¿Cómo va a resolver la AFA el lío en el que se metió? - Mendoza Post
Post: Mendoza PostMartes 17 Feb 2015Martes, 17/02/15 atrás

 Un error administrativo sumado a esa constante necesidad de sacar ventaja afuera de la cancha es el combo polémico que dejó la primera fecha de Primera División. En el litigio están involucrados San Martín de San Juan, Godoy Cruz, Unión de Santa Fe y Huracán. Los acusados son el Tomba y el Tatengue y los acusadores son el Verdinegro y el Globo.

El problema

En la última fecha del Torneo de Transición 2014, Diego Zeballos amonestó a Rolando García Guerreño, de Godoy Cruz, en el partido ante Racing. El hecho está confirmado por todos los medios que replicaron la amonestación en su síntesis y por las imágenes de televisión. No obstante, al computar la tarjeta, la AFA se la anotó a Leandro Fernández. Tanto García Guerreño como Fernández tenían cuatro amarillas, o sea que a cualquiera de los dos, la amonestación le implicaba una fecha de suspensión. Fernández continuó en el Tomba, Guerreño se fue a Unión de Santa Fe y ambos jugaron el primer partido de este torneo.

Unión le ganó a Huracán. El Globo ahora reclama los puntos. Mismo caso con San Martín (SJ) que quiere ganarle en el escritorio el partido al Tomba.

Huracán y San Martín (SJ) no corren, vuelan

El Globo (rival de Unión) y el Verdinegro (jugó contra el Expreso) rápidamente reclamaron la mala inclusión de ambos jugadores. Buscando sacar ventaja fuera de la cancha para ganar lo que no pudieron ganar dentro de la misma. Técnicamente hablando, el mal incluido es Fernández. Al menos de eso se agarra el conjunto sanjuanino a partir del boletín del tribunal de disciplina. No obstante, quien verdaderamente debió perderse el primer partido es Guerreño, y de eso quiere aprovecharse el equipo de Parque Patricios.

La solución

La AFA está envuelta en un problema que no sabe cómo solucionar. Godoy Cruz apeló y presentó pruebas (diarios e imágenes de TV) que confirman la amonestación del paraguayo y no del goleador. Por otro lado, el boletín es contundente y la pregunta es ¿en el Tomba nadie revisa las sanciones oficiales? ¿O simplemente sabiendo que "moralmente" Fernández podía jugar decidieron hacer la arriesgada movida?

Por lo pronto, la asociación que gestiona nuestro fútbol se tomará todo el tiempo necesario para analizar acusaciones y apelaciones antes de expedirse definitivamente. La salida más decorosa y fiel al estilo del fallecido Julio Grondona, sería dejar que todo pase.