Peritaje oficial demoledor: así robó Lobos - Mendoza Post
Viernes 2 Dic 2016Viernes, 02/12/16 atrás
porRicardo Montacuto
Director Periodístico

Teníamos razón. Desde el principio...  A dos años de la primera denuncia contra el ex intendente Luis Lobos, una extensa pericia oficial de los peritos contadores del Cuerpo Médico Forense y Criminalístico de Mendoza comprobó dato por dato la trama de corrupción enorme que condujo el ex jefe comunal de Guaymallén y cómo saqueó el municipio para enriquecerse.

En un documento de 77 hojas entregado a la fiscalía de Santiago Garay y a las partes, los peritos obtuvieron conclusiones muy impresionantes sobre el enriquecimiento ilícito desorbitado de Lobos y sus familiares, el uso y financiamiento personal a través de contratados ñoquis, y las estafas y fraudes al Estado en contrataciones, compras de combustible, alquiler de máquinas y equipos de distinta naturaleza. 

Además, la auditoría judicial verificó la "compra" de lotes apetecibles en barrios privados VIP por parte de funcionarios y sus familiares, que no pueden explicar su crecimiento económico. No sólo Lobos y su familia se hicieron de tierras en emprendimientos inmobiliarios de contratistas del municipio. También robaron ex funcionarios de segunda línea. Un verdadero saqueo organizado. 

El documento aportado por los forenses contables le va a permitir agregar prueba al fiscal Santiago Garay en cuatro de los expedientes en curso por defraudación y fraude al Estado (Casos Wanka, Contratación de maquinarias, ñoquis, combustibles) y abrir uno nuevo por enriquecimiento ilícito contra Luis Lobos y Claudia Sgró, quien meses atrás fue "viral" por un audio de WhatsApp en el que se quejaba de su despido:

Las conclusiones de la pericia oficial firmada por los contadores Oscar Martín y Pedro Bargero por el Estado y Ricardo De Bernardi por los querellantes del caso Lobos son abrumadoras. Datos crudos: Lobos ganó dinero y consiguió créditos por poco más de un millón de pesos en el mismo período en que construyó su casa, que le costó como mínimo tres millones y medio de pesos, de acuerdo a la pericia. Sólo por ese dato, la AFIP inició una investigación de la fortuna de Luis Lobos, en un expediente separado.

Un centenar de empleados de la municipalidad que fueron cesanteados tras la salida de Lobos porque o bien no iban a trabajar o no se presentaron jamás, tenían un extraño modo de usar su dinero: Retiraban todos los días el máximo de efectivo permitido, en extracciones muy posiblemente consecutivas, regulares, diarias, y casi simultáneas. Los bancos no aportaron documentación que certifique el dato. Pero los peritos descubrieron otra cosa: Estos empleados de la municipalidad durante la gestión de Lobos tenían una misma conducta de consumo: con sus tarjetas de débito y sus cuentas no hacían más que extraer efectivo, el máximo, todos los días. Ninguno de ellos hizo compras con débito, ni pagó ningún bien ni servicio con su plástico. Con este dato técnico arrojado por la pericia, es claro que se trató de ñoquis. Este dato abriría una nueva instancia penal contra Lobos, toda la línea de Recursos Humanos, más los "empleados" que se prestaron a ello. ¿Cuánto habrán recaudado por esta vía, si sólo con la mucama ñoqui consiguieron trescientos cincuenta mil pesos en 4 añitos? Es muy probable que varios de estas personas ni siquiera sepan que fueron empleados de la municipalidad. Los peritos hicieron compulsas importantes en los Banco Nación (sucursal Villanueva) y Supervielle.

Nuestra portada del 4 de diciembre de 2014.

