Revuelo por oblea de $50 para estacionar en la Ciudad de Mendoza - Mendoza Post
Revuelo por oblea de $50 para estacionar en la Ciudad de Mendoza

El municipio asegura que no es nuevo, pero muchos mendocinos se sorprendieron con el Estacionamiento Especial en Eventos. Hubo piñas entre tarjeteros y conductores.

Revuelo por oblea de $50 para estacionar en la Ciudad de Mendoza

Martes 6 Mar 2018
porAna Montes de Oca
Periodista

Tremendo lío se armó en la reinaguración de la avenida Arístides Villanueva cuando los conductores se encontraron con un estacionamiento medido que costaba $50.

Es que el municipio decidió aplicar este “Estacionamiento para Eventos”, que tiene esa tarifa fija sin importar cuánto dure el acontecimiento especial y que equivale al pago de dos horas y media de tarjeta de estacionamiento medido (la media hora cuesta $10). 

“Esto es algo que venimos usando desde hace tiempo”, aclaró Raúl Levrino, a cargo de la Secretaría de Seguridad Ciudadana. De hecho el funcionario puntualizó que se utilizó tanto en la Peatonal del Vino organizada por la Ciudad, como en el recital de Eclipse haciendo The Wall de Pink Floyd, organizado por la provincia en el Parque Cívico en noviembre pasado.

Sin embargo, parece que esta vez la comuna no informó bien a pesar de que un decreto avala la nueva oblea "especial", porque muchos mendocinos que llegaron la semana pasada a participar de la reinauguración de la calle de los bares (que incluso se hizo peatonal) se sorprendieron al punto de negarse a pagar a los tarjeteros la oblea de $50.

Comerciantes de la remozada cuadra contaron que hasta hubo piñas entre conductores y encargados del cobro del estacionamiento medido y tampoco faltaron los avivados que las vendieron en los días posteriores al evento. "A los que se daban cuenta y se negaban les aplicaban el método común de apriete de los trapitos" dijo un mozo. El viernes, 24 horas después de la inauguración, en las calles aledañas a Arístides, los trapitos intentaban "colocar" la oblea especial de la Municipalidad.

¿El fin del "trapito" o legalizar la delincuencia?

Tal como adelantó el Post hace unos días, la municipalidad de Mendoza está avanzando en la persecución de los “trapitos” que tienen amenzados a conductores y comerciantes. Esta vez, luego de la reinauguración de la Arístides, decidieron ampliar el horario de estacionamiento medido y planean ampliar el mismo hacia las calles perpendiculares, tanto a Arístides como a Juan B. Justo, y en otras zonas de la Tercera Sección y el Bombal, que hoy son "coto de caza" de los trapitos.

Sin embargo, para muchos de los comerciantes estas medidas no sirven de nada y no significan otra cosa que “legalizar la delincuencia”. Esto, porque no se creen el discurso del municipio de querer cambiar a los trapitos por tarjeteros.

“Los comerciantes no tienen ni idea de quiénes son unos u otros y las autoridades tampoco ayudan a identificarlos”, señaló un vecino de la zona.

Según explicó Levrino, los tarjeteros están dentro de un programa social. Son cerca de 350 los que figuran registrados en el municipio y habilitados para cobrar el estacioamiento en distintas zonas de la ciudad, pero lo cierto es que ni los comerciantes ni los que viven en esas zonas saben quiénes son. Incluso aseguran que les pidieron a las autoridades municipales que les den los datos y nunca los obtuvieron.

Así, la idea del intendente Suárez de que el Concejo apruebe una ordenanza que declare a los trapitos “ilegales” (para que la policía tenga una razón para detenerlos) no termina de cerrar mucho entre quienes deben convivir con ellos día a día.

Levrino aseguró que "tiene que tener el chaleco puesto"

Las críticas se deben a que aseguran que los trapitos son una verdadera mafia, “amenazan, saben cada movimiento de todos los que trabajan y viven acá, en los negocios gastronómicos amenazan a cada empleado y los obligan a darles comida y bebida, se la pasan tomando alcohol y hasta vienen a cenar con toda la familia”, aseguró un comerciante.

Otros no acusan pero aseguran que no hay forma de controlarlos porque “ellos mandan amenazan y amedrentan”. Por eso se ríen cuando se les comenta que Levrino pide que se llame al 911 cuando se vea un trapito exigiendo pago o a un tarjetero sin su credencial o chaleco: “los trapitos les sacan chaleco credencial y hasta recaudación a los tarjeteros.”, resumieron.

¿Quién gana?

Los comerciantes están hartos pero resisten como pueden. Hay una división entre quienes aseguran que el Estacionamiento Medido a cargo de los tarjeteros puede ser una solución, y hay otros que directamente reniegan de la medida porque se trata de “legalizar la delincuencia”.

“Acá sólo se beneficia el municipio con la recaudación que les deja las tarjetas y que ahora amplían en cinco horas más. No hay otras zonas del centro que tengan este horario” (a partir de hoy se paga de 8;30 a 13:30 y de 16 a 4 de la madrugada).

Se calcula que el EM deja unos $5.000 por turno por cuadra.

Por eso, lo que quieren todos los que viven y trabajan en Arístides es que pongan parquímetros, con tasas más bajas, y que las zonas de EM sean para todos por igual. “Habría que ver cuánto recauda la municipalidad con esta oblea de $50”, cuestionó una vecina.

Así las cosas, el tema de terminar con el “mundo trapito” parece imposible, ya hay comerciantes resignados a cerrar sus locales y buscar otras ubicaciones adonde no tengan que lidiar con esta “mafia de delincuentes organizados”.

Por lo pronto, y en medio de la discusión sobre el funcionamiento del sistema en sí, la aplicación del nuevo EM en Arístides, la posible ampliación del establecimiento y el estudio de ordenanzas para echar a los "trapitos" de ciudad, la "Oblea especial" generó confusión, y enojo.