La curiosa manera de hacer campaña del subdirector de OSEP - Mendoza Post
Miércoles 27 May 2015
porChristian Sanz
Secretario Gral. de Redacción (click en autor)

Marcelino Iglesias se ha vuelto la principal amenaza para el PJ mendocino a la hora de intentar conservar la intendencia de Guaymallén.

Ese contexto es el que permite entender por qué se han vandalizado los carteles del candidato radical y por qué se ha avanzado en contra de algunos de sus militantes en las redes sociales.

El peronismo parece dispuesto a todo para quedarse con uno de sus principales bastiones.

Si alguien tiene alguna duda, solo debe escuchar la arenga que viene efectuando el subdirector de OSEP, Raúl Ceverino, a los empleados de la obra social más grande de Mendoza.

“Al que enganche hablando en contra de nuestra gestión lo voy a hacer cagar yo”, asegura el funcionario, de acuerdo a una serie de audios que llegaron a esta redacción y cuya autenticidad fue comprobada a través de varios de los presentes en la referida alocución.

OSEP en la mira por la arenga de Severino

“Los que hemos estado en gobiernos radicales sabemos que vienen por nosotros (…) Los que son de planta y ocupan un lugar, van a ir por ustedes; ellos son perseguidores de compañeros, son gorilas”, asevera el funcionario.

Luego, dejó una frase para la polémica: “Yo se los dije ayer cuando agarré a varios militantes de Marcelino: ‘Decile a Marcelino que los vamos a hacer recontracagar’”.

Y para que no queden dudas, Ceverino vuelve a decirlo: “Lo vamos a hacer mierda (…) Hay que decírselo, te vamos a hacer mierda”.

En el mismo registro, el funcionario asegura que irá de frente contra aquel “que enganche hablando en contra de este proyecto político”.

Ceverino, el hombre del círculo rojo

En otros de los audios, Ceverino pide militar en el marco de la campaña electoral del 21 de junio, ya que “nos lo está pidiendo Cristina, nos lo está pidiendo Scioli, nos lo está pidiendo Randazzo, nos lo está pidiendo Adolfo”.

Como se dijo, el Post confirmó la autenticidad de los registros con al menos tres fuentes que trabajan en OSEP. Por caso, una de ellas es la que aportó los audios de marras.

Finalmente, este diario intentó hablar con Ceverino a través de su interno en la obra social, pero no lo logró. En un año tan contaminado a nivel militante-electoral, hubiera sido productivo que diera las explicaciones del caso respecto de su propia arenga.