Para el CEM, el gasto público creció 65 % en diez años - Mendoza Post
Post: Mendoza PostSábado 12 May 2018Sábado, 12/05/18 atrás

Destrucción del ahorro corriente, y su consecuente desinversión pública, crecimiento del gasto público a tasas más elevadas que los ingresos, y aumento del peso del Estado en un 65 % respecto a la economía local, son algunas de las conclusiones expuestas en un informe plurianual del Consejo Empresario Mendocino (CEM), dado a conocer ayer.

La principal conclusión del informe, considerando desde 2008 hasta 2017 y abarcando las gestiones de Celso Jaque (casi completa), las de Francisco Pérez y los primeros dos años de Alfredo Cornejo, es que hay un deterioro de las cuentas públicas que de una punta a la ora creció, aunque mostró una mejoría durante la gestión del actual gobernador, que bajó el déficit corriente y gastó menos en salarios públicos.

El informe también subraya el crecimiento de la deuda de Mendoza, al límite que impone la ley de responsabilidad fiscal, lo que compromete la capacidad de tomar nueva deuda en el futuro.

El informe indica que la situación mejoró con Cornejo.

Las principales conclusiones del informe del CEM son:

1. Ahorro público. El ahorro corriente se disipó - luego de alcanzar el 18,8% de los recursos corrientes en 2005 – y desde el año 2011 registra números negativos, con la sola excepción del año 2014.

2. Mejoró Cornejo. Cabe mencionar que en los dos últimos ejercicios se destaca una notable reducción del déficit corriente, que alcanzó los $ 1.083 millones en 2016 y $ 144 millones en 2017, luego de los $ 2.476 millones en 2015.

3. Deterioro. El deterioro paulatino del ahorro corriente es resultado de muchos años en los cuales el gasto corriente creció a tasas más elevadas que los recursos corrientes.

4. Obra pública. Sin ahorro, la obra púbica no pudo destacarse, dependiendo casi exclusivamente de la capacidad de endeudarse, y siendo generalmente la variable de ajuste de la ejecución presupuestaria. Así, luego de alcanzar en el 2011 un pico del 10,1% de los ingresos corrientes, la obra pública cayó al 2,7% en 2016, para recuperarse levemente hasta alcanzar el 3,6% de los ingresos corrientes en el 2017.

5. Creció el gasto público. Otro aspecto característico fue el aumento del peso del gasto público provincial en relación a la economía local. Mientras el gasto público provincial representaba el 14,6% del PBG de Mendoza en 2008 (y 12,4% en 2005), ese porcentaje llegó al 24% en 2015, para estabilizarse en esos niveles en 2017, luego de una tenue disminución en 2016. Así, en diez años el peso relativo del sector público en relación a la economía de Mendoza aumentó un 65%, sin una contrapartida palpable, de similar proporción, en mejores servicios.

En la obra pública no se registró ahorro.

6. Más impuestos. De la mano del mayor peso del gasto público en la economía, y dada la necesidad de financiarlo, la presión tributaria provincial se duplicó, desde el 3,8% en 2008 al 7,5% del PBG en 2017, impulsada por aumentos significativos, un lustro atrás, de las alícuotas del impuesto a los ingresos brutos.

7. Deuda. Los déficits corrientes y operativos generados a lo largo de estos años, y la necesidad de hacer frente a los compromisos generados por ellos, impulsaron el aumento de la deuda provincial. Así, en los dos últimos años, la deuda pública provincial creció desde $ 14.590 millones en diciembre de 2015, hasta $33.067 a fines de 2017 (la inflación fue 72% en el mismo período). Asimismo, la deuda aumentó un 57% medida en dólares. Con ello, los “ratios” de servicios de la deuda han alcanzado niveles cercanos a los umbrales establecidos por la Ley de Responsabilidad Fiscal, imponiendo un límite al endeudamiento futuro.

Lo que sigue, es el informe completo: