A 72 horas del cierre, conozcamos el reino de las operaciones del PJ - Mendoza Post
Miércoles 25 Feb 2015Miércoles, 25/02/15 atrás
porRicardo Montacuto
Director Periodístico

Con más estrés y apuro que en otros años, pero en un hotel cinco estrellas –el Intercontinental, de Guaymallén- el peronismo se apresta a pasar tres días furiosos tratando de sellar una “unidad” que parece lejana. La unidad sería, en todo caso, contra el kirchnerismo. Las señales indican que el diputado nacional kirchnerista Guillermo Carmona y el ministro Diego Martínez Palau siguen con sus planes de gobernación. Carmona habría rechazado una oferta por la vice secundando a Adolfo Bermejo y algo parecido se dice del ministro secretario de Transporte, que hoy será anfitrión del presidenciable Florencio Randazzo. Se ve que el mal resultado de Pinty Saba en la PASO del PJ capitalino el domingo y la derrota con el “aparato” pejotista en Ciudad y San Carlos no les acobardan. Y Martínez Palau reforzó su exposición, abrió un local de campaña y multiplicó la actividad.

Faltan tres días para el cierre, menos en realidad porque antes hay mucho proceso administrativo ante la junta electoral del PJ y luego con la provincial, y el estado de situación es bastante complejo. Con encuestas adversas y el "olfato" desarrollado para el peligro que anida tras el declive de Cristina, los peronistas (no ya "el peronismo") se preparan para la resistencia y la sobrevida para los inciertos tiempos que vendrán después de las elecciones de junio y octubre.

Martínez Palau recibirá hoy a Randazzo en este escenario.

El mapa muestra a tres candidatos a gobernador, o cuatro, según cómo se hagan las cuentas. Adolfo Bermejo es el candidato de “La mayoría”, ingenioso término acuñado por Carlos Ciurca para marcar el terreno. Es decir, un candidato de la alianza Corriente-Azules, a la que esperan sumar al sector Integración de los hermanos Omar y Emir Félix –que rechazan la segunda candidatura a diputado nacional y la vicegobernación- y al gobierno, a través de la vicegobernación y de la primera diputación nacional, para Francisco Pérez. 

Aun así, el cierre perfecto no alcanza para todos. 

Por eso, anoche se reunieron en Capital Federal Adolfo Bermejo, Juan Carlos Mazzón –el ‘armador’- y Paco Pérez. Y aunque no trascendieron detalles de ese cónclave del que habrían participado algunos dirigentes más, se espera con ansias el regreso de los emisarios para saber cómo armar la procesión que jueves y viernes funcionará como una clásica Unidad Básica, pero en el Hotel Intercontinental, extraña costumbre en los partidos populares, la de instalarse en hoteles cinco estrellas a decidir lo que debería ordenar la gente que vota. Las PASO son para eso, para ordenar las listas de los partidos políticos con el voto popular. Pero se ve que en el peronismo –y también en la UCR- prefieren el refugio de una buena birome y de las operaciones.

Paco entregó viviendas esta semana y luego partió.

Las dudas pasan por si la lista de la cooperativa política que han armado La Corriente y los Azules podrá sumar a más sectores. “Los esfuerzos han sido grandes y le van a ofrecer la vicegobernación a Guillermo, pero ya dijo que no” confió una fuente del kirchnerismo respecto de Carmona. “Nosotros seguimos, pero puede que hoy haya alguna novedad” afirman desde el búnker de Martínez Palau. El ministro aspira a formar un solo sector junto a Carmona, con la bendición del gobierno nacional, y definir con ayuda de Cristina y Florencio Randazzo quién será -entre ambos- el candidato del sector.

La versión de Martínez Palau como vice de Bermejo volvió con fuerza, y lo increíble es que desde La Corriente y desde el sector azul lo daban tanto por cierto como por perdido. Las operaciones están a full.

El sector del gobierno hace sus propios deberes. Matías Roby sigue jurando que será candidato a gobernador a como haya lugar. Así se los dijo a varios gremialistas en su casa el fin de semana y luego en una reunión con empresarios. Su rendimiento electoral es una incógnita, aunque los peronistas con experiencia dicen que en el territorio es un completo desconocido. Nadie puede decir hoy si el aparato es determinante, pero hay algo cierto: "...si no te conocen... arrancás 10.000 ó 15.000 votos a 0..." dice un experto ganador de muchas elecciones y perdedor de otras tantas.

En todo caso, lo que se sabe es que a Adolfo Bermejo le viene bien una interna de dos, contra Carmona, pero desconfía de una de tres contra Carmona y Martínez Palau, y Roby por otro lado.

El ministro de salud, que en estos días pasa horas a temperatura de incendio, va a contar con algunos gremios y con el “aparatito” que el gobierno le pueda armar en varios departamentos, a excepción de Las Heras y Maipú, donde el paquismo se comprometió a no armar por respeto a Ciurca y a los hermanos Bermejo. Lo de "aparatito" es meramente descriptivo, teniendo en cuenta el resultado que obtuvo Gustavo Tobares el fin de semana en Capital, tercero muy lejos de Carlos Aranda (Corriente, ciurquismo puro). Habrá que ver. Tobares no es un cuatro de copas. En el andamiaje legal del gobierno es el más importante después de Pérez y de Francisco “Pancho” García.

Hay más...

 El “cierre tranquilo” que esperan en La Corriente, por ejemplo, sería Bermejo-Alguien de Félix o Martínez Palau en la vice, Rubén Miranda primer senador y Anabel Fernández Sagasti, segunda, Paco Pérez y Omar Félix diputados nacionales. Y ya empezó el reparto de los distritos. Que nadie se sorprenda si Patricia Fadel aparece como candidata a senadora por el segundo distrito, por citar un nombre archiconocido. Lo que impide ese cierre es que los Félix no aceptan ir detrás ni siquiera de Pérez, y que el kirchnerismo no quiere la segunda senaduría. “Ellos están salvando los territorios y armando para perder, y nos quieren dar la segunda senaduría a nosotros” se quejan los militantes de Cristina. 

Y los Félix, por lo que se supo, han amenazado con ir a las PASO con "boleta corta" y no llevar candidato a gobernador, o llevarlo a Carmona. Nadie cree que lo hagan realmente pero hubo dirigentes que entraron en pánico con la amenaza. Sin el Cuarto Distrito y con el tercero y el primero complicados, el próximo gobernador será Alfredo Cornejo y no Adolfo Bermejo.

El arreglo con el gobierno es más sencillo de entender.

Hablemos de dinero. Las PASO del peronismo van a costar -en pesos- bien caras. Se habla de unos cincuenta a sesenta millones que hoy nadie tiene para financiar de tres a cuatro listas. Sólo Mazzón y Pérez, con herramientas distintas, pueden disponer de una parte. El resto deberá reunirse en gestión “comercial” de los propios interesados, y “convencimiento” militante a los proveedores del Estado que tienen acreencias con el gobierno. Muchachos: Llegó la hora de probar la lealtad.

Cuentan que a Pérez le dieron la potestad de proponer al vicegobernador. Paco habría ido por Martínez Palau, y hay dos versiones: El ministro dijo que “no”, o nunca alcanzaron a ofrecérselo. También sonó el nombre del ministro Marcelo Costa pero más a propuesta de los azules que del gobierno. “Paco no le va a dar a Marcelo esa nominación. No confía en él. Piensa que Ciurca lo puede haber abducido” dice una fuente oficial. Otra vez, el reino de las operaciones. Allá va Ciurca no ya con una ambulancia, sino con un plato volador.

Por el lado de las intendencias también corren los chismes. El peronismo del tercer distrito hizo circular la versión de que Carlos López Puelles se bajaría para ir por una diputación local, pero ello fue negado de plano. Tal parece que en Luján habría unas PASO bien entretenidas, con el ex intendente ahora peronista-rama IPV Omar Parisi enfrentando a López Puelles. ¿Y Rolando Baldasso? Difícil que se presente, pero la duda persiste.

En Guaymallén las cosas están más claras. Ciurca y Rubén Miranda como capos máximos territoriales de La Corriente aparecen muy cerca de Luis Lobos, y lo van a acompañar hasta el cementerio. No se van a meter a la tumba con él aunque le arrojarán flores, e incluso llorarán un poco en las exequias. Ayer circulaba en las redes sociales una foto de Miranda, Ciurca y Bermejo junto a Lobos en una reunión del Consejo Regional de Pastores, y los creativos de Alejandro Abraham, el diputado nacional que decidió volver ante un incendio previsible, acuñaron una frase ingeniosa: “Lobos es Las Heras, y Abraham es Guaymallén”. 

El lanzamiento de Abraham, la semana pasada.

Lobos está creando colectoras hasta debajo de las piedras, y está atento a las novedades judiciales, a raíz de las denuncias penales que pesan sobre él por enriquecimiento ilícito, lavado y evasión. Dicen incluso que habría cambiado de abogados. Y Guillermo Elizalde abrió local y sigue recorriendo el departamento con su Fiat 600 de campaña.

Elizalde y su "fitito" blanco.

Es claro que en Luján y Guaymallén, dos departamentos que el PJ pone en riesgo por situaciones particulares, la pelea electoral interna será dura.

Y respecto del “arreglo grande”, la famosa “lista de la mayoría”, es casi inevitable una PASO contra el kirchnerismo aliado a sectores del PJ. Desde Buenos Aires les habrían aconsejado a los kirchneristas “guardarse” y dejar que ésta sea la “Lista de Scioli”, ya que las encuestas –de momento- no le sonríen al peronismo.

Pero es el PJ, y nunca hay que darlo por muerto.

Así las cosas, hay que preparar el catering para dos días de furia en el Intercontinental, donde se revolearán candidaturas para todos lados. A la hora de las definiciones, pesarán los apellidos, los avales, el territorio y las chequeras. Todas, armas fundamentales para hacer política. Y de Mazzón y Ciurca, los más hábiles en las negociaciones, dependerá el resultado final. Es decir, cuántas listas para la gobernación presentará el oficialismo.

Lo vamos a saber antes del sábado.