Indignante: venden la leche que les dan en los Centros de Salud - Mendoza Post
Lunes 27 Abr 2015
porAna Montes de Oca
Periodista

Publicó el aviso como si nada. En la foto, las dos cajas de leche de una reconocida segunda marca. Ahí nomás alguien destacó que esa marca es la que entregan en los centros de salud. La vendedora no lo negó, y comentó “a mi hija no le gusta” y hasta trató a los críticos de “gente egoísta”.

Uno tras otro llovían los posteos de gente indignada por el hecho, mientras que la mujer se defendía argumentando venderla por necesidad. Hubo quien entró en su Facebook y le rebatió el argumento “¿qué necesidad? Vi las fotos donde ponés que estás tomando mojito, fue el fin de semana. ¡Y además fumás! ¡Vaga, anda a trabajar!”

En medio de esos comentarios, también había mamás desesperadas queriendo comprarle, a pesar de que el precio pretendido por la ofertante era de $50 por caja, mientras que el paquete de leche Vea de 800 gramos sale $66.

La leche que ofrecía en venta esta madre era la Ilolay que se entrega en centros de salud:

Una de esas mamás es Daiana Videla, que tiene un solo hijo, de 4 años. Su marido consiguió un trabajito hace tres meses pero ella todavía no. “Yo necesito porque en la sala no me dan, me dieron hasta que el nene cumplió los dos años y después ya no me dieron más”, relató. Agregó que en la sala de calle Pedro Molina y Avellaneda le dijeron que les daban leche a los mayores de dos años sólo si el niño tiene problemas de peso.

Así lo confirmó la directora de Maternidad e Infancia del ministerio de Salud, Mónica Rinaldi: “a embarazadas y puérperas y a niños desde los 6 meses hasta los dos años, se les dan dos cajas por mes si están en peso y tres si están con bajo peso”.

Entonces Daiana tendría que recurrir a desarrollo Social para solicitar que le sigan dando leche, pero ese ya sería otro trámite porque la que entregan en los centros de salud viene directamente de la Nación “y no se entrega por razones sociales”.

Según explicó Rinaldi, se dan aproximadamente 50 mil cajas por mes “en general no falta, pero si alguna vez hace falta entonces el ministerio compra para cubrir la demanda”.

En tanto Silvia Vargas, subsecretaria de gestión del ministerio de Salud, afirmó que “la entrega no es indiscriminada: tiene que ver con una prescripción del pediatra que atiende al niño”. Agregó que del mismo modo está contemplado cuando hay necesidades tanto de leche deslactosada como maternizada, según indicación del pediatra y también en casos de celiaquía.

Rinaldi remarcó que el lácteo está debidamente marcado con la leyenda de “Prohibida su venta” y que es la primera vez que escucha de un caso donde se oferte, y opinó que “tal vez se la pueda denunciar a la policía porque lo que hace está fuera de la ley, pero tampoco es tanta cantidad como para que sea un gran negocio. De todas formas por ahí hay chicos que necesitan más y no corresponde que la estén vendiendo”.

Es verdad que ninguna mujer se hará rica vendiendo la leche que le dan en el centro de salud, pero es ilegal.

El otro problema es que, además, hay compradores. Y muchos.