San Lorenzo: a 20 años del suicidio de Mirko Saric, su madre cuenta la verdad - Mendoza Post
Post: Mendoza PostViernes 3 Abr 2020Viernes, 03/04/20 atrás

La historia de Mirko Saric es un capítulo más en el libro de "lo que pudo haber sido y no fue". El futbolista jugaba en San Lorenzo y tenía un futuro más que prometedor: Real Madrid ya había consultado por sus condiciones contractuales y había ofrecido 10 millones de dólares, comparándolo con Fernando Redondo. No obstante todo quedó trunco cuando el 4 de abril del 2000, el volante argentino fue encontrado ahorcado en su habitación. Tenía 21 años.

Veinte años después, su madre rompió el silencio y se animó a contar la verdad detrás de la drástica decisión de su hijo, motivada por una serie de eventos que lo sumieron en una profunda depresión. Lo hizo en una nota publicada por Infobae.  "El día anterior Mirko no había ido a entrenar porque tenía que hacer un trámite del seguro del auto por un choque. Sabía que él no estaba bien, pero jamás pensé que pudiera tomar semejante decisión", relató Ivana.

Y detalló el escenario fatídico: "Cuando entré al cuarto vi la almohada en el respaldo de la cama. Había estado pensando y meditando. Él tenía una barra para estirar la columna, se colgó de ahí. Se dio dos vueltas al cuello con tres nudos".

Ivana y Martín, madre y hermano de Mirko. Su padre falleció.

La narración continuó. "La noche anterior no pude dormir. Desperté a mi marido y le dije que llamáramos al médico porque no veía bien a Mirko. Yo sabía que había dejado de tomar la medicación. Esa misma noche antes de dormirme le dije que todo tenía solución en la vida, menos la muerte. Me respondió '¿sos bruja que me leés la mente?'", reveló.

Ivana también contó un secreto. "Él estaba feliz porque había sido papá con una chica del barrio a quien enganchaban con muchos pibes. Yo no estaba segura, pero él estuvo durante todo el embarazo, cuando nació le cambiaba los pañales y estaba convencido que era su hijo. 'Es chuquito como yo', me decía. Por insistencia mía, pagó una fortuna para hacer una prueba de ADN y salió negativa. Lloraba a más no poder. Ojalá que ese hijo hubiera sido suyo, no se hubiera matado", narró la mujer convencida y entre lágrimas.

Mirko Saric se suicidó en el 2000, a los 21 años.

Luego de ese episodio, Mirko vivió una serie de sucesos conflictivos con quien pasó a ser su ex, y quien acusaba a él y a su familia de manipular los resultados de la prueba. El fin de semana antes de su muerte se dedicó a "saludar" amigos y familiares por diferentes medios de comunicación. La noche antes del suicidio, mientras todos cenaban, el futbolista le confesó a sus padres: "Ustedes son unos excelentes padres, pero lo mío no tiene solución". A la mañana siguiente lo encontraron ahorcado.