Todas las crisis económicas de Argentina fueron por gastar de más - Mendoza Post
Post: Mendoza PostJueves 27 Feb 2020Jueves, 27/02/20 atrás

Desde 1940 Argentina atravesó 17 recesiones y un total de 26 años de contracción de la actividad. En promedio, hubo una recesión cada tres años.

Así da cuenta un informe del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC) que analizó hoy ámbito.com

Tomando los últimos 50 años, Argentina figura como el país con mayor número de años con crecimiento negativo, seguido por la República del Congo.

Es más: a partir de 1960, la tasa de crecimiento de la Argentina fue de sólo 2,3% anual y fue el país de la región que más recesiones tuvo: un total de 14 entre 1960-2018 (en segundo lugar se ubica Venezuela con 8 recesiones).

Antes de la reforma de la Constitución, Argentina estaba entre las primeras economías del mundo

El economista Martín Rapetti, quien realizó el estudio, explicó que "exceptuando la recesión de 1978, todas esas contracciones se dieron por problemas de balanza de pagos" es decir problemas para obtener las divisas que el país necesita para su funcionamiento. Un déficit externo de cuenta corriente significa que todos los actores de la economía -las familias, las empresas y el sector público- gastan en conjunto más de lo que se produce internamente. Es un exceso de gasto a nivel nacional.

Para el autor "la trayectoria de nuestra economía desde 1930 a la actualidad ha estado signada por un desequilibrio entre las demandas sociales de bienestar material y la capacidad productiva de la economía".

Cuaando la economía es cerrada, el déficit se cubre con reservas del Banco Central o con emisión, lo que lleva a una devaluación de la moneda y la consiguiente inflación y crisis.

Cuando la economía está integrada a los mercados internacionales, el déficit entre las importaciones y las exportaciones, puede mantenerse por más tiempo gracias al financiamiento externo.

El problema es que, cuando un país como Argentina toma deuda y sigue sin corregir el déficit (no baja el gasto público, sigue emitiendo, etcétera), el financiamiento externo o bien es cada vez más caro, o bien se corta.

Rapetti aseguró que "Argentina necesita crecer generando dólares, pero es difícil pensar que el crecimiento de la oferta transable provenga exclusivamente de la producción de recursos naturales". En este sentido, dijo que el país necesita desarrollar actividades agroindustriales, manufactureras y de servicios como los del conocimiento y el turismo.

Las exportaciones crecen pero el gasto también

Finalmente, Rapetti opinó que "el salario en dólares que armoniza las demandas sociales tiende a ser mayor al que permite un crecimiento económico sin problemas en las cuentas externas".