Elegí uno de los monstruos y conoce tus secretos más profundos - Mendoza Post
Por: Mendoza PostViernes 11 Jun 2021 2 días atrás

 Mira con atención. ¿Deseas saber y conocer los rasgos más profundos de tu ser interior  en estos días del año? Este desafío en forma de test psicológico porque su objetivo es observar con mucha atención la imagen y escoger sencillamente a uno de estos monstruos que te dirá, uno de ellos, pero no cada uno, lo que esperabas leer. 

Sin más preámbulo, el siguiente test trata de revelar los rasgos más profundos de tu personalidad. ¿Cómo? Pues dándote la tarea de ver una imagen por unos segundos y así decidir por uno de los ocho monstruos que reposan sobre un árbol navideño. Así como lees. Y es que de acuerdo a la criatura que elijas, descubrirás detalles que desconocías de ti hasta hoy.

Ya se por la su forma, posición o color, el monstruo que escojas abrirá uno u otro camino para que conozcas más sobre tu personalidad, dándote así la posibilidad de trabajar en tus mejores aspectos. Es más, una vez sepas la respuesta, podrás conocer qué es aquello que realmente te falta en la vida. ¿Una locura, no? Pues compruébalo tú mismo.

SOLUCIÓN DEL RETO

MONSTRUO 1

Si la criatura que elegiste fue la 1, pues déjanos decirte que esto significa que eres una persona que vive para su trabajo. Siempre estás ocupado/a y no tienes un segundo para el descanso. Dicho esto, es claro que lo que te hace falta en este caso es tiempo. Al menos el suficiente para poder organizar tus compromisos y dejar espacio destinado al disfrute con amigos o con la familia.

Leer más: TestLo primero que veas revelará tu lado oculto

MONSTRUO 2

Si tu monstruo, por el contrario, fue el segundo, eres una persona que se caracteriza por la concentración. Aunque estas personas pasan tiempo con quienes quieren, suelen sentir que no pueden entregarse de lleno al instante. Están todo el tiempo necesitando la aprobación del otro, lo que hace que estén en pose casi todo el tiempo. Es necesario encontrarse y juntarse con esas personas que de verdad te conocen.

MONSTRUO 3

El tercer monstruo es aquel que representa a quienes se sienten lejos del amor. Quieren a alguien para compartir su romance, pero no lo tienen. Quieren abrazar y entregarse a un otro que haga lo mismo por ellos. Muchas veces dispara la tristeza. Románticos, en ocasiones intentar ocultar esta característica. De todas maneras, están alertas, siempre, para encontrarse con quien puedan compartir la vida.

MONSTRUO 4

Racionales y centrados, estas personas han dejado los desafíos y la emoción de lado. Están lejos de hacer locuras y en muchos casos ya han sentado cabeza. Tanto, que no hay viajes o nuevas experiencias en sus agendas. Amantes de los deportes extremos y de vivir al límite, están en un momento en el que su deseo aparece contenido. Adrenalina es lo que falta y saben dónde encontrarla.

MONSTRUO 5

Si tu monstruo fue el quinto, presta mucha atención porque significa que tu autoestima es baja. El amor por ti es escaso y es necesario tomarlo con seriedad y pedir ayuda. No es momento de quedarse con las ganas, sino de reflexionar sobre lo que se es y tratar de quererse un poco más. Identifica tus defectos y empieza a construir un nuevo camino a partir de ellos.

MONSTRUO 6

Estas criaturas son por lo general las más sociales de todas. Además, son amantes de los animales puesto que conocen que traen alegrías y nunca los dejan solos. Adoptar a un perro o a un gato es el camino. A veces, las condiciones no son las mejores y es preferible no hacerlo. Por más ganas que se tenga. Tanto dueño como mascota deben estar felices.

MONSTRUO 7

Si el monstruo que elegiste fue este, pues la fuerza y perseverancia son lo tuyo. Sin embargo, hay un detalle: falta motivación en tu vida. Varias de las cosas que te rodean no parecen estimularte. ¿Qué hacer entonces? Pues encontrar esa fuerza para continuar. Ya sea con ejercicio, estudiando buscando otros desafíos, algo que demuestre un cambio, se hace necesario.

Ver más: Revelan el verdadero motivo por el que nos lamen los perros

MONSTRUO 8

Finalmente, y no por eso menos importante, el monstruo número ocho es uno que se aferra a la rutina. No hay mucho más que aburrimiento y pareciera que falta algo que te mueva la escena. El día a día se repite y la clave es tratar de modificarlo. Al menos un poco. Lo suficiente para sentir que el pasto no está creciendo debajo de los pies.

Esta nota habla de: