¿Lo mataron o se mató? Apareció ahorcado en Santa Rosa y crecen las sospechas - Mendoza Post
Jueves 13 Jun 2019Jueves, 13/06/19 atrás
porChristian Sanz
Secretario Gral. de Redacción

Facundo Coria tenía 24 años y un millón de sueños a cuestas. Sin embargo, todo ello quedó trunco a principios de febrero de este año cuando apareció ahorcado en Santa Rosa.

Para unos, se ha suicidado; para otros, fue asesinado. La trama es brumosa, espesa, donde se mezcla la droga, la mafia e incluso la policía local.

Por caso, hay elementos que mueven a la sospecha: el primero y principal, que el cuerpo de Coria haya aparecido sentado. Es imposible que una persona se suicide sin estar colgada.

El lugar exacto donde fue hallado el cuerpo de Coria

Luego, es llamativo que le faltara una mano -la familia asegura que se la seccionaron- y que le faltaran los ojos.

"Tengo todas las sospechas por cómo lo encontraron. Esto no es un suicidio", aseguró con elocuencia al Post la madre de Coria, Carina.

Sus palabras cobran relevancia cuando se observa el lugar donde apareció el cuerpo de su hijo, una zona de la Villa Cabecera santarrosina donde cada día pasan docenas de personas. ¿Cómo es que durante los días en los que el joven estuvo desaparecido nadie lo hubiera visto?

Ver además: Investigan un suicidio sospechoso en Santa Rosa

"Al cuerpo de Facundo lo pusieron el mismo día que apareció", me cuenta un vecino, en estricto off the récord, con un temor que vuelve aún más suspicaz la cuestión.

-¿Por qué el miedo?

-Porque todos sabemos quién está involucrado, es un policía que vende drogas.

El Post estuvo investigando el lugar del hecho

-¿Todos lo saben? ¿La madre de Coria lo sabe?

-Sí, de hecho es el que le dijo a Carina que el cuerpo que había aparecido no era el de su hijo. Todos en el pueblo lo conocen y saben que vende falopa. Por eso mataron a Facu, porque quiso quedarse con algo que no era de él. Ustedes lo publicaron antes que nadie.

-Según tu versión, ¿este policía es el asesino material o el que lo habría mandado a matar?

-Es el que mandó a hacer el laburo, no el asesino. Perdoná, no puedo hablar más.

Gran parte de los dichos del ocasional informante serán corroborados por un valiente periodista de Santa Rosa llamado Enzo González. Luego llegará el momento de volver a hablar con Carina: "Sí, acá hay drogas y policías y todo lo demás".

-No tiene dudas...

-Ninguna, de hecho la madre del policía era pastora evangélica y recién una semana después vino a decirme que a mi hijo lo habían encontrado, siendo que fue el hijo de ella el que lo encontró. Hay muchas cosas que no cierran. Hay también un compañero de trabajo de Facundo de quien sospecho.

-¿De quién se trata?

-Uno que trabajaba con él en La Salada. Mi hijo vino un día y me dijo 'voy a hacer algo porque me quiero comprar una moto'. Después de que muere mi hijo, aparece a la semana este hombre con una moto.

-No entiendo, hablábamos de la policía y ahora de esto...

-Mi sospecha está en esa gente y la policía, que está en conjunto. Es parte de lo mismo.

Los investigadores hablan de "suicidio", pero aún no aparece la autopsia

-Cambiando de tema, ¿por qué no le dejan ver la autopsia?

-Fui tres veces a buscar el resultado y no me lo entregan. Me dicen que faltan dos estudios, dos análisis.

Nada cierra

Como se dijo, hay cosas raras en torno a la investigación de la muerte de Coria. Si no hay nada que esconder, si se trató de un suicidio como intentan sostener algunos con inusual persistencia, ¿por qué no dejan que la madre del joven pueda acceder a los resultados de los estudios?

El fiscal Héctor Rosas también aporta su cuota de misterio al desistir el contacto con los medios. Habló apenas se encontró el cuerpo de Coria, pero luego optó por el silencio. Presumiblemente por las contradicciones de sus primeras declaraciones.

Por caso, apenas ocurrió el hallazgo de marras, sostuvo que el cuerpo lo encontró "un policía que estaba de franco y que pasaba por el lugar en compañía de su perro". Ello es falso: fue una vecina que pasaba por el lugar la primera que lo encontró.

Otra foto del lugar del hallazgo

No fue todo: Rosas aseguró que en el lugar donde apareció Coria "a simple vista no se ve nada, porque es un sector que no está sobre la pasada, sino más adentro". Ya se explicó que este diario analizó el lugar, y está claro que más de una persona debió haberlo visto durante los días que estuvo desaparecido.

Lo sintomático es que el fiscal admitió que el rostro del joven estaba "irreconocible". ¿Cómo es eso posible si solo estuvo evaporado un par de días?

Apenas apareció muerto su hijo, Carina le dijo al Post algo que cada vez parece cobrar más sentido: "En Santa Rosa corre mucho la droga y la policía sabe mucho quiénes son los que venden. Solo te diré que estoy segura de que mi hijo no se quitó la vida, sino que se la quitaron y lo pusieron en ese lugar".

Nada que agregar.