El peluquero proxeneta y narco de San Rafael cumplirá la condena en casa - Mendoza Post
Post: Mendoza PostJueves 18 Jul 2019Jueves, 18/07/19 atrás

El peluquero Darío Carbajal, condenado por promoción de la prostitución y comercialización de drogas a 5 años y 5 meses de prisión, cumplirá su pena bajo arresto domiciliario.

Luego de una audiencia solicitada por su defensor, Ángel Orlando, el juez federal Alejandro Piña dictaminó el fallo debido al deterioro de su estado de salud.

El abogado comprobó que Carbajal agravó una patología oftalmológica en su estadía en prisión. El preso padece hipermetropía en el único ojo que tiene visión, según detalló con informes médicos Orlando.

Carbajal había sido detenido en un importante operativo policial.

Según informó el Diario San Rafael, el letrado indicó que "la situación u defendido era anómala, que desde que se encuentra detenido no solo ha desmejorado su salud, sino que se ha visto agravada por padecer una enfermedad que no puede ser tratada dentro del establecimiento carcelario".

"Me encuentro en un estado de angustia permanente, temo perder totalmente la visión y quedar ciego en el corto plazo", había declarado Carbajal en una audiencia realizada el 13 de junio. A la vez, que manifestó que compartía la celda con seis personas más y que dormía en el piso.

Del mismo modo, Orlando presentó un informe del Programa Nacional de Rescate de Víctimas del Delito de Trata, el cual revela que dos víctimas del peluquero no pusieron reparos para la concesión de la prisión domiciliaria del empresario.

Carbajal había declarado las condiciones de hacinamiento en las vivía en el penal de San Rafael.

Por último, se sumó la opinión del jefe de la División Sanidad de la Unidad Penitenciaria N° IV de San Rafael, quien aseveró que "las patologías que presenta Darío Omar Carbajal Castro en atención a las condiciones de hacinamiento y de habitabilidad, aumentan el riesgo de su salud".

Todos estos fundamentos llevaron al juez Alejandro Piña a acordar junto al defensor Alejandro Orlando la prisión domiciliaria.