La Lepra se recuperó con una goleada sobre Nueva Chicago - Mendoza Post
Post: Mendoza PostDomingo 8 Sep 2019Domingo, 08/09/19 atrás

Independiente Rivadavia logró reponerse del traspié que sufrió en la fecha anterior y venció a Nueva Chicago 4 a 1 en el estadio Bautista Gargantini, por la cuarta fecha de la Primera Nacional.

Sergio González y Daniel Díaz en contra (a los 32' y 45' respectivamente) anotaron los goles del equipo local en la primera etapa. 

Julián Marcioni marcó el tercer gol del elenco mendocino a los 8' del complemento, Horacio Martínez achicó diferencias para el Torito a los 25' y Pablo Palacio puso el 4 a 1 definitivo con un golazo a los 40'.

La Lepra elaboró el triunfo siendo efectivo en el arco rival y convirtiendo las situaciones que generó mientras el partido estuvo escaso de emociones. En tanto en el segundo tiempo el Azul justificó la victoria, amplió la ventaja y luego administró la victoria pese a que el Torito apretó el acelerador e incluso encontró el descuento.    

González festeja el primer gol de la Lepra.

La angustia no llegó a ser tal porque el equipo del Parque General San Martín estuvo firme en defensa y porque Pablo Palacio sentenció la historia con un verdadero golazo (por jugada individual y definición) a cinco minutos del final.

De local, el Azul por ahora es invencible.

En el inicio del torneo, el equipo de Luciano Theiler le ha dado continuidad a la fortaleza que supo construir en su cancha la temporada pasada y en la actual competencia ha conseguido de local los seis puntos que por ahora ha cosechado.

Luciano Theiler empezó a lograr el juego que pretende para su equipo.

De visitante es la cuenta pendiente de la Lepra, ya que fuera de Mendoza perdió los dos partidos que jugó. Justamente el próximo fin de semana (lunes 15 de septiembre a las 11 de la mañana) buscará torcer esa marca negativa cuando visite a Guillermo Brown en Puerto Madryn. 

Otra vez la Lepra metió una convocatoria sorprendente.

Marcioni convierte el tercer gol de Independiente.

Ahora Theiler buscará agarrarle la mano a jugar de visitante.

Fotos: Marcelo Carubín