Quincho: Cornejo, Suarez, Macri... nuevo poder, y ansiedad del 27 - Mendoza Post
Quincho: Cornejo, Suarez, Macri... nuevo poder, y ansiedad del 27

Los escenarios. Las urgencias de muchos alrededor del futuro gabinete. Intimidades del "#SíSePuede". El peronismo se repone del golpe. Y salen de nuevo a la calle. Planes de Cornejo y Suarez.

Quincho: Cornejo, Suarez, Macri... nuevo poder, y ansiedad del 27

Por: Mendoza PostDomingo 6 Oct 2019

De vez en cuando, el gordo pensaba que los grandes inventos no habían sido producto de la casualidad, o de la mala praxis, como se dice de los espumantes, o del dulce de leche, sino que hubo antes sesudas investigaciones científicas de esas que servirían para explicar el mundo, si es que en verdad puede ser explicado. Pensaba en ello mientras preparaba su róbalo a la sal. Un pez óseo, muy propio de la Patagonia y de las costas chilenas, desde el Golfo San Matías hasta Valparaíso. A Julián le gustaba porque el sabor de este pez era muy especial. Pariente lejano de los sábalos de río o de la lubina del Mediterráneo, era un pez costero, depredador, y muy peleador en la pesca. De hecho, había aprendido a cocinarlo "a la sal", luego de una jornada de pesca de vacaciones en pleno invierno patagónico, al sur de Península Valdés. Lo habían llevado a la costa con sol y dos grados bajo cero, época en que el róbalo se acerca más a la costa a buscar caracoles y pequeños cangrejos entre las piedras. Había sacado uno de tres kilos y medio con un equipo liviano, y en ese momento le pareció que peleaba con un dorado gigante del Paraná, o con un tiburón. Pero no, era un bello ejemplar de róbalo de unos 80 centímetros. Feliz, lo llevó a cocinar a lo de unos amigos. Ahora, se los hacía traer por alguno de los mayoristas de la zona.

- Mirá Ruso... esto es una delicia...- le dijo a su amigo de los negocios. Había abierto y limpiado el róbalo desde la cola hasta la cabeza, y luego había armado una "cama" de sal sobre una asadera enorme, con una pasta de sal gruesa, entre fina y fina, y un poco de agua. Enseguida cubrió el pescado por completo con la pasta, y lo mandó al horno. Estaría allí unas dos horas, hasta que la corteza de sal tomase un color oscuro. La gracia consistía en que el róbalo sólo tomaría la sal necesaria, para un sabor equilibrado, suave, humeante y sabroso. El gordo había decidido acompañarlo con un puré rústico armado de papas con cáscara, oliva, manteca, un sofrito de cebollas, tiritas de pimiento, y unos tomates cherry, y aparte; serviría una escalivada de berenjenas, cebollas, ajo, pimientos de tres colores, que había preparado y conservado en la semana. El Ruso no le prestó atención. Estaba muy atento, concentrado, leyendo un correo electrónico que le había llegado.

- Esperá... me están mandado algo con nombres en clave... un documento secreto...- dijo.

- ¿Qué es? - preguntó Julián, extrañado, mientras disponía los platos.

- Es algo con los ministros que pueden irse o quedarse... pero es recontrasecreto. Ya te digo, los nombres están codificados.

- ¿A ver? Decime...

- Parece que Lisandro N. se queda... Que Enrique V. va a tener un rol importante... Y que Martín K.  se puede quedar pero por si acaso ya se presentó para laburar en Portezuelo del Viento. Es más, acá dicen que ya superó la etapa de la documentación y que ahora tiene que mandar el CV, y eso. A ver... esperá que leo bien... Dice que Diego G. vuelve a Godoy Cruz, con suerte; y que Gianni V. se va a dedicar a su actividad de abogado... -

El gordo lo miró, sin saber si era broma o qué.

- Ruso... ¿Vos estás seguro que todo eso es información secreta y en clave?

Maxwell Smart.

- Sí... Eso dice acá... Y que Anabel F.S. estuvo reunida dos horas con Alberto F. a mitad de semana... ¿Vos sabés quiénes son? - dijo el hombre de los negocios, y los amigos estallaron en carcajadas.

...

Julián se secó las lágrimas de risa, y pronto estuvo todo listo para la cena. Al menos, ya había alguna certeza para los próximos cuatro años.

...

Los amigos recibieron con aplausos la entrada del róbalo a la sal. El gordo le dio a Ludovico el honor de partir la corteza oscura, y dejar al descubierto la carne humeante, sabrosa, tersa, con la cocción justa del pescado patagónico. El Omar, el radical que habla con todos, sirvió las copas de Wapisa, el vino de Patricia Ortiz hecho a un puñado de metros del Océano Atlántico, en el sur. El Ruso arrancó primero:

- Omar... ¿Qué se sabe de la transición entre el Alfredo y el Rody?

