La dirigencia del fútbol en su laberinto - Mendoza Post
Viernes 25 Nov 2016Viernes, 25/11/16 atrás
porJorge Neri (*)

La dirigencia del fútbol no se cansa de dar pasos en falso, hasta los límites del ridículo, que afloran tras la decepción que significó la primera propuesta económica de dos grandes cadenas a cambio de la televisación de los partidos.

Esta misma dirigencia busca desesperadamente en dos meses solucionar el desbarajuste que hace un año viene construyendo con inusual habilidad.

De aquellas "pingües" ganancias y de la salvación de 4 mil clubes de la Argentina, que vaticinaba Aníbal Fernández con la creación del programa estatal y que terminó con su Quilmes sin poder pagar sueldos o clubes y AFA en bancarrota, se pasó al pedido de los dirigentes al gobierno de poner fin al Fútbol para Todos, solicitándole la devolución de los derechos.

"'Fútbol para Todos' ha cumplido un ciclo y amerita un replanteo", señalaba el punto uno de aquella carta y en su segundo párrafo destacaba estar los clubes dispuestos a "libertar al Estado del costo de los fondos privados de nuestro producto, toda vez que para la familia del fútbol la cifra que recibimos resulta exigua y para el Estado un importante gasto".

Esa carta, dirigida a mediados de julio último al secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, es atesorada entre terciopelos en la Rosada y ni bien la recibió anunció, tal cual pidieron los clubes, que el 31 de diciembre se sellaba la defunción de FPT.

El desencanto de la oferta de 2 mil millones de pesos de Turner y Fox por los derechos totales de la TV de los partidos llevó a la desesperación. Días atrás el vice de Central Ricardo Carloni y el de Chicago, Daniel Ferreiro, importante referente del Ascenso, exigieron que el Estado cumpla con el contrato vigente hasta 2019.

Inclusive Ferreiro llegó a decir que esa carta carecía de "validez jurídica" y argumentó que se cambió de posición por la coyuntura.

Ayer el grupo de los equipos grandes trató de atenuar otro impacto rayano al papelón.

"Lo que hay que buscar es, dentro del apuro real que tiene el futbol argentino por tomar una decisión, una solución que les sirva a todos para que a partir de enero haya ingresos por le fútbol", dijo el presidente de River, Rodolfo D'Onofrio a radio La Red. Cometido difícil conformar a todos en el fútbol argentino. A Marcelo Tinelli, a quien mitad de la dirigencia ninguneó en aquella noche del histórico bochorno de la elección imposible del 38-38 con 75 votantes, ahora le pidieron que sea capitán que encuentre el norte como conocedor del mar de los medios.

A esa reunión fue Daniel Angelici, uno de los que deambuló por casilleros como en el juego de la Oca.

Amigo del presidente Mauricio Macri, Angelici fue el fogonero de la avanzada para pedirle al gobierno el fin del vínculo y que le devuelvan los derechos para negociarlos. Hoy la dirigencia tuvo que llamar al Tinelli al que públicamente Angelici dijo que no podía votar en aquella elección del 3 de diciembre.

Por esos tiempos desparramaba loas a Armando Pérez y proponía como candidato al sillón de Viamonte 1366.

Hoy, impuesto Pérez por la FIFA como virtual interventor y con la venia del Gobierno, que logró instalar al abogado Javier Medín como segundo, Angelici le dedica dolientes mensajes y hasta le endilga fracasos, como cuando volvió sin los petrodólares que fue a buscar a Bahrein.

Pérez, rápído de reflejos, ni bien llegaron Turner y Fox con la oferta la extendió al debate a los presidentes de los clubes.

La Superliga fue el otro juguete del desaguisado afista. Su nacimiento fue anunciado en una conferencia en AFA por el boquense, el riverplatense y Juan Sebastián Verón, que antes de ponerse a tono para su vuelta a las canchas, admitió hoy que no sabe si se concretará o no.

Por lo pronto, Ferreiro avisó que hasta el año próximo el ascenso no se gastará en avalarla.

El ascenso y el interior marchan unidos y según el boceto del futuro estatuto que tiene que devolver FIFA les daría un número de dominio o al menos de bloqueo en la conformación del futuro Congreso que reemplazará a la Asamblea.

Por eso el Ascenso Unido espera y por ahora reniega de la TV y de la Superliga y quiere que la definición pase a un escenario por elecciones, en el que apunta a tener fuerte incidencia para lograr mejores beneficios.

Tinelli buscará mejorar la propuesta con una contraoferta, tal vez ganar tiempo y habrá que ver cómo se da el vínculo con el gobierno nacional, luego de aquel malestar que surgió en el final de la campaña que ungió a Macri en Presidente.

El conductor del Bailando tiene hoy de su lado la pelota, tal vez la sepa tratar mejor que otros protagonistas de este juego.

(*) Especial para Mendoza Post