Argentina cierra 2018 con caída del PBI - Mendoza Post
Post: Mendoza PostJueves 20 Dic 2018Jueves, 20/12/18 atrás

La Argentina cerrará 2018 con un descenso de 2,6% de su PBI, impulsado por los movimientos en el tipo de cambio y el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), aunque se moderaría la baja en 2019 con una caída de 1,8%, indicó este jueves un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de las Naciones Unidas (Cepal).

La economía argentina tuvo una inflexión tras el crecimiento de 2,9% registrado en 2017, precisó la Cepal en su Balance Preliminar de la Economía Regional, que el organismo presentó hoy en Santiago de Chile.

El documento detalló que la inflación se aceleró en Argentina a 45,9% interanual en octubre, frente al 25% de fines de 2017, marcada por la solicitud de asistencia financiera al FMI.

La inflación acumulada, según INDEC, es de 43,9% en el país.

Según la Cepal, la caída de la economía argentina durante 2018 respondió a una fuerte devaluación del peso, un aumento pronunciado de la tasa de interés, la aceleración de la inflación y una caída de los ingresos reales de las familias.

Tras el pago de los intereses de la deuda, el déficit fiscal se ubicó en 3,4% del PBI, por debajo de 4,1% registrado en igual período de 2017, indicó la agencia de noticias EFE.

El PBI por habitante cerrará 2018 con un retroceso de hasta 3,9%, teniendo en cuenta que en 2017 se registró una suba de 1,9%, mientras la inflación debería terminar el año con una tasa de 45,5% y el desempleo urbano en 9,4%, frente a 8,4% del año anterior.

Aseguran que la imagen de Macri logró repuntar.

Además, la balanza de pagos cerrará con un déficit de US$ 25.201 millones en la cuenta corriente y un superávit de US$ 23.134 millones en la cuenta de capital y financiera.

Para el 2019, la Cepal espera que la economía argentina se recupere levemente en relación con 2018, pero mantendrá un resultado negativo de 1,8% del PBI, una estimación que está supeditada a que no se produzcan nuevas tensiones en el frente externo de la economía.

En ese contexto, se espera una leve recuperación de los ingresos reales de las familias, una mejora de la cosecha agrícola y la continuación del crecimiento de los socios comerciales, con un impacto positivo en el consumo privado, la inversión y las exportaciones.