- No es tiempo aún. Quedan las elecciones nacionales, las que Cornejo quiere -a toda costa- dar vuelta y reafirmar su autoridad política, en Mendoza, claro, y llegar con ese impulso al Congreso. Perdieron por unos pocos puntos contra Alberto Fernández aquí... así es que ahora van a estar enfocados en eso.

Empujando a Macri, "Episodio Mendoza".

- Igual, hay que tener en cuenta que Rodolfo Suarez recibe un gobierno funcionando. No es lo mismo que arrancar desde la nada, como le pasó a Cornejo. O desde "menos diez" dijo el gordo, mientras iba repartiendo las porciones de róbalo.

- Sí... es cierto... Bueno... a ver... Lo que va a cuidar Rodolfo en varias áreas son las segundas y terceras líneas que ya están funcionando a full y que vienen con el training del gobierno del Alfredo. Son las personas que saben cómo hacer que los engranajes del Estado estén aceitados y que no se traben las cosas. Son laburos poco valorizados, pero sin esa gente, es imposible hacer funcionar la provincia. Ahora... las primeras líneas, no sé... Rodolfo tiene equipo para todo... incluso en algún área, tiene gente muy afilada y muy ducha de su laburo en la ciudad... Pero no va a maltratar a ninguno. Creo que sí se va a quedar con una o dos primeras figuras del Alfredo, y los demás... supongo que les irá dando cobertura. A ver... es lo que pasa cuando termina un gobierno... ¿no? Muchos se van a su casa... Pero de todos modos, hay un siglo de tiempo para armar. Rodolfo no se va a apurar... claro que hay gente preocupada... le mandan ideas, proyectos, planes... pero bueno, vamos a tener que ser pacientes todos, para ver quiénes van a ser los intérpretes de su gobierno... ¿no?

- ¿Y con los peronistas, cómo se va a llevar? - preguntó Julián.

- Depende... con los intendentes se va a llevar bien. Ya estuvo intercambiando mensajes con Emir Félix, con Matías Stevanato, con Flor Destéfanis...

- Mirá vos...

- Y sí... Rodolfo va a cuidar esas relaciones, lo mismo que su llegada directa a Alberto Fernández si el 27 se confirma el triunfo de las PASO.

- ¿Alguien explicó el voto de Maipú? - quiso saber Ludovico, con ganas de divertirse un poco, mientras se servía una generosa porción, casi grosera, de puré. Julián lo reprobó con la mirada.

El peronismo se reunió en Maipú, para arrancar de nuevo.

- Bueno... a ver... hubo un par de distritos donde hubo muchísimo corte de boleta, especialmente en Luzuriaga... en Gutiérrez también... funcionó bastante el voto "Suarez-Stevanato", supongo que por las gestiones de Cornejo y de los Bermejo en Maipú, y del Rody en Capital... pero sí te puedo decir que ese corte se produjo en los cuartos oscuros. No fue orquestado...- dijo el Omar.

- Lo interesante es que despues de muchas dudas, la movida a los Bermejo les salió bien y el Matias quedó posicionado como un tipo importante de una futura renovación peronista.  

- Si quieren les cuento cómo se ganó La Paz... fue muy divertido...- anunció el gordo, y sus amigos prestaron atención. Una vez que los tuvo a todos pendientes, Julián arrancó el relato.

- Ustedes saben que La Paz es muy chico... vota poca gente, se gana o se pierde por poco... Fernando Ubieta ganó por 54 votos. El asunto es que ya no había de dónde sacar, y uno de los "armadores" del peronismo se fue a San Luis. Un amigo ministro del Alberto Rodríguez Saá le armó una reunión con un grupo de paceños que trabajan en San Luis y tienen domicilio allá, pero que sus familias viven en La Paz....- contó el dueño de casa, y el Omar casi no lo dejó terminar...

- ¿Cuántos votos se trajo de allá? - preguntó.

- Y... casi 30... un montón...- respondió, y los amigos estallaron en carcajadas. Así es la política, a veces, un puñadito de votos puede definir algo grande.

- ¿Cómo vieron lo de Macri? - preguntó Ludovico. Todavía andaba con el alma en un puño después de la movida "#SíSePuede" en el Parque O´Higgins con el presidente. El Omar fue prudente.

Macri con la gente, en Mendoza.

- Bien... mucha gente... mucho entusiasmo... Me llamó la atención ver a algunos vecinos de esos que uno no espera jamás en una marcha... y notarlos muy metidos... emocionados... nunca habían militado por nada...-

- A mí me contaron cómo arrancó...- soltó el Ruso, mientras montaba en pan francés una buena porción de escalivada.

- ¿A ver?

- Fue todo idea de Hernán Lombardi. Esta movida de las 30 ciudades no tiene que ver con el laboratorio de Marcos Peña. Es toda de Lombardi, que es un tipo muy abierto. Un amigo se lo cruzó después de las PASO. Andaba con una hoja A4 impresa con unos caracteres enormes. "Cercanía... recuperar la ética..." decía.

- Yo creo que están al horno...- dijo Julián, mientras servía otra vuelta de Wapisa.

- ¿Y a vos qué te pasa? - se enojó el Omar.

