El FBI pide que se rechace la acusación de espionaje de Obama a Trump - Mendoza Post
Por: Mendoza PostLunes 6 Mar 2017

El director de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, en inglés) de Estados Unidos, James Comey, pidió al Departamento de Justicia que rechace públicamente la acusación del presidente Donald Trump a su antecesor, Barack Obama, de haber ordenado que le pincharan los teléfonos durante la campaña electoral.

Comey hizo esa solicitud por considerar que no hay pruebas que sustenten la acusación de Trump, que involucra una supuesta violación de la ley por parte del FBI, consignó en su sitio web el diario The New York Times, que citó fuentes anónimas.

De acuerdo con el informe del periódico, Comey remitió su pedido al Departamento de Justicia ayer sábado, poco después de que Trump hiciera pública su imputación a Obama mediante mensajes en su cuenta de Twitter.

Mientras tanto, Trump redobló hoy su apuesta al pedirle al Congreso que investigue si sus conversaciones telefónicas antes de las elecciones de noviembre pasado fueron espiadas y si el entonces mandatario demócrata abusó de sus atribuciones al presuntamente ordenar esas acciones.

"El presidente Donald J. Trump está pidiendo que, como parte de su investigación de la actividad rusa, los comités de inteligencia del Congreso apliquen su autoridad de supervisión para determinar si los poderes de investigación del brazo ejecutivo fueron abusados en 2016", informó el vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, en un comunicado. 

Trump denunció que Obama intervino sus teléfonos durante la campaña electoral. 

El funcionario hizo referencia a la investigación, pedida por republicanos y demócratas, sobre el presunto ataque cibernético del gobierno de Rusia contra el Partido Demócrata y su ex candidata presidencial, Hillary Clinton, durante la campaña del año pasado.

Según denunció el propio Obama, Moscú hackeó cuentas de email de su fuerza para favorecer a Trump.

Recientemente, medios estadounidenses revelaron informes secretos de inteligencia que sostienen que Rusia no estuvo detrás de este ataque cibernético, sino que el gobierno de Vladimir Putin tuvo múltiples contactos con miembros de la campaña de Trump.