlo luego de una amplia renegociación con todo tipo de acreedores. Hasta los que están en pesos.

Con tono académico, por momentos dubitativo, Guzmán insistió en las críticas a la situación económica y social que dejó la gestión de Mauricio Macri, repasando los números de la economía: pobreza del 38 %, inflación del 55 %, caída del PBI "en picada". Su exposición resultó insulsa, aunque hubo algunas pistas, reforzadas en la tanda de preguntas, que podríamos resumir así:

Aumento a jubilados, empleados, AUH: Dijo que "por supuesto" habrá medidas "en esa dirección", cuando en la primera intervención de la rueda una periodista le preguntó si habría aumentos a jubilados, empleados estatales, y beneficiarios de AUH. Pero el ministro no habló de porcentajes, montos, ni fechas. Sí dijo que se comunicaría "por escrito".

"Veranito". Dijo que no habrá emisión monetaria. Es un dato importante, porque se decía que el nuevo gobierno recurriría a emitir dinero (hasta un 40 % de la base monetaria) para "poner plata en los bolsillos de la gente". Si se hace, será con otros recursos que no quedaron explicitados.

Martín Guzmán dio su primera conferencia de prensa.

Política fiscal: Dijo que no habrá mayores ajustes que generen recesión. Pero no aclaró si los sectores pudientes deberán hacer nuevos esfuerzos a través de Ganancias y Bienes Personales, como se ha venido especulando hasta ahora. Anticipó que 2020 "no es un año de ajustes".

Deuda: Fue el capítulo más extendido. Dijo que ya se iniciaron conversaciones con el Fondo, que no hay interés en recibir el último tramo del préstamo que acordó Macri, y que se comenzó a diseñar una estrategia para conversar con tenedores de bonos argentinos. Anunció que "no habrá ajuste en 2020" para cumplir con el FMI, en un programa "que está caído". Anticipó que Argentina debe crecer para pagar la deuda. Quedó claro que el gobierno buscará reprogramar, o reperfilar todos los pagos. Cuando le preguntaron si marzo era un "deadline" (tiempo límite) para tener decisiones tomadas lo negó, pero a la vez dijo que no se iba a perder mucho tiempo pagando capital o intereses mientras se negocia. Está claro que el país está a las puertas de un default. Dato: La Argentina necesita que una mayoría del 75 % de los bonistas acepten modificaciones en el pago de sus títulos, para poder estirar la deuda. Es una mayoría importante.

Dólar. No se levantará el cepo estricto dispuesto por el BCRA en la gestión de Macri, y Guido Sandleris al frente de la autoridad monetaria. No se plantea por ahora un desdoblamiento del tipo de cambio.

Esta nota habla de: