El tanque más famoso del futbol mendocino ya es "bien histórico" - Mendoza Post
Post: mendoza postMartes 29 Sep 2020 25 días atrás

Centinela silencioso de miles de tardes futboleras, con sus más de 20 metros de altura, acurrucado detrás del arco oeste del estadio Feliciano Gambarte, el tanque de agua del Club Godoy Cruz, fue elevado a la categoría de "bien histórico" por la Legislatura del departamento.

Si bien hace 16 años que el Tomba no juega oficialmente en el Feliciano Gambarte (empató 0 a 0 con Tiro Federal en la B Nacional), su tanque ha sabido esperar, embadurnado en paciencia, que alguna vez vuelva la gente a admirarlo.

De todos modos, y a partir de una idea enmarcado en los festejos de los 100 años que cumplirá el club el año que entra, desde el Concejo deliberante de Godoy Cruz y a partir de una iniciativa del concejal Leonardo Mastrángelo (UCR), el "tanque" fue elevado a la categoría de "bien cultural" del departamento; algo que no todos los ?bienes' logran.

Con la finalidad de abastecer de agua no solo para el estadio sino para buena parte del club, el tanque fue construido en 1949 (el mismo año en que comenzó a erigirse el Feliciano Gambarte.

Ayer, en una de las sesiones por consideración del concejal Mastrángelo, de la UCR y por unanimidad, esa especie de ?robotech' antiguo que lo observa todo desde una posición estratégica, pasó a ser el primer objeto de una cancha de Mendoza que logra ese reconocimiento.

El tanque mide poco menos de treinta metros y la parte correspondiente al depósito de está decorado con los colores del club o eso es lo que se aprecia en una primera mirada.

"El tanque del Gambarte se construyó hace muchos años y la realidad es que desde esa fecha no se le ha hecho mantenimiento ni restauración. En algún momento de la historia sólo se le hizo pintura, como para que tuviera un pequeño embellecimiento superficial, pero no más que eso", cuenta Hernán Alaniz, integrante de la Subcomisión de Infraestructura y Eventos del Tomba.

La reparación del tanque consistirá en reparar todas las fisuras y daños, limpieza total y reconstrucción de todas las piezas del cuerpo del tanque (llamadas venecitas y que en su momento fueron traídas de Italia).

"Hoy cuesta mucho construir las piezas idénticas, pero se va a tratar de reconstruir ese mosaico, intentando reparar todas las partes que estén dañadas y completando con piezas nuevas todo lo faltante", finalizó Alaniz.