10 tips para hacer las paces después de una pelea - Mendoza Post
Por: Mendoza PostViernes 20 Mar 2015

Un día, te equivocaste, dijiste lo que no querías decir o enganchaste a tu pareja haciendo algo que simplemente no va con vos.

Si sos de esas personas, como casi todos, que al momento de pelear olvida las maneras de hablar civilizadamente y no puede emitir más que sonidos guturales o recriminar a la otra parte por todo lo que hizo mal, esta nota es para vos.

De acuerdo con información del portal panorama.com.ve, la mejor parte de la relación de pareja es descubrir que esa persona especial, está en todos los momentos que la necesitas, ríen, disfrutan, salen, la pasan muy bien… Pero ¡oh no!, no todo es rosa y resulta que tuviste un mal día, tu pareja te descubrió haciendo algo que no le gustó o de verdad tuvieron un problema de grandes dimensiones.

El proceso puede ser así, discuten y el enojo no se te pasa, querés perdonar, o todavía peor, que te perdonen, pero no te animás a dar el primer paso para la reconciliación, no sabes cómo hacerle ¿aceptás la culpa o no? ¿Le ofrecés disculpas o mejor te reservás?

¡Tomá nota de estos consejos y buscá la reconciliación!

¡Hasta ahí!

Ni intentes dar el primer paso para reconciliarte si no estás seguro que el tema ya quedó por terminado. No se vale seguir reclamando, en especial si acordaron dejar las cosas en paz. Si decís que el tema quedó atrás, es porque estás dispuesto a cumplirlo.

Acercate

Hay estudios psicológicos con los cuales se demuestra que si eliminás el alejamiento corporal con tu pareja, la discusión se suaviza; terminan los gritos para dar paso a los abrazos. Lo importante es elegir el momento correcto.

La humildad por delante

Bien dicen que no hay que dejar que el orgullo gane. ¿Qué vale más: el amor o tu orgullo? Los errores no siempre los cometés vos, pero si la relación te importa, no seas soberbio y acércate. Explicale cómo te hace sentir el pelear y háblenlo civilizadamente.

El lenguaje corporal

Aunque no lo creas, la forma en la que usás tus manos o movés tus piernas, o incluso cómo gesticulás es muestra de lo que en verdad estás pensando. Tratá de mantener el lenguaje abierto, por ejemplo, los brazos cruzados indican intransigencia; mantenelos en movimiento.

Ofrecé disculpas

Nadie es perfecto, si fuiste quien comenzó la pelea, es de valientes aceptar tu error. Si tenés un fundamento para haber iniciado el pleito, hacele entender a tu pareja cómo te sentís, pero no insistas en hacerlo de la forma en que no funcionó, es decir no provoques que la pelea siga.

Aceptá la disculpa

Aunque no hayas tenido la culpa vos, esto no da derecho a que estés negado a escuchar a tu pareja, entiéndelo si se equivocó; todos cometemos errores o decimos cosas que no pensábamos cuando estamos en media pelea.

Dá lugar a las caricias

Si la pelea está terminada, podemos comenzar a tranquilizar a nuestro chico o chica, una caricia o un roce en el brazo puede actuar como tranquilizante, pues cuando discutimos nuestro lenguaje se vuelve tenso, una sonrisa aliviará la situación.

Dejalo atrás

No te quedes pasmado en la misma situación. Si tú pareja te pide cambiar y olvidar, intentalo y hacelo. Tómate tu tiempo, Roma no se hizo en un día, pero sí consideralo; si te lo está diciendo es porque es importante.

Arregláte

Arreglate para el día que hayan quedado de hablar, de esta forma le darás a saber que es importante verte bien para él o ella. El primer paso inicia desde lo que queremos proyectar.

Celebrá

Deja atrás la pelea, vayan a comer a un lugar lindo o salgan de viaje por el fin de semana, nada reaviva la llama del amor, como la convivencia, no vayas al cine o con la familia de alguno, el meollo es reconectarse y volver al amor.