Investigan a intendentes y sindicatos K por la violencia en la Plaza - Mendoza Post
Por: Mendoza PostDomingo 24 Dic 2017

Después de la violencia descontrolada del lunes último en el Congreso, el gobierno de Mauricio Macri y los de la Ciudad de Buenos Aires, y la provincia de Buenos Aires identificaron a decenas de activistas que se enfrentaron en forma violenta con la policía y cuyas imágenes y nombres aportaron a la Justicia. Están vinculados con intendentes y sindicatos kirchneristas, la UOM de Quilmes, el Partido Obrero y el Frente de Izquierda.

Según reveló este domingo diario La Nación, fuentes judiciales y de las fuerzas de seguridad de la Nación, del gobierno porteño de Horacio Rodríguez Larreta y del bonaerense de María Eugenia Vidal , la causa que investiga el juez federal Sergio Torres podría tener avances significativos la semana próxima. 

Está caratulada con los delitos de sedición, resistencia a la autoridad e intimidación pública.

La figura de sedición tiene penas de uno a seis años de prisión (artículos 229 y 230 del Código Penal).

Pero más allá de individualizar a los delincuentes, se investigará un supuesto plan organizado para impedir, mediante la violencia política, que sesionara el Congreso, que debatía la ley de reforma previsional. Se investigará a los jefes de esos partidos políticos u organizaciones. 

El Gobierno sospecha que el financiamiento de las movilizaciones fue de intendentes bonarenses kirchneristas, como Jorge Ferraresi, de Avellaneda; Mario Secco, de Ensenada, y Walter Festa, de Moreno.

También las fuerzas aportaron a la causa de Torres la identificación de un supuesto agresor del periodista Julio Bazán, del canal de noticias TN: es Ignacio Cano; en una imagen de la cuenta de Twitter @ignaciokno9 se lee: "Lo hubiera matado. Yo le abrí la cabeza ese día". Se investigó y es militante kirchnerista.

La policía bonaerense aportó al juzgado la foto y el nombre de otro posible agresor, Maximiliano Nicolás Pauluk, con domicilio en Ensenada, trabajador de Telefónica de Argentina, afiliado y delegado del Sindicato de Obreros, Especialistas y Empleados de los Servicios e Industrias de las Telecomunicaciones.

Otra conexión de la violencia con el kirchnerismo sería la de Lucas Gastón Arraya; sindicado en la causa como hijo de la actual pareja del ex intendente kirchnerista de Lanús Darío Díaz Perez. Fue detenido por resistencia a la autoridad e intimidación pública y luego liberado. 

Las policías bonaerense y porteña aportaron a la causa de Torres el dato de que Nadia Secco, hija de Mario Secco, intendente de Ensenada ingresó con politraumatismos en el Hospital Horacio Cestino, de esa localidad. Se investiga si participó de los incidentes con imágenes. 

La pesquisa roza a Mariano Stansiola, afiliado de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), seccional Quilmes, de cuyo jefe, Francisco "Barba" Gutiérrez, sospecha el Gobierno. Se investiga si actuó en coordinación con intendentes y diputados kirchneritas para hacer caer la sesión en Diputados. Se vio a Stansiola tirando piedras y luego, extrañamente, socorriendo a un policía herido. 

Las fuerzas federales también buscan al prófugo Sebastián Romero, del Partido Socialista de los Trabajadores Unidos (PSTU) y del Frente de Izquierda, que atacó a la policía con un mortero casero. El gobierno porteño aportó a la causa una foto de este en una conferencia partidaria junto a Nicolás Del Caño.