Mi tío vive en la calle y busca trabajo - Mendoza Post
Domingo 29 Dic 2019
porAna Paula Negri
Periodista

Diego Villarroel tiene 45 años y vive en la calle. Después de ocho años trabajando para una empresa como transportista de elementos de ferretería, lo desvincularon de la empresa. De a poco su indemnización se terminó y hace cuatro meses que pasa los días en la Plaza Independencia.

Janet Adaro publicó en Facebook una foto de su tío pidiendo trabajo para su tío de 45 años: "Necesito mucho de su ayuda. Tengo mi tío de 45 años que no la esta pasando bien. Él se encuentra en situación de calle. Me parte el alma verlo llorar porque no tiene donde estar ni que comer. En las noches duerme en un albergue", describió.

"Yo vivo en casa de mi suegros y me siento mal por no poder hacer nada. Siempre ha sido una persona muy buena, trabajadora y responsable. Tiene experiencia en reparto y manejo vehículos", comentó la joven.

Diego, en diálogo con el Post, relató que meses antes de quedarse sin trabajo le descubrieron diabetes pero su jefe no le permitía asistir a las consultas médicas: "Si bien yo tenía obra social, no me permitía dejar de trabajar una hora al mes para buscar las recetas y la medicación. Consiguieron otro chofer que trabajaba por menos plata y me desvincularon".

"Me pagaron 120 mil pesos en ese momento. No era mucha plata pero me compré una camioneta y estaba rota. La devolví pero me dieron la plata de a poco y yo tenía que seguir viviendo. Con lo que me quedaba me fui a probar suerte al sur donde un amigo me aseguró que había trabajo. Me fui a Puerto Deseado, cerca de Las Malvinas, pero después de 15 días viviendo con él me volví. Sabía que iba a quedar en la calle pero al menos sería en un lugar conocido", relató.

Diego siempre ha vivido en Godoy Cruz en el barrio Covimet, en los últimos meses alquiló una casa en el barrio Metalúrgico pero perdió el alquiler al perder su trabajo. Es soltero y no tiene hijos.

Diego Villarroel

"En mi vida trabajé siempre haciendo transporte y repartos, desde los 16 años. Trabajé con la camioneta de mi papá, después llevando gente en una traffic y hacíamos traslados al Cañón del Atuel y Alta Montaña", comentó.

Diego vive en la calle hace un año y dos meses pero asegura que no quiere acostumbrarse a esa vida: "en la calle siempre algo te dan para comer pero no es vida. Te roban la mochila con ropa sucia, te roban las medias".

"Generalmente estoy sentado solo en alguna sombrita en la plaza Independencia, prefiero estar solo que acompañado de gente que te roba. ¿Qué puede tener en la mochila una persona que vive en la calle?" y le pidió a quien lo encuentre por la calle "una botella de agua helada. Siempre conseguimos algo para comer, en el albergue nos dan comida caliente y una cama, pero es difícil pasar este calor".

Si tenés alguna forma de ayudar a Diego o sabés de alguna oportunidad de trabajo para él, podes comunicarte con su sobrina Janet al 261 206-4926.

Esta nota habla de: