Las diez pandemias más letales de la historia - Mendoza Post
Por: Mendoza PostMiércoles 11 Mar 2020

Mientras los contagios por coronavirus bajan en China, un país que tomó medidas drásticas de inmediato, en el resto del mundo crecen con Italia a la cabeza.

Por ahora, la Organización Mundial de la Salud lo trata como epidemia, pero con potencial de pandemia. En caso de pandemia, la economía mundial se desplomaría.

El 90% de los casos de coronavirus se encuentran en China, pero la Organización Mundial de la Salud ya ha confirmado que el coronavirus tiene el "potencial de pandemia".

"Nuestra decisión sobre si usar la palabra pandemia para describir una epidemia se basa en una evaluación continua de la propagación geográfica del virus, la gravedad de la enfermedad que causa y el impacto que tiene en toda la sociedad. Por el momento, no estamos presenciando la propagación mundial incontenible de este virus, y no estamos presenciando una enfermedad grave o muerte a gran escala", explicó la OMS.

Estas son las 10 más letales de la historia

Viruela - 300 millones de muertes

La viruela, causada por Variola virus, es una enfermedad infecciosa que lidera el ranking de pandemias que más muertos han causado en la historia de la humanidad. La supervivencia era de solo el 30% y los que fallecían lo hacían a causa de las altas fiebres, deshidratación y otras complicaciones.

Se transmite mediante fluidos corporales y contacto directo, pero se considera erradicada desde 1980 gracias a una intensa campaña de vacunación.

Sin embargo, dos laboratorios, el de los Centros de Control de Enfermedades en Atlanta (EEUU) y el Centro de Investigaciones en Virología y Biotecnología de la Federación Rusa, mantienen reservas del Variola virus.

Sarampión - 200 millones de muertes

El sarampión es una enfermedad característica por sus marcas rojizas en la piel, altas fiebres y malestar grave, al igual que la rubéola o la varicela.

A lo largo de la historia ha provocado la muerte de 200 millones de personas y suele ser por la inflamación pulmonar o de las meninges.

Hoy la vacuna triple vírica (SPR), que se pone a los niños, evita su propagación, aunque hoy preocupa el movimiento antivacunas, que convierte a niños y adolescentes en vectores de un virus que mata a los bebés.

Gripe española - entre 50 y 100 millones de muertes

Se calcula que la gripe española acabó con la vida de entre 50 y 100 millones de personas de todo el mundo en tan solo dos años. Entre 1918 y 1920 mató entre el 3% y el 6% de la población mundial. 

La gripe española, que alcanzó una tasa de mortalidad de entre el 10% y 20% de los infectados, se extendió rápidamente debido a los continuos movimientos de tropas Aliadas en Europa, así como el débil sistema inmunológico de los soldados que combatían exhaustos en el frente.

Incluso llegó a Argentina, donde murieron 15 mil personas

Peste negra - 75 millones de muertes

La peste negra o bubónica mató a 75 millones de personas en la Edad Media.

Esta enfermedad, que provoca enormes ampollas, no está causada por un virus, sino por la bacteria Yersinia pestis, todavía activa en poblaciones pequeñas y zonas rurales.

Los médicos de la época recurrían a técnicas primitivas y remedios caseros para tratar la enfermedad, lo que era muy peligroso y poco higiénico, como la punción de forúnculos y los baños en vinagre.

La bacteria es transmitida mediante vectores tales como las pulgas, aunque las grandes culpables de su expansión fueron las ratas que plagaban las ciudades medievales y no un castigo divino, como se llegó a creer en la época.

Plaga de Justiniano - 25 millones de muertes

La bacteria Yersinia pestis comenzó a propagarse en el año 542 y mató aproximadamente a la mitad o más de los habitantes de lo que entonces se consideraba el Imperio Romano de Oriente.

La conocida como plaga de Justiniano se extendió a través de Europa desde el Mediterráneo hasta posiblemente tan al norte como Finlandia, y había matado a decenas de millones de personas en el siglo VIII.

La bacteria acabó con hasta la cuarta parte de toda la población, especialmente en Europa Oriental, Asia y África Oriental del Norte.

Tercera pandemia - 12 millones de muertes

La tercera pandemia de peste bubónica comenzó en la provincia de Yunnan en China en el siglo XIX y estuvo activa hasta 1959, especialmente en Asia.

La enfermedad causó la muerte de más de 12 millones de personas, aunque se investiga si pudo llegar a ser el doble, ya que se desconectó el número de casos reales que hubo en India. Además, la enfermedad logró cruzar el charco y alcanzó Cuba y Puerto Rico en 1914.