Los datos de la pericia a la que este diario tuvo acceso confirman desde el inicio hasta el final la compleja investigación publicada por este diario el 4 de diciembre de 2014, hace dos años, cuando el POST tenía sólo tres días de vida. Fue una investigación de casi seis meses, publicada en la soledad y la vulnerabilidad de un nuevo medio. "Así se enriquece un intendente" se tituló aquel trabajo, coronado por el viaje en drone a la fastuosa vivienda de Lobos. En aquel momento debimos enfrentar las presiones del poder, y la indiferencia de la mayoría de los medios de Mendoza. Aquella investigación estuvo sustentada en una larga pesquisa penal llevada a cabo por los abogados Carlos Varela Álvarez, Lucas Fallet y Pablo Moreno, más la investigación periodística de este diario, y la valentía y determinación de un concejal, Federico Telera, del FIT; denunciante y querellante junto a los abogados. Luego se sumaron algunos aportes a la querella, pero sin ese grupo de "mosqueteros" ni las publicaciones del POST, ni la participación del "piloto" del drone Juan Manuel Zacca, nada habría ocurrido. Y hoy se demuestra que todos tuvimos razón: Hubo un plan sistemático de saqueo de la comuna comandado por Luis Lobos y su esposa Claudia Sgró, más un grupo de funcionarios amigos y familiares; con el objetivo de enriquecerse de modo ilícito. Hicieron de todo, y por todo recaudaron dinero ilegal y negro.

Los tres abogados y los denunciantes del FIT.

Lobos y Sgró perdieron las elecciones, hoy están casi recluidos en su domicilio, y además fueron expulsados de la municipalidad. El ex intendente fue imputado en tres expedientes provinciales, tiene denuncias por lavado y evasión en un expediente federal, y ahora afronta una investigación de la AFIP que derivará en otra compulsa penal federal. Además, hay más expedientes en curso producto de una auditoría del Tribunal de Cuentas.

El grupo de abogados comandado por Varela Álvarez pidió hoy al fiscal Garay que impute a Lobos, Claudia Sgró y un grupo de funcionarios, por enriquecimiento ilícito, apoyados en la pericia contable forense conocida en las últimas horas, ya incorporada al expediente de la primera denuncia. Justamente el "caso madre" no tenía aún imputados. No tuvo avances significativos durante casi un año. Los abogados pidieron además -con un escrito- que se califique la existencia de una asociación ilícita comandada por Lobos, y con ello, solicitaron al fiscal Santiago Garay que el ex jefe comunal sea encarcelado. También pidieron prisión para Claudia Sgró, Facundo Ruiz, Juan Carlos Sgró, y Federico Sampieri (ex secretario de obras públicas de la comuna), y extender la investigación penal en cada punto de la pericia en sí.

La pericia

La pericia oficial contable forense del Caso Lobos comenzó el 7 de abril de este año. Todo este tiempo fue utilizado en la compulsa de documentación pública y en consultas a organismos tales como la AFIP, la ATM, Aduanas, Tribunal de Cuentas, Catastro, Archivo Judicial, Registro de la Propiedad del Automotor, y los Bancos Nación y Supervielle, además de la Municipalidad de Guaymallén, la que fue una verdadera "escena del crimen" durante los tiempos de Luis Lobos. Este es el documento completo:

La pericia se divide en capítulos, de los que extraeremos lo más sustancial.

La plata, la casa, los bienes

Una buena cantidad de inconsistencias surgen de contrastar las ganancias de Lobos versus los bienes que posee. Los contadores peritos pusieron énfasis en esta parte de la investigación. Lobos fue concejal desde 2003. Ganó entre enero de 2012 (concejal) a diciembre de 2015 (intendente) la suma de 1.194.600 pesos. Casi un millón de pesos corresponden a 2013-2015, cuando fue intendente. Sumando el dinero que ganó, un crédito que pidió de 300.000 pesos, y restando el gasto de sus consumos, en 2012 dedicó 187.000 pesos aproximadamente a su incremento patrimonial. Los peritos compararon esto con el costo en inversión de su vivienda: "Durante el proceso constructivo de 2011 a 2014 y respetando una cotización de dólar americano libre promedio, habría dispuesto de fondos por 3,5 millones de pesos para poder concretar la construcción" de su vivienda, aquella que mostramos en drone en diciembre de 2014.

La pericia confirma en pleno lo que dijimos desde el día 1 de la denuncia. Lobos no podía justificar su casa ni su fortuna. ¿Cómo hizo para comprarse una vivienda si con crédito y todo juntó poco más de un millón de pesos, y gastó 3,5 millones en la casa, por lo menos? Su esposa ganó un millón más en esos tres años, pero gastó en grande. Tampoco cierra, ni el "blanco". La auditoría confirma el enriquecimiento ilícito. Y ello sin contar vehículos, dinero en efectivo que declararon, lotes, y otras propiedades. En el informe, a pedido de los querellantes, hay un sumario de las propiedades de Lobos, su esposa, sus hijos, y otros relacionados. Los más significativos fueron ya mencionados -todos- en las investigaciones de este diario y en las presentaciones hechas por los abogados y el concejal Telera.

La pericia menciona los lotes en el barrio Sol Andino.

Sólo los Lobos-Sgró poseían mientras estuvieron en el poder, su casa con una inversión de 3,5 millones (valor inmobiliario a hoy, cerca de 14 millones de pesos), el lote sobre el que está la propiedad, una Amarok, un Peugeot 308, un departamento en la calle Cangallo, dinero en efectivo, una empresa (Gerenciar SA) que no aparece en casi ningún informe, depósitos en efectivo "blanqueados" por 270.000 pesos y 8.000 dólares, un cuatriciclo de 120.000 pesos (en 2013), un lote en Luján junto a un hermano de Claudia Sgró, terrenos en los barrios Nautilus y Sol Andino. Todo esto es lo que "blanquearon". En esta cuenta no figuran el financiamiento con ñoquis ni los probables retornos de todas las contrataciones de maquinarias y contratos fraudulentos.

El combustible

Algunos datos de la pericia son sencillamente escandalosos. El capítulo de compra de combustibles es una obra maestra de la "chapucería" en un robo. Cargaron combustibles en camiones y vehículos fuera de uso o en reparación, en vehículos que no eran de la comuna, o que debían hacer trabajos que nunca fueron certificados. Hubo vehículos municipales que debieron ir y venir a Neuquén en un día por el combustible que gastaron, y se entregaron más de 15.000 litros de nafta y 8.900 de gasoil a particulares que no tienen relación con la comuna y a los que no se les pudo probar vinculación. Saquen la cuenta de la defraudación: Más de 400.000 pesos entre 2014 y 2015. ¿Ese combustible era revendido?

Otros datos

La pericia oficial forense es muy completa. El documento de 58 páginas abarca todas las denuncias, verifica los datos presentados, profundiza otros y otorga prueba de nuevos delitos, largamente sospechados. Lobos tiene tres imputaciones por fraude al Estado, pero ninguna por enriquecimiento ilícito. Hoy, los abogados la van a pedir.

No obstante, la pericia incluye contrataciones, patrimonios, contratos fraudulentos de la planta de asfalto (el Caso Wanka), una relación indebida entre los funcionarios y los propietarios de loteos a quienes les perdonaron deudas municipales y les gestionaron habilitaciones incluso sin servicios. Fueron bien pagos. Varios funcionarios aparecieron con lotes, incluso algunos cuyos casos eran desconocidos hasta ahora, como el del ex director de compras Enrique Giordano y su hijo Pablo en un loteo llamado Las Grutas.

El contrato de Wanka.

Conclusiones

Las conclusiones a las que arribaron los peritos contables del Cuerpo Médico Forense y Criminalístico de Mendoza, sustentada en documentación, anexos, compulsas de todo tipo a organismos oficiales, se pueden resumir en los siguientes puntos, que fueron elevados al fiscal Santiago Garay:

Contrataciones de maquinaria

- Contrataciones con sobreprecios durante la gestión Lobos en horas-máquina de camiones y camionetas con una sobrefacturación de por lo menos 546.000 pesos.

