El lado oculto de Luciano Castro - Mendoza Post
Post: Mendoza PostSábado 24 Sep 2016Sábado, 24/09/16 atrás

No es ninguna novedad que el actor Luciano Castro es un apasionado del boxeo. Lo practica y le hace buena prensa desde hace muchos años. Incluso, alguna vez, llegó a declarar que el boxeo había sido su salvación. “El boxeo me salvó la vida. En ese momento en el que las luces pudieron haberme llevado al peor lugar, ahí estuvo el deporte que de verdad me rescató”, dijo hace algunos años.

El actor apuesta al deporte para mejorar la calidad de vida de los chicos de la calle.

Desde chico, Luciano se dedica a este deporte. "El boxeo me cambió la vida. Me enseñó a serenarme, a controlar mis emociones. Me trasnformó en otra persona", comentó a Gente. Por eso pregona su práctica.

Hace algunos años, y en sociedad con su amigo Charly Rodríguez, abrió un gimnasio de boxeo, ubicado en Olivos. Allí, el galán se siente en casa. Los guantes y el ring conforman su lugar en el mundo. Pero eso no fue todo. Decidió que quería hacer algo más y llevar el boxeo a los pibes a los que les falta todo. Entonces, logró compatibilizar su pasión con su costado solidario. Es que lleva adelante el Macro Boxing Team, cuya intención es sacar a los chicos de la calle. Y es el actor en persona quien se ocupa de comprar la ropa, preparar las vendas y de aconsejar a los deportistas.

El actor tiene un fuerte compromiso social.

Y Mateo, su orgullo, el hijo de 15 años que nació de su primer matrimonio, también es un apasionado del boxeo. “Cuando tenía meses, yo lo traía acá y le daba la mamadera arriba del ring”, había confesado. Hoy también boxea. 

Luciano combina la actuación con su pasión por el deporte.

Ver: La foto de Luciano Castro con su hija que derritió a todos