Sábado 6 May 2017Sábado, 06/05/17 atrás
porAna Paula Negri
Periodista

El cantante de rock Ciro Martínez, de Ciro y los Persas, hizo declaraciones esta mañana sobre el robo que sufrió el fin de semana. Pero entre las quejas por la inseguridad y la descripción de los elementos que le robaron, se deslizó un comentario machista que encendió las alarmas.

Ciro afirmó que le robaron "cubiertos, una plancha, cafetera, tostadora, perfumes y relojes" y dijo "se ve que uno de los ladrones era mujer", por lo que el término desafortunado queda chico para semejante comentario misógino.

Incluso después el artista publicó en las redes sociales que aceptaba que el comentario fue desafortunado pero que también habría dicho otras cosas. Es decir, lejos de disculparse, minimizó la violencia simbólica ejercida sobre las mujeres.

Esta actitud se llama micromachismo, es decir, “una práctica de violencia en la vida cotidiana que sería tan sutil que pasaría desapercibida pero que reflejaría y perpetuaría las actitudes machistas y la desigualdad de las mujeres respecto a los varones. Comprende un amplio abanico de maniobras interpersonales y se señala como la base y caldo de cultivo de las demás formas de la violencia de género o violencia machista: maltrato psicológico, emocional, físico, sexual y económico, que son normalizados. Se trataría además de prácticas legitimadas por el entorno social, en contraste con otras formas de violencia machista denunciadas y condenadas habitualmente”.

Los micromachismos suceden en todos los ámbitos de la vida y claramente el rock no es la excepción. Al respecto, Mauro Ferrari, percusionista de la banda mendocina La Skandalosa Tripulación; Rodrigo Albornoz, cantante de Oye Primate y Naky, profesora de música, baterista y militante feminista hablaron con el Post sobre los dichos de Ciro y el machismo en la música.

La violencia no es solo física.

Rock machista

Mauro expresó que “el machismo excede fuertemente al rock. Quizás por la exposición que tiene el rock cada palabra se magnifica más. No creo que se puntualice más el machismo en el rock, creo que esta sociedad está tapada de este pensamiento pero está surgiendo la conciencia de pensar cómo estamos actuando”.

Por otro lado, Rodrigo afirmó: “En la música, las letras han sido enfocadas desde lo machista pero hoy en día las mujeres están y son muchas porque la calidad artística es la misma. En un contexto básicamente machista cuesta que se visualicen”.

Rodrigo de Oye Primate asegura que es importante que hay muchas mujeres fuertes en la industria de la música.

Como una tercera visión, Naky declaró: “Esto de ‘idolatrar’ a ciertas bandas o músicos como (Gustavo) Cordera -que según él algunas mujeres necesitarían ser violadas y sus comentarios pedófilos y archi misóginos- hacen que la lucha feminista no de tregua. Hay mucho por trabajar. Ya que existe gente que todavía los defiende y no solo a músicos famosos, aquí en Mendoza tenemos el caso de varios músicos que fueron escrachados no solo por sus comentarios sino por violentar a varias mujeres”.

El lugar de la mujer

El baterista de La Skandalosa también destacó el lugar de la mujer en la música: “La posición de la mujer en la música me ha llamado la atención. Culturalmente siempre le hemos tratado despectivamente y porcentualmente su participación es menor” y aclaró que los géneros musicales no se corresponden a los géneros humanos: “El pop no significa mujer, el rock no significa hombre, el metal no es un barbudo, no es lo que pueda contar un varón o mujer, es poder expresarse a través de la música”.

 Mauro Ferrari: "no es lo que pueda contar un varón o mujer, es poder expresarse a través de la música".

Así mismo, Rodrigo aseguró que “hay más hombres que mujeres y que a las mujeres les ha costado un poco más pero son fundamentales para que todos estemos en armonía. Son compañeras de gira, de ruta, de trabajo, en la parte musical y técnica. En mi carrera he conocido muchas mujeres fuertes que han sabido ganarse su lugar”.

Naky también reconoció un avance: “Por suerte, se están abriendo muchos espacios donde participan personas con perspectiva de género. Gracias a la visibilización de está opresión y violencia patriarcal ya son varios los compañeros con los que compartimos. Pero sí, es verdad que siguen estando quiénes no apoyan el movimiento feminista, quienes sueñan con tocar la guitarra y levantarse un montón de minas. Creo que en Mendoza se está gestando una movida cada vez más comprometida con la igualdad de género”.

Ciro y la tostadora

Ferrari admitió que “para el momento sociocultural que estamos atravesando es dañino. El machismo está en todos los rincones de nuestra cultura. No hay que bajarle el tono, pero no hay que agrandárselo. Me parece muy inapropiado, me parece un pensamiento muy básico y que no aporta en lo absoluto. Pero creo que tampoco suma al debate crucificar aquel que hace un comentario así, todos podemos equivocarnos”.

Por su parte, el cantante de Oye Primate consideró los dichos de Ciro “Muy fuertes y muy polémicos. Hay que tener en cuenta que las personas que se exponen y a los medios son formadores de opinión” y coincidió con Ferrari en que “no se puede responsabilizar a la persona por ese comentario, porque las cosas que las tenemos que cambiar como sociedad. Es un músico con mucha influencia en los jóvenes, por eso es importante el comentario. Si bien somos hijos de estas cuestiones machistas, son matrices que tenemos adentro, tenemos que reflexionar, encontrar un nuevo paradigma”.

Naky: "Gracias a la visibilización de está opresión y violencia patriarcal ya son varios los compañeros con los que compartimos".

Por último, Naky sostuvo: “Creo que encontramos varias caras de la realidad, después de la ‘machiruleada’ que dijo la quiere dibujar sobre lo obvio, lo político y la realidad en que vivimos. También es cierto que convivimos en una sociedad, que ciertas frases como estas parecen pasar desapercibida. Y la verdad que los filtros cada vez son más exigentes y ¡está perfecto!”.

“Nuestro día a día está repleto de micromachismos y nuestro derecho pasa en que eso deje de suceder, que se deje de ver normal, de justificar, de naturalizar. Por eso mismo para mí es necesario darle importancia a estos relatos, visibilizar la cultura de la violación, la violencia mediática y simbólica”, agregó.

“Son miles de años de patriarcado, no podemos pretender ver los cambios hoy. Pero ya con el hecho de denunciar y escrachar a los violentos, vamos caminando”, terminó la percusionista.