Terrible confesión del ingeniero mendocino que abusó de sus sobrinas - Mendoza Post
Post: Mendoza PostMiércoles 2 Sep 2020Miércoles, 02/09/20 atrás

Un ingenierio civil mendocino fue condenado a 13 años de prisión por abusar sexualmente de sus tres sobrinas. Debido a que su defensa solicitó un juicio abreviado en el que aceptó su culpabilidad para obtener una pena más baja, su confesión fue terrible.

Lucio Mario García, de 52 años, vivía en Chacras de Coria. Fue denunciado por la madre de sus sobrinas en 2012 cuando supo lo que les estaba pasando a sus hijas, quienes en ese momento tenían 8, 9 y 14 años. Los abusos comenzaron en 2009, por lo que se extendieron durante tres años. Sin embargo, fue arrestado el año pasado cuando se presentó a votar en una de las elecciones.

Esta historia finalmente fue cerrada esta semana, cuando el abogado del acusado, Sergio Salinas, y la fiscal acusadora, Virginia Rumbo, acordaron la pena (13 años) si García se declaraba culpable.

No tenía mucha salida que aceptar porque las pruebas contra él eran contundentes. Los peritajes psicológicos a las niñas y a él no dejaron lugar a dudas de que había cometido los aberrantes hechos. Pero entre las pruebas, la fiscalía sumó un mensaje en el cual el ingenerio reconoce los abusos a sus sobrinas: "Quiero ir a hablar con las chicas y decirles perdónenme, su tío no es un pedófilo, no es un abusador, es un boludo que anduvo drogado 9 meses", según publicó Diario Los Andes.

Ver: Buscan a un mendocino que está desaparecido en México

"Un mea culpa, el primero que hago es que yo dejé que lo manejaran las minas, y es una pelotudez porque hicieron un quilombazo. No abusé flaco, abusar es una palabra muy grosera, no abusé, entre hombres te digo, le toqué... (no se incluye toda la frase por pudor y porque las víctimas pueden leer esto en alguna ocasión)", le decía García al padre de las niñas en un mensaje. Una verdadera aberración.

Cómo cometía  los abusos

La fiscalía pudo probar seis hechos contra las niñas, pero ellas relataron que sucedieron más veces, cada vez que se quedaban con él. Es que de vez en cuando, Es que cada tanto, su cuñada dejaba a sus hijas a dormir en l a casa de él para realizar alguna actividad.

Ver: La mendocina que estuvo cinco meses de cuarentena por todo el mundo