Sufrir o no sufrir por el Tomba, esa es la cuestión - Mendoza Post
Miércoles 22 Abr 2015
porEmanuel Tristán
Editor de Deportes

El desangre que sufrió el plantel de Godoy Cruz se ve reflejado en cada partido que el elenco del Gato Oldrá sale a disputar. Un equipo sin jerarquía y plagado de juveniles sin experiencia que en algunos casos están siendo quemados por la dramática realidad de tener que salir a poner el pecho sin la preparación correspondiente, o sin el apoyo de jugadores que banquen la parada.

La mayor muestra de la situación es Fernando Zuqui, el capitán del Expreso, que con sus jóvenes 23 años lleva le cinta de líder. El lujanino es el máximo exponente de un grupo de chicos de la cantera al cual el técnico les ha dado la oportunidad y la confianza hasta más no poder. Moyano, Olivares, Alvacete (viene de Independiente Rivadavia), Emmanuel García, Ángel González, Angileri y Juanfi Garro son, entre otros, los juveniles que se están exponiendo en este torneo de transición donde el Tomba ha sumado más tristezas que alegrías.

Esta situación le genera al hincha del Bodeguero el espantoso debate interno de aceptar la realidad y resignarse a ver un equipo insípido que difícilmente reaccione, o bien tener la esperanza de que en algún partido la mano cambie, el viento se torne a favor y Godoy Cruz meta dos triunfos seguidos. Lejos de esta situación está plantarse a pedir respuestas al por qué del armado de un plantel tan escaso de recursos para sobrevivir en un ya devaluado torneo de Primera División.

Institucionalmente, Godoy Cruz está gozando de una gestión impecable, con un crecimiento proyectado y mantenido en su ámbito social y polideportivo. Futbolísticamente, el Bodeguero está construyendo su descenso para el año que viene.

Oldrá le pone el pecho a la situación. Es el único que tiene espalda para bancarse el cimbronazo.