La provincia había flexibilizado en los últimos dos meses la actividad física al aire libre, lanzó un programa que permitía la práctica de turismo interno y habilitó la apertura de comercios, bares y restaurantes.