- Chicos miren las encuestas... en todas Alberto crece... Prácticamente no hay chances de meterse en segunda vuelta para Cambiemos. Y por otra parte, es mejor así. La economía está muy tensa. Esto no está como para aguantar mucho tiempo más. ¿Votar en noviembre? El dólar va a llegar a setenta pesos si tenemos que elegir presidente un mes antes de la Navidad... Ya ríndanse...- pidió Julián. El Omar se encogió de hombros.

- Gane quien gane, la economía del año que viene va a ser muy complicada...- anunció. Y los amigos brindaron por la salvación. Esa que nadie alcanza siquiera a ver en sus formas y elementos. El Omar cruzó la grieta.

- ¿Y los peronistas, cómo quedaron? No esperaban perder la provincia por tanto.

Anabel y Tanús, el día de la elección.

- Es verdad...- contestó Julián. - Pero según me han contado los amigos, después del cimbronazo inicial de domingo y lunes... a mitad de semana ya estaban trabajando. Hubo una reunión grande en Maipú, había intendentes, legisladores, autoridades del partido, electos... un poco de todo. Esta semana salen a caminar de nuevo, Anabel con el Alejandro Bermejo y Marisa Uceda, Guillermo Carmona, los intendentes... todos empujando la boleta de Alberto... están calientes los compañeros, y quieren ganarle al Alfredo, que está usando la campaña para decirles de todo... Qué se yo... las elecciones no han sido un "tiro de gracia", y si bien los intendentes van a tener todos su "caminito" directo a la Casa Rosada, Anabel quedó muy bien parada. Fíjense que tuvo una elección casi comparable con la de Adolfo en 2015, sin gobierno nacional, ni provincial, y con pocos departamentos. En la semana estuvo con Alberto Fernández en la oficina del candidato. Ella es muy importante en Buenos Aires, porque es una cara de renovación al lado del "elenco estable del peronismo", y no está tan identificada con la gestión que terminó Cristina en 2015, aunque desde el Congreso hizo cristinismo a full. Eso le sirve a Alberto por la relación con "la jefa". Y de hecho en estas semanas, Alberto y Anabel afianzaron una relación buena.

- ¿Va a ser ministra? - quiso saber Ludovico, mientras picoteaba los últimos trozos de róbalo.

- No lo sé... podría ser ministra de Justicia... o seguir en el Senado, pero no como una "senadora rasa". Si no con un lugar importante... Vamos a ver... Esta semana llega gente de Alberto a Mendoza. Andan con su "agenda federal" recogiendo problemas de aquí y de allá.

- ¡Que se compren una agenda bien grande! - bromeó el gordo, y los amigos estallaron en carcajadas.

La cena fue llegando a su fin. Después del pescado de la cena, que tenía aires mediterráneos, Julián sacó de la heladera las cazuelas con la crema catalana que había preparado al mediodía. Era uno de sus postres favoritos. Y había encontrado, haciendo arqueología en la alacena, las "planchitas" con las que se quemaba el caramelo de la crema, hasta transformarlo en una capa fina, dulce, y tentadora. Luego vino un buen licor de manzanilla a modo de bajativo, antes de despedirse para iniciar la semana. Con los abrigos calzados, exigencia de esta primavera fresca, los amigos partieron rumbo a los autos.

...

- Gordo... me dijeron que la bronca de Norma Trigo por la derrota en Santa Rosa fue muy fuerte.

- Sí... anduvo mandando mensajes de tono destemplado a sus contactos en la Casa de Gobierno y en la campaña. Ahora vamos a ver qué pasa... ahí, Flor Destéfanis va a querer revisar hasta el último papelito antes de asumir, y lo va a hacer con el apoyo de Débora Quiroga. Ojalá saquen el pueblo adelante...

- Sí... decime... ¿En qué lo ves a Cornejo?

- Armando una súper estructura con María Eugenia Vidal y Rodríguez Larreta. El Alfredo llega muy fortalecido por haber retenido Mendoza. Ni te digo si logra darla vuelta acá y descuenta algún puntito para Macri y él gana la boleta de diputado nacional. Está difícil... los últimos números que hay de Mendoza, aunque antes de las elecciones, son del Elbio Rodríguez, y son malos para el gobierno nacional.

Cornejo, dos semanas para descontarle al peronismo con Alberto F.

- Y... puede ser... ¿Dónde pasó Macri la noche del viernes? ¿Te enteraste?

- Sí... en un lugar muy top... en el Wine Lodge de Luján de Cuyo. Un lugar increíble.

- Decime una cosa... ¿Vos creés que la dan vuelta?

- ¿Yo? No tengo ninguna duda. La dan vuelta entera y después se quedan con todo.

- ¿Pero estás seguro? ¿Qué encuesta viste?

- Ninguna... ¡Pero en la Bombonera, es otra cosa! ¡Vamos Boquita!

- ¡Jajajajajaaaaaaaaaaaaa!

...

Y así, entre risas y chanzas electorales... los amigos desaparecieron en el sentido estricto de la palabra.

Esta nota habla de: