Quincho: De jueces, tarjeteros, diciembre y el ajuste, los 7 temas calientes - Mendoza Post
Post: Mendoza PostDomingo 13 Nov 2016Domingo, 13/11/16 atrás

La música de Jesus Jones sonaba fuerte en el ambiente del quincho. Últimamente al gordo se le había dado por las armonías noventosas. Sentía que algo había quedado sin revisar de esa época tumultuosa de la Argentina, y del mundo.

Julián formaba parte de los argentinos que no estaban asustados por el advenimiento de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos. De hecho, se lo había pronosticado a sus amigos y conocidos desde el día del Brexit, y lo reafirmó cuando los colombianos le dieron un sonoro cachetazo al acuerdo de paz, mientras en Francia Marine Le Penn y su partido xenófobo avanzaban a pasos agigantados.

-El mundo se está armando como para que haya un quilombo- le dijo a su amigo el Ruso, que hacía anotaciones de negocios en su libreta, recostado en la hamaca de lino paraguayo que el gordo había traficado en la época de Guillermo Moreno y la prohibición del Libre Mercado.

-Business are business. No se asusten tanto…- dijo el hombre de los negocios del grupete, sin prestar demasiada atención. El gordo se encogió de hombros y miró en su Smartphone la cotización de los bonos que había comprado la semana pasada, y se dispuso a su preparación de la noche. Había conseguido unas bondiolas que hizo cortar de cuatro centímetros de ancho, para asar en la parrilla con un toque de curry de tomates. Las servía sobre una generosa tajada de pan casero recién tostado en el mismo calor de los hierros, con aceite de oliva, unos granos de sal entrefina con los que había terminado la cocción, salsa casera de tomates y albahaca, y su estrella de la noche: una pasta de ajos caserita elaborada con oliva y sal. En el punto justo del fuego, los ajos se caramelizaban adquiriendo un sabor único. Aparte, en el caldero de las mil batallas, Julián iba friendo unas papas bravas con cáscara, ají molido y sobrasada que había conseguido en el Mercado Central.

Ajos asados, caseritos...

En el cuadro que adorna la pared norte del quincho, todo era febril actividad. Los funcionarios de Obama abandonaban Washington con sus autos y camiones de mudanzas cargados hasta arriba. Desde el costadito del cielo, Eternéstor, Raúl Querido, el General y el Chueco observaban la escena sentaditos en una nube.

-Estos, no aprendieron nada de nosotros… Así, no van a progresar nunca…-

Los amigos se fueron acomodando alrededor de la mesa. El gordo sorprendió a todos a la hora del vino. Puso una caja de Bag in Box, un blend Canciller, de Fecovita, un blanco amarillo intenso, potente, de Chenin, Chardonnay y Torrontés. Bueno para pescados, aves, cerdo, y un buen domingo al mediodía de “choris” o empanadas bien condimentados en el patio de cualquier casa. El Omar, el radical-radical-radical que habla con todos, amagó a un piquete:

- ¿Bag in Box? ¿En la mesa del quincho? Jamás te habías atrevido a tanto…

-No seas dinosaurio. Vas a desaparecer como los alfonsinistas. Esto es buenísimo…- dijo el dueño de casa, y zampó las primeras bondiolas sobre las tajas de pan, oliva y tomate, para untarlas con la pasta de ajos caramelizados. Un manjar.

La charla se armó rápido alrededor de un debate bien citadino. El asunto de los tarjeteros en el centro de la ciudad, y el estacionamiento medido. Ludovico, el más “pro” del grupo, arrancó primero.

Cada tanto, algún quilombo.

-Es absurdo que la cuarta ciudad de la Argentina esté en manos unos tipos que son de un plan social que nadie controla. Resulta que está todo Mendoza atemorizada por cien -poco más, o menos- de los 352 tarjeteros, que son unos “bandos”, te miran mal, te “prepean”, maltratan a las mujeres… La verdad, es insólito. El sistema de estacionamiento medido, la primera noción del “Estado” que percibe cualquiera que quiere estacionar en Capital, son unos pibes, o no tanto, de los que buena parte anda “en la mala”. ¡Algunos venden falopa! ¡Incluso cerca de los colegios! ¡Hacen ‘pyme’ con los trapitos! ¿Nada hace nada? - dijo el ex ganso del grupo, mientras le mandaba un mordisco generoso al “montado” de bondiola. El gordo se sentía provocador.

- Te estás poniendo gorila. Son pibes que merecen estudiar y tener una oportunidad social y laboral…- dijo, con tono distraído. El Ruso manoteaba la “canillita” del Bag in box.

- Todo lo que quieras. Hay una ciudad asustada. Este es un sistema que armaron cuando Mendoza era otra. Eduardo Cicchitti es el “padre” de los tarjeteros. La mayoría son del San Martín y de La Favorita. Muchos “puntean” para el radicalismo en el Oeste. Lo que digo es que si les quieren dar un plan social, que lo hagan, los metan en empresas en Mendoza, con beneficios, donde aprendan un oficio en serio y haya un jefe que los supervise. La realidad es otra. Están “fumados”, andan en grupos con familiares que el municipio no conoce ni tiene identificados, se pelean con la gente. Es cierto que por ahí viene un cabrón y los putea. Pero proba discutir con uno. Enseguida estás rodeado, y amenazado. Mirá el tipo al que le partieron la cara con un fierro en la calle Buenos Aires. Es insólito. Una ciudad atemorizada por unos pibes que cobran el estacionamiento, que no son empleados de la Municipalidad…

- Eso depende de cómo lo mires… les dan obra social… y esperá que haya un juicio por alguna pateadura, y vamos a ver si son o no de la Muni…- dijo el Ruso, el hombre de negocios del grupete, que vivía puteando porque en su barrio lo habían invadido los “trapitos” y tenía que “garpar” igual.

- Es un absurdo total…- insistió Ludovico. -La ciudad va a cambiar la cara, obras por todos lados, y con un sistema de estacionamiento clientelar y peligroso… Un día va a aparecer un “Donald Trump” mendocino prometiendo un muro o encarcelar a trapitos y tarjeteros violentos en las primeras 24 horas de su gobierno y va a ganar las elecciones.

- Y estos chicos ganan de 15 a 18 lucas en calles con mucho movimiento- dijo el Omar. El Ruso pensó en lo que ganaba su hija maestra y se mandó una copa del “Canciller” hasta fono blanco.

La mesa cambió rapidito de tema.

Valerio, el último juez de la Suprema Corte.

- Cómo ha metido el cuchillo el Alfredo hasta el fondo en los temas judiciales…- dijo el gordo, tratando de anticipar por dónde pasarían las peleas hasta fin de año.

- La ley que “desciende” al “Camarón” de Correa Llano, Ramiro Salinas y Alejandro Miguel, no la vieron venir. Algunos camaristas andan protestando. Hacía como veinte años que no se creaban cámaras del crimen. Y el “Camarón”, que hacía las apelaciones, estaba desbordado por completo y los juicios empezaban a atrasarse. Pero de todos modos, si la Corte no le pone “onda” y hace cumplir las leyes de funcionamiento y todos los cambios que se implementaron, no habrá forma de meter más tipos presos y que baje la inseguridad. Hacen falta jueces que cumplan la ley de prisiones preventivas, la “reiterancia” de los que chorean a repetición. Lo mismo la Procuración que ahora conduce Alejandro Gullé. Los fiscales tienen que dejarse de joder y meter a los delincuentes en cana. Mirá lo que pasa en Luján. Dos días, dos robos a balazos, un muerto. ¿Qué garantista se hará cargo? - dijo el Omar, el radical-radical-radical que habla con todos.

- Ninguno. Omar Palermo anda levantando la bandera blanca y comentándoles a los funcionarios del gobierno que él no es garantista sino “funcionalista”. Igual habrá más presión contra la justicia de aquí a fin de año: la ley de las apelaciones, reforma del procedimiento correccional, ampliación del CPP a toda la provincia… Qué se yo… si después de todo esto no hay una justicia más rápida, es porque la están bombeando…- dijo Ludovico. El Ruso agregó un dato:

- Yo, lo que sé, es que la primera imputación por el Caso Lobos sopló su primera velita este fin de semana, después hubo más imputaciones a todo el clan… aunque les han probado de todo… de la causa principal se ha avanzado poco y nada, y todo esto es tiempo a favor de la corrupción y de los abogados defensores. La denuncia original va a cumplir dos años en menos de un mes. Lavado, ñoquis, tráfico de influencias, enriquecimiento ilícito, evasión. Administración fraudulenta, fraude al Estado, sobreprecios… pero el único que va a pasar Navidad en cana es el Sergio Salgado, que al lado de Lobos, es Heidi. ¡Tres fiscales y dos años pasaron! ¡Y no pasa nada! - se quejó el Ruso. Pero Ludovico tenía una información de última hora.

Clan Lobos, todos imputados.

- Amigos, hay enroque de fiscales. A Gustavo Pirrello, que en una de las causas de Guaymallén ha hecho ‘la plancha’ de lo lindo, hay que decirlo, lo mandan a homicidios. Él y Claudia Ríos van a estar en ese capítulo escabroso. Y a Santiago Garay lo mandan a la fiscalía de Capital que ocupa Pirrelo. Con la instrucción expresa de retomar las causas de corrupción política que están boyando… Vamos a ver…- dijo, y se zampó un trago del blend, que estaba tremendo.

-En definitiva, lo que va a pasar es que el gobierno va a usar la información que produce el Poder Judicial, pública o reservada, que es mucha, para seguir metiendo reformas…- dijo el macrista del grupete, bajando la parrafada con un mordisco a las papas bravas.

- ¿No hay una agenda política más interesante? ¿En qué andan en serio? - dijo el gordo, mientras repartía otra vuelta de las bondiolitas. Los más “Cambiemos” de la mesa se miraron entre sí. El Omar sacó la cara por el equipo.

- En el gobierno hay muchísima preocupación por la marcha de la economía y por la cuestión social. Hay un gobierno nacional que -increíblemente- ajusta a la clase media. Y esto se siente muy fuerte en la calle y le va a rebotar al gobierno local. Lo que pasa es que venimos de una época tan jodida, tan impresentable, que el mismo sector social sufrió; que ahora se bancan este “desoriente” económico con paciencia. Pero el Alfredo y los ministros están empezando a poner un ojo en lo que pasa en los barrios y en la cuestión social. En unos pocos días, Néstor Majul va a comenzar la “rueda” con los supermercadistas por el tema “diciembre”. Y a tender los cordones de seguridad que hagan falta. En Mendoza no hay información de Inteligencia respecto de ningún tipo de despelote. Pero acá, siempre que hubo saqueos fue por contagio, menos en 2001, cuando una bandita de Las Heras inspirada por el famosísimo Roberto Lucas, el que compitió ahora por el PJ lasherino, se cargó un Átomo.

- Están atrasados. Los súper ya tienen sus planes para diciembre desde hace dos meses. Ellos son los que reciben los pedidos de bolsones de comida… Saben lo que pasa…- dijo el gordo. Se hizo un breve silencio de preocupación.

La cena fue llegando a su fin. Después del café, los postres y un buen licor de manzanilla a modo de bajativo, los amigos partieron calle abajo, rumbo a los autos.

- ¿Y, qué pasa con la reforma constitucional?

- Poco. Con eso están Laura Montero y parte del peronismo. El Alfredo no quiere darle mucha pelota.

- ¿Por qué?

- Porque en cuanto hablás de reforma, empiezan a discutir “reelección sí o no”, y eso le lima la autoridad al que gobierna, justamente el principio sobre el que está gobernando Cornejo. No sería buen negocio.

- ¿Tenés idea de quiénes están midiendo Cobos-De Marchi? Hay una encuesta dando vueltas

- No… pero sé de su existencia y todo el mundo cree que el que mide es “el otro”. Parece que no tiene origen en Mendoza. Veremos… Sí sé que la DEIE anda en una encuesta muy grande con cuestionario de la ONU y que en el 4to piso han estado ocupados con “focus group” para ver qué percepción hay del gobierno.

- ¿En qué anda Cobos, ya que lo mencionaste?

- Muy metido en los temas de vivienda y en algo de despliegue político. Esta semana va a estar en varias provincias hablando de radicalismo. Sí te puedo decir que algunos amigos de él siguen trabajando para que vuelva a ser gobernador en 2019.

- Mirá vos… Decime… ¿Alcanza el paquete de obras para el año que viene?

- Nunca alcanza, pero va a traer movimiento. Las 1.500 viviendas, la Ruta 40 a San Juan, las mini centrales del plan Renovar… todo el paquete de obras de la Capital que se consiguió Rody Suárez… el inicio de Portezuelo con viento a favor…

Cornejo, de feria en el Este...

- ¿Y la ruta a Chile, el segundo túnel, para cuándo?

- Están tratando de meterle a Dietrich, el ministro de Transporte, ese anuncio en la agenda, pero por cómo viene la mano te diría que va a quedar para 2018.

- Mientras se haga… La ruta 7 no da más. ¿Qué sabés del medio afín?

- Está “incorporando” profesionales. El “nene afín” está haciendo un curso veloz de periodista tipo ILVEM y ya se mete en los contenidos. Cuando tiene que apretar a alguien por sus negocios, al final de la charla  le ofrece si "necesita algo de los medios". Los periodistas están chochos de la vida…

- ¡Jajajajaaaaaaaa…! Bueno… hay que darse los gustos….

- Sí…

- Me contaron de un ruido raro con algunos policías.

- Sí. Hay mucha preocupación por la “protección” de kioscos de la droga en algunos departamentos, y por el robo de autos. Antes, se afanaban un auto y al poco tiempo lo ubicaban. Ahora, desaparecen como por arte de magia. Y con los mismos policías afectados al asunto. Parece que hay una red de protección de la joda y están tratando de desmantelarla.

- ¿Escuchaste algo de un seguro agrícola nuevo?

- Escuché que están laburando en implementar un “súper seguro” agrícola de amplia cobertura, para tratar de cortar con la catarata de subsidios cada vez que hay heladas o granizo… Parece que la lucha antigranizo les resulta un “perno” así como está. Lo único, que va a estar cubierto el que pague.

- Bueno… ¿No funciona así el mundo, pagando?

- ¡Tenés razón!

- ¡Jajajajaaajajajaaaa!

Y así, entre risas, chanzas y chirigotas, los amigos desparecieron en el sentido estricto de la palabra.