Navidad en alerta por amenaza de atentados en Europa - Mendoza Post
Por: Mendoza PostDomingo 24 Dic 2017

 Una Jerusalén tironeada y sin turistas, Francia blindada ante eventuales atentados, el nacionalismo hindú frente a las consignas navideñas, el miedo y la valentía en Pakistán tras el ataque a una iglesia, mensajes de líderes políticos y los de paz directos del Vaticano marcan la jornada internacional previa a la Nochebuena.

Casi 100 mil efectivos, entre policía y soldados, son parte de la imagen navideña en Francia. Los agentes monitorean mercados, centros comerciales, edificios religiosos, transporte público e instalaciones turísticas, ante la alarma por posibles atentados en el país.

"El riesgo de una amenaza terrorista sigue siendo alto", dijeron desde el ministerio del Interior francés, que anunció la movilización de 97.000 agentes entre hoy y mañana, en el marco de la ley antiterrorista que les da más poderes y que fue aprobada tras los múltiples ataques que dejaron más de 200 muertos, entre 2015 y 2016.

Policías franceses custodiando la catedral de Notre-Dame.

Desde la vecina Gran Bretaña, la premier Theresa May agradeció que en su país "uno pueda practicar su fe libremente, sin cuestionamientos ni temor".

"Recordemos a aquellos en todo el mundo hoy a los que se les niegan estas libertades, desde los cristianos en algunas partes de Oriente Medio a la indignante persecución de los musulmanes rohingya", señaló.

Sin mención al agitado Brexit, instó a su país a "reunirse confiados y unidos por los valores que compartimos" y elogió a los servicios de emergencia por su respuesta a los atentados en Londres y Manchester de este año.


La iglesia flotante 'Flussschifferkirche' en la zona de Baumwall, en Hamburgo.

La situación que se vive en la tironeada Jerusalen es otra. Si bien llegaron cristianos de todo el mundo a celebrar, la Navidad se vio oscurecida por la crisis tras la decisión de Estados Unidos de reconocerla como capital de Israel.

La Iglesia del Santo Sepulcro, el lugar más sagrado del cristianismo, no sumó tantos fieles como era habitual.

"Hay pocos turistas", dijo Wadshi Nusseiba, guardia desde hace 40 años de la Iglesia de la Resurrección. Para él, el presidente Donald Trump "debería haber dejado a Jerusalén en paz", dijo a la agencia de noticias DPA.

"¿Por qué lo hizo?. No hay Navidad, no hay esperanza. ¿Navidad para quién? Si no hay nadie", se quejó el palestino cristiano John Andre, que vende recuerdos a la entrada de la Iglesia.

Pero el descenso de turistas y la falta de peregrinos es uno de los menores problemas en estas horas. El viernes pasado hubo otra vez dos muertos después que el movimiento radical palestino Hamas llamara a un "día de la sangre".

El presidente palestino, Mahmud Abbas, subrayó en su mensaje navideño que por la decisión de Trump los palestinos no aceptarán ningún plan de paz estadounidense.

Israel, mientras tanto, anunció su retiro de la Unesco y se mantiene firme en su postura.

Y el papa Francisco desde el Vaticano invocó "el don de la paz para todo el mundo", algo lejano en algunas partes del planeta.

Hace una semana, en el oeste de Pakistán, hubo un ataque yihadista contra una iglesia en el que murieron nueve personas y 57 resultaron heridas.

Hoy, previa a la Noche Buena, los cristianos de ese país se preparan con la esperanza que no se repita un ataque como el del domingo en Quetta, el último de una larga lista contra una minoría, el 2% de los 207 millones de habitantes del país de mayoría musulmana.

Los cristianos de Pakistán son objetivo de ataques y "la gente está asustada, pero tenemos fe. Si nos atacan, aquí estamos", dijo a la agencia EFE Simon Bashir, le sacerdote de la parroquia atacada.

En la India, en cambio, la Navidad es, para muchos extremistas nacionalistas, actos proselitistas que generaron varios incidentes.

La Plaza del Pesebre de Belén, con el árbol, la mezquita de fondo.

Los hindúes amenazaron a las escuelas que celebren las fiestas con intentos de linchamiento y denuncias de conversión forzosa contra católicos.

La India, una nación de mayoría hindú con un 2,3% de sus 1.210 millones de habitantes cristianos, abrazó la imagen globalizada de esta época del año con árboles iluminados y liturgia navideña.

"Durante las celebraciones de Navidad se hace propaganda del cristianismo, lo difunden", dijo Munna Kumar Sharma, secretario general del partido extremista hindú Akhil Bharat Hindu Mahasabha.

En concreto, hubo ataques a curas que cantaban villancicos en las ciudades de Rajastán y Madhya Pradesh, gobernados por el partido nacionalista hindú BJP del primer ministro indio, Narendra Modi, acusado por la oposición de proteger a estos grupos nacionalistas.

En tanto, Tushar Gandhi, activista y bisnieto del líder pacifista Mahatma, salió al cruce vestido de Papa Noel dijo que hay que "hacerle frente a los matones de la derecha".

En Latinoamérica, la postal navideña política se dio en Perú.

El presidente, Pedro Pablo Kuczynski, que esta semana estuvo al borde de la destitución autorizó que el ex mandatario Ollanta Humala y su esposa, Nadine Heredia, ambos en prisión preventiva por presunto lavado de activos, pasen la Navidad juntos con sus tres hijos.

Cena de caridad en Polonia.

Mientras que Nicaragua liberó hoy a 883 presos como "regalo" de Navidad, en medio de abrazos con sus familiares, llantos y aplausos.

En Venezuela, en tanto, la Comisión de la Verdad de la Asamblea Constituyente le aseguró a al menos 80 presos en manifestaciones de protesta, entre ellos el ex alcalde opositor Alfredo Ramos, que pasarán la Navidad con sus familias.