Revelan el verdadero motivo por el que nos lamen los perros - Mendoza Post
Por: Mendoza PostMiércoles 9 Jun 2021 9 días atrás

No se puede negar que el lazo que une a humanos y perros es cada vez más fuerte. Esto se debe a que han evolucionado junto a nosotros a través de los años.

Según algunas teorías, fueron los cachorros de las manadas los que se acercaron en busca de comida a los adolescentes de las tribus de nuestros antepasados, y así comenzó una amistad inquebrantable de siglos.

Un artículo publicado por el sitio El Confidencial explica que los cachorros lamen la cara y el hocico de su madre cuando ella regresa de una cacería a su guarida, para que ella regurgite por ellos. Entonces, ¿qué pasa cuando nos ven a nosotros y nos dan un lengüetazo? ¿Es una demostración de cariño o simplemente nos "saborean"?

Hasta que no se invente una máquina de pensamiento humano-perro y viceversa, nos basamos en simples suposiciones científicas, pero tienen sentido.

Ver: ¿Los perros y los gatos tienen un sexto sentido?


Los animales salvajes suelen lamerse como saludo, aunque si venís del gimnasio lo más probable es que quiera chupar tu sudor. Debido a este fenómeno, los expertos especulan que quizá, cuando tu perro te lame la cara, no lo hace porque te quiera sino porque está esperando que le arrojes comida para que se la coma.

O, como ahora está domesticado, un poco más de alimento para perros en su bol. No podemos culparlos, porque está en su naturaleza. Pero antes de que caigas en la desesperanza y creas que tu perro no te demuestra su afecto te diremos algo más: los animales salvajes suelen lamerse unos a otros como saludo, y lo más probable es que tu mascota tenga algún recuerdo instintivo de su madre lamiéndolo cuando era cachorro. Por lo que, además de lo primero, es probable que cuando tu perro te lame también te esté dedicando un buen saludo.

Ver también: Cosas que hacés y que tu gato realmente odia

En algunos casos también puede ser un signo de ansiedad: lamer repetidamente un objeto (o tu brazo) puede indicar que necesita más estimulación. El American Kennel Club recomienda el juego al aire libre o el entrenamiento con trucos como una forma de ayudarle y darle un refuerzo positivo.

Sea como fuere, por muy salado que estés o mucha hambre que tenga tu perro, eso no significa ni mucho menos que no te quiera: tu propia mascota probablemente se adapta a tus horarios, aguanta tus mimos y continuamente quiere jugar contigo, protegerte o que le saques a pasear. No hay demostración más clara de su amor, te lama o no la cara. 

Esta nota habla de: