La Justicia va por los encubridores del instituto del horror - Mendoza Post
Post: Agencia TélamLunes 5 Dic 2016Lunes, 05/12/16 atrás

El procurador general de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza, Alejandro Gullé, dijo este lunes que por ahora no habrá más detenidos en la investigación de abusos sexuales contra niños hipoacúsicos del Instituto Antonio Próvolo de Luján de Cuyo, aunque anticipó que ahora irán "por los encubridores" de esos delitos.

"Por ahora no creo que haya otros detenidos para ampliar la imputación, en todo caso tenemos que ir por los encubridores porque me parece poco probable que todo el mundo desconociera ésto", dijo a Télam el jefe de los fiscales mendocinos.

La justicia ya detuvo al sacerdote italiano Nicolás Corradi (82), quien tenía acusaciones similares en Verona en los 80 y fue trasladado a Mendoza; al cura Horacio Corbacho (55); al monaguillo Jorge Bordón (55); el ex empleado del instituto José Luis Ojeda (41), quien también es sordo como los alumnos y al jardinero Armando Gómez (46 años).

"La Casita de Dios", el lugar donde llevaban a los chicos para abusarlos.

"Son 22 víctimas, alguna de las cuales estamos tratando de que vengan a ratificar la denuncia", dijo el procurador.

Gullé confirmó que en un allanamiento realizado el último sábado en la habitación de Corradi secuestraron material gráfico pornográfico y 550.000 pesos en efectivo.

Alejandro Gullé, procurador de la Corte de Mendoza.

"Citamos a la contadora del Instituto y nos dijo que ella no puede justificar ese dinero porque el dinero perteneciente a la institución está bancarizado".

Ver: Terrible documental sobre los abusos cometidos por el cura del Próvolo

Gullé narró que "la denuncia llegó a conocimiento nuestro a través de la senadora (provincial) Daniela García acompañada de una intérprete (de lenguaje de señas) por lo que teóricamente había presenciado una chica que estuvo internada allá por el 2007 en el Instituto Próvolo".

"Yo le pido -agregó- a la legisladora que traiga la intérprete y a la chica, y consigo otra intérprete y una psicóloga del CAI (Cuerpo Auxiliar Interdisciplinario) y con presencia de un defensor oficial y del fiscal (Fabricio Sidoti) recibimos en el acto las declaraciones de esta niña, que relata que a ella no le había pasado, pero que había visto cómo fueron víctimas de abusos sexuales sus compañeros".

Ver: Los chicos del Próvolo eran llamados por turnos para ser abusados, reveló el fiscal

"Ahí nos quedó la impresión de que ella no se animaba a contar que también había sido víctima, cosa en la que no nos equivocamos porque a la semana se animó a venir nuevamente y contar lo que le sucedió a ella también", explicó el procurador, quien afirmó que "los temas son de perversidad total".

"Uno de los testimonios incorporados nos hace alusión a la existencia de hechos similares en la subsede que tiene esta institución en La Plata, razón por la cual yo me puse en contacto con el fiscal general de La Plata para comunicarle y le hemos mandado una compulsa penal para que ellos investiguen allá también, de manera tal que estamos a full con esto", confirmó.

Ver: Desesperado pedido para que denuncien las víctimas de La Plata

Al ser consultado sobre la actuación del fiscal Sidoti, a quien el propio procurador le había pedido el juicio político por uno de los casos de femicidio, sostuvo: "Esto tiene que ver con estrictas razones de turno, él estaba de turno entonces es el fiscal competente por la zona y por el turno", y afirmó que en esta causa "se manejó perfectamente bien".

Dijo que el fiscal "para no perder prueba, los tres primeros días tomó testimonios mañana, tarde, y noche, y procedió a la investigación y a la detención inmediata de los sacerdotes y de los otros tres civiles", por lo que a su juicio "se ha manejado excelentemente bien, en dos semanas el expediente tiene cuatro cuerpos de investigación".

"Esta causa trascendió las fronteras del país", esgrimió, y como ejemplo relató: "hoy me habló una persona que escribe para Estados Unidos y que viene en estos días, y me contó que ella es española, y que en Europa esto ya está en boca de todos, y que está investigando también la Santa Sede".

Negó enfáticamente haber recibido cualquier tipo de presión, y que desde "el arzobispado muy por el contrario se pusieron a total disposición inmediatamente, igual que el Poder Ejecutivo, que están colaborando con la investigación".

Se quejó de que a Corradi lo tuvieron que haber "juzgado y castigado allá", en Verona, Italia, y haberle quitado "la investidura de sacerdote, como hace el Papa Francisco ahora", cuando comprueban este tipo de delitos.

"El dato de que allá (en Verona) estaba imputado sirve a los efectos de ver la reiterancia del hombre en el tiempo, porque quienes cometen este tipo de delito ya sabemos que no se recuperan", finalizó Gullé.