Carleti, el patrullero roto y la fuga - Mendoza Post
Jueves 17 May 2018
porAna Montes de Oca
Periodista

Mientras en Brasil condecoraron a una mujer policía por balear a un delincuente que intentó asaltar a un grupo de madres en un colegio, en Mendoza nadie dice que la resolución del asesinato de Norma Carleti se complicó, por el mal estado del móvil policial que estaba a disposición esa noche del 4 al 5 de marzo de este año, cuando el crimen de la empresaria sacudió a la sociedad mendocina

Es que, si bien en un principio se dijo que Daniela Carmona, la mujer policía que acudió a la casa de Carleti minutos después de que la asesinaran prácticamente había dejado escapar a los sospechosos, ahora se sabe que, si no los pudo apresar en el momento, fue porque la patrulla en la que iba tenía rota la caja de cambios y apenas le funcionaban los frenos. Y ello, luego de haber sufrido dos vuelcos en servicio.

Tanto es así que el móvil, un Toyota Etios, fue enviado al taller tres días después del asesinato de la empresaria. Además según el legajo de la movilidad, que está siendo investigado en la Inspección General de Seguridad, el auto había tenido dos vuelcos, no le funcionaban los frenos correctamente y tampoco la caja de cambios.

Norma Carleti fue asesinada con más de 50 puñaladas.

Además, la IGS inició una investigación para determinar por qué había sólo un agente manejando la movilidad cuando deben ir en parejas. La respuesta es simple aunque increíble: por la Vendimia.

La propia Carmona declaró ante el fiscal que,  como había muchos agentes afectados a los operativos por la Fiesta Nacional de la Vendimia (que ese lunes 5 de marzo tenía su tercera noche), le enviaron a un bicipolicía para que la acompañe. Pero cuando desde el CEO (Centro Estratégico Operacional – 911) la movilizaron hacia el Barrio El Rosedal, su compañero estaba tomando una denuncia y por eso terminó sola en la patrulla.

Según consta en su declaración, mientras volvía a la comisaría le dieron la orden de desplazarse hasta la casa de Carleti, porque “habría una mujer gritando”. La mujer aseguró al fiscal que pidió apoyo porque se encontraba sola. Cuando estaba llegando al domicilio de la empresaria, vio a dos personas salir corriendo de la propiedad de Carleti y entonces los siguió con el auto hasta que los vio subir a un Fiat 600 por lo que decidió cortarles el paso atravesándoles el auto, pero como se le trabó la caja de cambios, el Fiat pudo pasar por detrás del Etios y darse a la fuga.

Para cuando la policía logró destrabar el cambio ya le habían sacado casi 100 metros de ventaja y un par de cuadras después los perdió de vista.

Antes, reconoció a Alexis y Kevin Guerrero  abordo del Fiat, porque los había cruzado en otros procedimientos. También declaró que  iba una tercera persona en la parte de atrás del vehículo, de la que nada se sabe aún. Toda esa información consta en el expediente del caso.

No obstante, por el crimen de la empresaria están detenidos los hermanos  Kevin, Alexis y Eber Guerrero (este último habría hecho de "campana"), y también el empresario y ex esposo de la mujer, el ex senador radical Leonardo Hisa. A Hisa, lo acusan de haber instigado el crimen. Todos están con prisión preventiva y esperando el juicio en distintas unidades penales.

El Fiat 600 apareció luego quemado

Sin móviles, ni leña

Agentes policiales consultados por el Post confirmaron que el Etios que manejaba esa noche Carmona “vivía en el taller, ya había tenido varios choques y dos vuelcos, y no estaba en condiciones de circular”.

“Nosotros pagamos el arreglo de los móviles de nuestro bolsillo. Primero porque si se rompe mientras vos lo manejás te echan la culpa, y segundo, porque si lo mandás al taller tardan un montón en devolverlo y nos quedamos con un móvil menos” dijo un policía consultado.

Además, la necesidad de que los policías salgan en parejas no es sólo para cuidarse entre sí sino porque, como en este caso, “en una persecución vos no podés pedir apoyo por la radio, operar la baliza y la sirena y al mismo tiempo manejar como loco. El chofer tiene que manejar y nada más porque todo lo demás le hace perder tiempo.”

Y reclamó; “Los móviles no son lo único que tenemos que pagar nosotros cuando no andan, ahora hasta la leña nos tenemos que pagar porque la comisaría está en una zona rural y no tenemos gas, pero el Ministerio ya avisó, por nota, que no nos van a mandar leña. Entonces tenemos que comprar o salir a pedir a las fincas y después uno queda comprometido con esa gente que ayuda. Y así estamos”.

La auxiliar Carmona, que ya tiene varios reconocimientos por su participación en el esclarecimiento de varios hechos, tres días después del asesinato de Norma Carleti ayudó a dar con otros delincuentes luego de que asaltaran una estación de servicios. Pero no pudo apresar a los asesinos de la empresaria en el momento en que salían del lugar del crimen porque debió ir sola, en un auto inservible.