Aunque en la actualidad la enfermedad persiste, las buenas condiciones higiénicas, la proliferación de los antibióticos y las mejoras en la calidad de vida la han reducido a niveles residuales.

Peste antonina - 5 millones de muertes

Entre los años 165 y 180, el Imperio Romano se vio duramente afectado por la peste antonina, conocida también como la plaga de Galeno,

Esta pandemia de viruela o sarampión (sigue sin estar claro cuál de las dos), pudo ser la culpable de la muerte del emperador romano Lucio Vero, quien falleció en 169 como corregente de Marco Aurelio.

El origen también es una incógnita ya que algunos historiadores creen que la trajeron las legiones romanas tras una serie de campañas militares y otras fuentes aseguran que fue en Egipto donde se originó la enfermedad y que se transportó al Imperio Romano a través del grano.

En su punto más álgido, la enfermedad llegó a causar hasta 2000 muertes por día en Roma, una cuarta parte de las personas infectadas. Se estima que provocó la muerte de un total de 5 millones de personas, aproximadamente un tercio de la población en algunas zonas.

Tifus - 4 millones de muertes

El tifus se transmite por vectores como los insectos y otros artrópodos y provoca sobre todo fiebres altas.

Normalmente afecta a poblaciones rurales o muy aisladas debido a los vectores principales y otros animales.

Aunque el tifus ha matado a más de 4 millones de personas a lo largo de su historia, no supone un peligro demasiado presente en el mundo moderno.

Una anécdota relacionada con la enfermedad se debió al ingenio de las víctimas de la Segunda Guerra Mundial. El médico polaco Stanis?aw Matulewicz descubrió que al inyectar a personas vacunas de tifus cargadas con bacterias muertas, se obtenían positivos en los tests a los que sometían los nazis. De esta manera, 8.000 personas pudieron ayudar a fingir la existencia de una epidemia de tifus evitando así que los nazis entraran en la zona donde vivían.

Cólera - 3 millones de muertes

Esta enfermedad es una pandemia actual causada por la bacteria Vibrio cholerae y que ha provocado más de 3 millones de muertes, ya que cada año se producen entre 21.000 y 143.000 muertes por cólera.

Tiene su origen en los deltas pantanosos y densamente poblados de los ríos indios Ganges y Brahmaputra, desde donde se extendió a Asia y África rápidamente hace dos siglos.

Provoca fiebres y dolor abdominal, a parte de matar por deshidratación que en muchos casos es prácticamente imposible de parar debido a la velocidad a la que se pierde el agua por la diarrea. Sin embargo, hasta un 80% de los casos pueden tratarse eficazmente con sales de rehidratación oral.

Para evitarlo, se suele tener cuidado con los principales focos de infección que son el agua y los alimentos. Por eso, las zonas con más riesgo de cólera suelen ser los suburbios pobres con escaso acceso a agua potable y sin saneamiento adecuado.

Gripe de Hong Kong - un millón de muertes

Se cree que la gripe de Hong Kong se originó en China y fue causada, muy probablemente, por una variación de la Gripe A H3N2 que se propagó en muy poco tiempo por todo el mundo.

Fue la tercera pandemia de gripe del siglo XX y ocurrió en 1968, cuando se llevó por delante a casi a un millón de personas.

El gran número de muertes se dio en personas mayores de 65 años y el virus H3N2 sigue circulando a nivel mundial como un virus de la influenza A estacional.

Gripe A (H1N1) - 150.000-575.000 muertes

Esta pandemia fue causada por una variante del Influenzavirus A (subtipo H1N1) y la última surgió hace tan solo 11 años, en 2009, aunque ha habido otras pandemias de gripe A en épocas pasadas.

El origen de la infección es una variante de la cepa H1N1, con material genético proveniente de una cepa aviaria, dos cepas porcinas y una humana que sufrió una mutación y dio un salto entre especies de los cerdos a los humanos, para después permitir el contacto de persona a persona.

En junio de ese año, la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó la enfermedad como nivel de alerta 6 (pandemia en curso), lo que implicaba que habían aparecido brotes comunitarios (ocasionados localmente sin la presencia de una persona infectada proveniente de la región del brote inicial).

Tan solo un año más tarde, el 10 de agosto de 2010, la OMS anunció el fin de la pandemia.

En 14 meses, el virus había conseguido dar la vuelta al mundo infectando a entre el 11% y el 21% de la población, aunque la proporción de víctimas mortales fue muy inferior a otras enfermedades ya que dejó tras de sí entre 150.000 y 575.000 víctimas.

Esta nota habla de: