Los dibujos animados que mandaban a los chicos a dormir - Mendoza Post
Lunes 8 Jun 2020Lunes, 08/06/20 atrás
porGabriela Moreno
Periodista / dirige el blog "En la diaria"

 Hoy en día se pueden detectar distintas posturas de los padres frente a lo que "consumen" los chicos en imágenes; o se permite todo desde pequeños o se espera un poco, pero el camino hacia las plataformas y dispositivos móviles, tarde o temprano es inevitable. Sonido, color, estridencia, música, animación, online o cómo sea, ya son parte del universo infantil.

Pero hubo un tiempo, así, bien en pasado, en que la programación de la televisión marcaba el hasta acá llegaste niño/a. Y ponía un alto a una hora en que hoy probablemente un chico está para varios rounds más.

Alrededor del as 20, en coincidencia con el horario fijado por ley para la protección al menor, desde la pantalla se "mandaba" a los chicos a dormir y se hacía con dibujos animados, acompañados de canciones alusivas al descanso.

Si bien en ese momento a alguien le puede haber resultado útil para desprender a los chicos de la TV, para otros no era más que una musiquita pegadiza o sonido lejano. Incluso a muchos nos les deben haber resultado simpáticos.

Empezaron a usarse en la década del 60 en Europa y luego aparecieron en América, algunas veces cambiando las voces por los regionalismos. Otros fueron made in Argentina. Se transmitieron en los canales de aire de todo el país. Y si alguno los recuerda, es probable que también sepa las letras de las canciones e incluso que se las cante a los más chiquitos de la familia para intentar dormirlos.

Aquí van algunos como recuerdo

La Familia Telerín estaba compuesta por Cleo, Teté, Maripí, Pelusín, Coletas y Cuquín. Era una creación de la Televisión Española de 1964 para anunciar el cierre de programación infantil y dar paso a la adulta. Y logró captar la atención de los niños de los 60 en España y luego en México, El Salvador y Argentina. Eran simpáticos niños que anunciaban que ya era hora de irse a la cama.

Sus creadores Santiago y José Luis Moro lograron además incluir la imagen de estos niños, que después se entendió que eran huérfanos, en libretas, cuentos, ropa, muñecos de plástico y hasta cotillón para cumpleaños.

En 1958 la artista italiana María Perego creó al Topo Gigio, que si su nombre admitiera traducción se llamaría el Ratón Luisito. En Argentina se vio en 1968 y se hizo popular en toda América en los 80. La caída de párpados en señal de vergüenza lo hacía tierno y encantador para los televidentes. Era un muñeco hecho de gomaespuma y vestido como cualquier mortal.

Se veía al aire en una escenografía de fondo negro y se movía con el sistema de marioneta. Aparecía para anunciar el fin del horario infantil con un "Hasta mañana, si Dios quiere, que descansen bien, llegó la hora de acostarse y soñar también, porque mañana será otro día, hay que vivirlo con alegría".

En 1945, en Argentina, Dante Quintero creó Patoruzito un personaje de historieta pensado para los lectores infantiles, mostrando la infancia de Paturuzú. Lo dibujaba Tulio Lovato y lo guionaba Mirco Repetto para la publicación de la revista que llevaba su nombre.

"Paturuzito, Isidorito, Pamperito a dormir...." decía el spot antes de dar paso a la canción, que hasta hace algunos años uno que otro canal supo repetir.

Casimiro era un monstruo peludo que fingía asustar a los chicos al final del spot con un "Si no se acuestan, se las canto de nuevo". Era otra animación argentina, que surgió en los 80. El personaje fue creado por el dibujante Jorge de los Ríos, dicen que con la intención de hacer una serie, que por falta de presupuesto quedó en spot para marcar el cambio de programación.

De todos los animados que aparecían para mandar a los chicos a la cama, éste era el más rockero. También tuvo su momento de libros, poster y discos.

Si no los habían visto en su vida y llegaron hasta acá, acaban de conocer algo de la vida diaria de sus padres o abuelos. Y si por el contrario están cantando alguna de las canciones, tendrán varios recuerdos del momento de irse a la cama con esos personajes del pasado. ¿Los habrán mencionado en el Libro gordo de Petete?