Combustibles

- Inconsistencias de todo tipo, incluyendo cargas a vehículos no autorizados, o en exceso.

Terrenos por licitaciones

- El ex director de compras de la comuna Enrique Daniel Giordano compró dos lotes de 50.000 pesos a cada uno en 2014, en el loteo Las Grutas. El propietario de ese emprendimiento es Domingo Linares, quien ese mismo año fue adjudicatario de la contratación de horas-máquina en la comuna. Pablo Giordano, hijo del funcionario, tiene un lote en el mismo emprendimiento.

Los bienes de Lobos

- Ni siquiera sumando las ganancias de Lobos, su esposa y sus hijos, podrían haber pagado la inversión en su casa, los lotes, los vehículos, ni el dinero en efectivo declarado.

La vinculación con Wanka

- Mientras Lobos fue intendente, contrató con sobreprecios a la empresa Wanka SA por el alquiler de una planta de asfalto. Wanka -como dijo este diario muchas veces- es propiedad de Cristian Núñez, el mismo emprendedor y accionista de los barrios Sol Andino. Allí tienen lotes los Lobos-Sgró, al igual que en Nautilus. A este último emprendimiento la municipalidad le "perdonó" deudas por tasas.

Finalmente, los peritos del Cuerpo Forense piden al fiscal que compulse a la AFIP, la UFI y la ATM, ante la presunción de enriquecimiento ilícito.

Final

Nota del autor: Muy probablemente, en este diario conocemos el Caso Lobos mejor que nadie en Mendoza. Por la sencilla razón de haber sido parte de la investigación. Esto quiere decir que había poco lugar para las sorpresas. Sin embargo, la contundencia demoledora de los datos de la pericia contable forense resultó abrumadora aún a los ojos expertos. Todo quedó comprobado: los ñoquis, el enriquecimiento de Lobos y su familia, los contratos irregulares, el gran desorden en las contrataciones de personal, el reparto de lotes... El fraude a repetición, las estafas con los combustibles, el Caso Wanka... Incluso en la pericia aparecen personas implicadas de las que durante el trabajo periodístico no habíamos conocido nombres, ni actividades. No sólo robaron los líderes, sino los jefes intermedios también.

El haber tenido razón, la ratificación del trabajo de investigación que incluso fue reconocido en el Foro de Periodismo Argentino el año pasado, y leído por decenas de miles de personas en dos años, no conforma. La estafa política, la certeza final de que todo era cierto, y que una banda de ladrones tomó por asalto la comuna más grande de la provincia para robar a su antojo, genera desazón. Porque mucha gente fue engañada a través de un arma noble como la política. 

Hasta hace poco, Lobos se ponía frente a los medios a proclamar su inocencia, y a decir que este diario mentía. Una vez, parado frente a la fiscalía y ante micrófonos poco exigentes, dijo que la investigación de Mendoza POST había respondido a "pedidos de pauta comercial". Dijo que lo extorsionábamos. Nadie le repreguntó. Incluso su abogado Omar Venier repitió este argumento  en una emisora radial buscando dañar nuestra credibilidad.

Pero teníamos razón. Las mentiras de Lobos, sus familiares, su entorno y sus abogados se acabaron hoy, con la pericia contable forense.

¿Si habrá justicia? Habrá que ver. La reciente libertad de otro ex intendente, Sergio Salgado, no alienta demasiadas esperanzas. Para que la justicia de Mendoza declare que existe una asociación ilícita, parece que hay que inscribirse en la AFIP como "Grupo de personas delincuentes dedicadas a la estafa, el engaño y el enriquecimiento fraudulento con bienes públicos". Y sólo así mandan a alguno a la cárcel.

Mientras tanto, muchas gracias a todos los que ayudaron a dilucidar la verdad.

Ahora, la tarea que resta es de jueces y fiscales.