La calentura del gobierno con el "díscolo" Julio Cobos - Mendoza Post
Por: Mendoza PostMartes 21 Feb 2017

¿Hay enojo del espacio Cambiemos con Julio Cobos? Eso parece, y mucho. El dato lo publica hoy diario Ámbito Financiero y se basa en supuestas fuentes del gobierno.

En teoría, la “calentura” apareció por su distanciamiento del escudo discursivo que armó el Gobierno para el denominado Correo-Gate y el desacertado cambio en el cálculo de los haberes jubilatorios.

"Acordamos defender la transparencia del acuerdo por el Correo Argentino y a los dos minutos empezó a criticarlo en medios nacionales y de Mendoza. No se puede jugar gratis de esa manera", habrían señalado desde el oficialismo a Ámbito Financiero.

Cobos es Cobos...

Desde el PRO habrían diferenciado el caso del nuevo díscolo dentro de Cambiemos con el del diputado nacional Ricardo Alfonsín. "Ricardito tuvo una posición crítica y molesta pero desde el principio. En cambio, Cobos va y viene desde el primer día de Gobierno y ya no se lo vamos a dejar pasar", manifestaron a ese diario.

Ya el año pasado, Cobos tuvo un cruce con Casa Rosada y con el interbloque de Cambiemos por la jefatura de la bancada en el Senado, una vez conocida le entrada en receso del también radical Ángel Rozas (Chaco) por una operación en el corazón. El mendocino pensó que le correspondía como vice del bloque UCR reemplazar a su colega, pero la titularidad quedó en manos del correntino del PRO Pedro Braillard Poccard.

Según Ámbito, a Cobos lo espera un desafío: “Comandar parte del reclamo interno hacia el buró de la UCR en la cumbre que realizará el centenario partido en Villa Giardino, el viernes y sábado próximo. Allí se topará con otro mendocino, Ernesto Sanz, asesor premium sin cargo de Maurio Macri”.

Y culmina: “También se cruzará con el cotizado gobernador provincial, Alfredo Cornejo. Entre los dos concentran los votos con los que la UCR aplastó al peronismo en los últimos cuatro años, con victorias impulsadas también por un virulento kirchnerismo que se cansó de allanarle el camino al actual oficialismo mendocino”.

Cobos, un socio incómodo