El gobierno de Alberto Fernández otorga a la militancia propia temas que permitan entretenerlos mientras negocia con el FMI, otrora enemigo. Así, les quitan las banderas a la izquierda y corren a la política opositora del medio, para encarar un debate con las corporaciones.