Se vengó del cocodrilo que devoró a su esposa - Mendoza Post
Post: Mendoza PostSábado 14 Feb 2015Sábado, 14/02/15 atrás

Hace cuatro meses, un cocodrilo mató a su esposa. Por eso cuando se enteró que el animal había regresado, no tuvo dudas: con una lanza y la ayuda de varios amigos, un hombre mató al animal que medía más de cuatro metros y pesaba unos 600 kilos.

Todo ocurrió en Uganda. Demeteriya Nabire fue a buscar agua al lago Kyoga, cerca de su casa, cuando fue atacada por un cocodrilo que tiró de ella y la arrastró al agua. Nadie supo más de la mujer, que estaba embarazada. 

El cocodrilo medía más de cuatro metros y pesaba unos 600 kilos.

Su esposo, Mubarak Batambuze, quedó devastado. Pero transformó la impotencia en bronca cuando se enteró que el reptil había vuelto.

El pescador de 50 años se dirigió al lago con algunos amigos y se sorprendió al ver el tamaño del cocodrilo. "Era un monstruo muy grande y tratamos de enfrentarnos a él con piedras y palos. Pero no había nada que pudiéramos hacer", explicó a la BBC.

"Le clavé la lanza en el costado y mis amigos me ayudaron arrojándole piedras a la espalda. Después traté de que abriera la boca como si fuera a atacarme"

Por ese motivo fue a visitar a un herrero, que le construyó una lanza especialmente diseñada con la que retomó su ataque, pese a las advertencias de sus amigos. Después de una hora, el animal estaba muerto.

Con una lanza y la ayuda de sus amigos, el viudo mató al animal

El cuerpo del cocodrilo lo llevaron a la Universidad Makarere para ser examinado por el veterinario Wilfred Emneku, quien explicó que en el estómago le hallaron una tibia que, aunque cree que es humana, no puede asegurarlo. Por su parte, el experto en cocodrilos de la Universidad Charles Darwin de Australia, Adam Britton, dice que se sorprendería si en el estómago del animal encontraran algún resto de Demeteriya Nabire.

Pero a Batambuze no le interesa demasiado la opinión de los especialistas. Asegura que los vecinos le agradecen por su valentía. "Soy un héroe local", dice el hombre que se cobró su venganza, aunque es poco probable que algún día tenga una tumba en la que pueda llorar a su muerta.

Fuente: BBC