Perpetua para los asesinos de la trans mendocina - Mendoza Post
Por: Agencia NAMartes 26 Dic 2017

Dos jóvenes fueron condenados en las últimas horas a prisión perpetua por asesinar a golpes y puñaladas a una travesti para robarle un automóvil y cuyo cuerpo arrojaron en un basural de la localidad mendocina de Maipú.

Desde fines de noviembre, la Primera Cámara del Crimen juzgó a Sergio Domínguez, de 24 años y Alexis Oliva, de 22, dos hombres cercanos a Natalia Sandoval, de 35, cuyo cadáver fue encontrado el 5 de junio de 2016 en un basural, en calle Víctor Hugo, a metros de Falucho y de la ruta 20, en Rodeo del Medio, departamento Maipú.

El cuerpo fue visto por dos personas que caminaban por el lugar y que alertaron al 911.

Natalia presentaba varias lesiones en la cabeza, pérdida de masa encefálica, heridas cortantes en el cuello y hasta le habían arrancado cabello.

Luego se pudo determinar que los jóvenes le aplicaron a la víctima siete puñaladas en el tórax (una de ellas le perforó el pulmón), le dieron tres golpes en la cabeza y la asfixiaron.

La policía tardó en identificarla. Luego se supo que residía en el barrio Piccioni, de Rodeo de la Cruz, en Guaymallén y era hermana de un policía.

Familiares y allegados a Sandoval declararon en las horas posteriores, dieron algunas pistas y alertaron de que faltaba su auto, un Fiat Uno, que empezó a ser rastreado por los pesquisas del caso.

Dos días después de conocido el crimen, la policía detuvo a dos hombres en Lavalle. Estas personas pretendían vender un vehículo por el que pedían diez mil pesos y dos chivos, precio irrisorio que llamó la atención de los uniformados.

Por la patente del rodado, se pudo determinar que pertenecía a Natalia. Frente a este dato, dos varones y dos mujeres que los acompañaban fueron aprehendidos.

Posteriormente, las mujeres quedaron desvinculadas de la causa.

Los sospechosos eran Sergio Domínguez y Alexis Oliva, quienes fueron imputados por el entonces fiscal especial Santiago Garay, que los acusó de homicidio criminis causa, que es matar para ocultar otro delito. En este caso, se quiso esconder el robo del auto.

Con varias pruebas en su contra, estos jóvenes llegaron a juicio el 25 de noviembre pasado, arriesgando prisión perpetua, pena única que tiene el delito que se les imputaba.

Durante el debate se destacó el trabajo de la fiscal de la Primera Cámara, Laura Rouselle, quien tuvo acceso a los celulares de los tres implicados.

A partir de rastrear los equipos, se pudo comprobar la relación que había entre los tres. Inclusive, en un primer momento se creyó que Domínguez era el novio de Sandoval, aunque él lo negó, en su declaración.

Los acusados eran amigos y los dos eran muy cercanos a la víctima, pero no se logró determinar cuál de los dos era pareja de Natalia.

Estos detalles obtenidos con los teléfonos más el hallazgo del auto en poder de los imputados, los puso en una situación complicada.

La fiscal Rouselle pidió la pena máxima en sus alegatos para los dos, criterio compartido por abogado querellante, Mariano Tello.

Los jueces avalaron las pruebas de la instrucción y del juicio, la calificación y la autoría de Domínguez y Oliva, por lo que este martes dictaron prisión perpetua para ambos.

La sentencia fue leída sobre el mediodía en una sala de audiencias repleta de amigos y allegados a la víctima que lloraron al escuchar el veredicto condenatorio.

Natalia se desempeñaba como secretaria de distintos profesionales y poco antes del homicidio había comenzado a vivir sola.