Se reanudaron las obras en la Cárcel Federal - Mendoza Post
Se reanudaron las obras en la Cárcel Federal

La construcción se inició en 2011 y en 2015 se paralizó. La obra se reanudó a fines del año pasado. Actualmente tiene 40% de avance y está previsto que se concluirá en 18 meses.

Se reanudaron las obras en la Cárcel Federal

Por: Mendoza PostDomingo 21 Ene 2018

El Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía adjudicó la terminación de la Cárcel Federal a la UTE conformada por Construcciones Electromecánicas del Oeste SA-OHA Construcciones SRL, que comenzó con los relevamientos y las primeras labores de reinicio de obra.

El Centro Federal Penitenciario Cuyo estará destinado a procesados y condenados por la Justicia federal con asiento en Mendoza que se encuentren en establecimientos penitenciarios provinciales. También se ha previsto recibir en las instalaciones a los procesados y condenados por la Justicia provincial considerados de alto riesgo. Se les brindarán las condiciones inherentes al tratamiento que indica la ley y garantizando la provisión de higiene, vestimenta, ropa, alimentación, seguridad y asistencia profesional.

El Centro Federal Penitenciario de Cuyo tendrá capacidad para 536 personas y se construirá en un terreno de 50 hectáreas donadas por la Provincia en la localidad de Cacheuta, a 6 kilómetros de Luján de Cuyo y a 35 de la capital provincial. La ruta provincial 84 servirá de acceso pavimentado al complejo.

Se reanudaron las obras en la cárcel federal. 

El diseño de la obra tuvo en cuenta el concepto de cárcel como un lugar de reinserción social y no de reclusión. De esta manera, se tienen previstos sectores destinados a la educación y al trabajo y sectores diferenciados para procesados y condenados.

En los 32.000 m2 de superficie bruta, confluirán el Instituto Penitenciario Federal de Cuyo para varones, con 392 plazas; el Instituto Correccional de Cuyo para Mujeres, con 112, y el Instituto Abierto, con capacidad para 32 internos.

Entre las instalaciones proyectadas, se destacan las de servicios de alimentación, asistencia educativa, espiritual y médica, la biblioteca, el área de recreación deportiva y cultural y los talleres laborales de producción, que incluyen la especialidad regional vitivinicultura.

La construcción se inició en 2011 y en 2015 se paralizó. La obra se reanudó a fines del año pasado.

A tono con las normas nacionales e internacionales en la materia, alojará de forma diferenciada a procesados y condenados, menores y adultos, varones y mujeres, madres y condenados en el período de semilibertad.

Por otra parte, se indicó que cumplirá todos los requerimientos de ley a fin de que se les aseguren a los internos oportunidades para adquirir conocimientos y habilidades de acuerdo con la Ley Federal y las recomendaciones de Naciones Unidas y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.