El Rey León: la vida de Simba no se parece en nada a la película - Mendoza Post
Post: Mendoza PostViernes 19 Jul 2019Viernes, 19/07/19 atrás

El estreno de El Rey león  en live action causa tanto furor que hasta biólogos de todo el mundo se apuntan a analizar una historia que a 15 años de su primer estreno sigue dando que hablar. 

Lo cierto es que vemos al huérfano Simba como el macho protector, recibido al volver con alegría por las hembras, cuando  Scar lo quiere bien lejos. 

La cosa en realidad sería al revés: las que sentirían mermado su poder serían todas las mujeres de la cuadrilla. 

Dentro de la vida real de los leones, la madre juega el papel principal en la crianza, por lo que Sarabi, olvidada como personaje, sería el núcleo de todo. 

Llevan comida a los cachorros y protegen el territorio de los intrusos. 

"Las hembras son el núcleo. El corazón, el alma y asumen el liderazgo dentro de la manada. Los machos van y vienen", asegura Craig Packer, directivo del Centro de Investigación de Leones dentro de la Universidad de Minnesota y colaborador de Nat Geo. 

Las manadas son sociedades matriarcales, con machos que sirven para procrear y que hacen la suya, lejos de la vida familiar que muestra la película. 

Los machos además van y vienen y nunca son los mismos.

Es más: se van de la manada que los vio nacer porque luego no pueden reproducirse con sus propias hermanas, tías, sobrinas o mamá. 

"Digamos que Simba regresa, y todo su enorme premio por retornar a casa y ser el héroe de la manada es casarse con Nala. Sin embargo adivina qué, ella sería todo su hermana", afirma Packer.

"Si es que él volviera a casa y se transformara en hombre residente, no solo se lo estaría disputando su hermana. También a sus tías, a su madre, a su abuela, a sus primas. Todas las hembras de la cuadrilla". 

"Simba se habría ido y nunca regresaría", aseguró. Los leones machos además no viajan solos, porque se deben proteger entre ellos. 

"Tienes que disponer un compañero de armas para enfrentar los desafíos de todos los demás hombres que desean apoderarse de tu familia y matar a tus bebés", afirma Packer.

La competencia entre Mufasa y Scar no tendría sentido dentro del mundo real 

"Si no fuera por las hembras, no habría razón para que los machos tuvieran crines. Las hembras prefieren al macho que es el más visible y tiene las características dentro de las que puede confiar para garantizar que sus bebés sobrevivan y estén sanos", amplió, por lo que son las damas las que deciden a quiénes aceptan como huéspedes transitorios en una manada. 

Ellos no pintan nada.