Los gitanos mendocinos van a juicio... pero siguen haciendo de las suyas - Mendoza Post
Martes 29 Ene 2019Martes, 29/01/19 atrás
porChristian Sanz
Secretario Gral. de Redacción

"Les pagamos los 14.500 dólares y nunca nos dieron la camioneta". Así comienza el relato de Ricardo Cane, quien se considera estafado por los gitanos de Guaymallén, aquellos que han cobrado celebridad por ese tipo de movidas.

"Cuando nosotros venimos a Mendoza nos dicen que el certificado de la camioneta se extravió", añade su esposa.

Ambos fueron engañados en su buena fe, a través del intento de compra de una camioneta Toyota Hilux. La historia empezó en septiembre de 2018.

La camioneta que promocionaron los gitanos

"Somos de San Jorge, entre Santa Fe capital y Rosario, en el medio. Estábamos buscando una camioneta, entonces nos contactamos telefónicamente con este señor, Sebastián Juan, que nos preguntó cuándo íbamos a venir y bueno, nos pusimos de acuerdo con el precio y dijo que él patentaba la camioneta", contaron los damnificados al Post.

Su mujer añade: "Llegamos a la Ruta 7, kilómetro 1030, la camioneta estaba afuera, con las balizas puestas. Ahí nos dijeron: 'páguenos ahora'. Les dijimos que íbamos a ir al día siguiente, que es lo que hicimos. Retiramos los dólares, fuimos para allá. Se hizo un boleto, con todos mis datos, todo perfecto, número de teléfono, todo y entonces yo le pregunto: '¿No me das una copia del boleto?'. No me lo dieron".

Ricardo retoma el relato y advierte: "Nos prometieron que a las 18 del día siguiente llegaba toda la papelería a nombre de Cristina. A partir de entonces empezaron los problemas: nos dijeron que había un número que estaba mal con el certificado de fabricación, y que tenían que mandarlo a corregir, y así estamos desde esa fecha, hemos venido 5 veces ya a Mendoza, y nada".

Federico Juan o Alfonso Juan... uno de los gitanos señalados

Y puntualiza: "Cuando nosotros venimos a Mendoza nos dicen que el certificado de la camioneta se extravió. Les digo que me entreguen cualquier otra camioneta, había varias. Y empezaron con las excusas: 'Aquella tiene problemas, esa también'."

Su esposa interrumpe a su marido y comenta: "Ahí es cuando vemos las notas de Mendoza Post, y descubrimos que los gitanos eran los mismos que nos estafaron a nosotros. Aparece Juan, Francisco Sánchez y Maximiliano".

Walter Esteban, quien dice llamarse Samuel

La misma metodología

Como puede verse, los gitanos de Guaymallén siguen haciendo de las suyas, siempre a través del mismo modus operandi.

Primero publican sus avisos "caza bobos", donde publicitan vehículos a valores muy por debajo de los del mercado automotor. Inmediatamente aparecen los incautos, ávidos por hacerse de esa "ganga".

Uno de los típicos avisos de los gitanos

A partir de ese momento, los gitanos harán lo que mejor saben hacer: se mostrarán atentos y preocupados por los compradores. Serán persistentes pero cuidadosos. Básicamente, para no levantar sospechas.

Acto seguido, se encontrarán con el incauto en cuestión y le mostrarán su imponente flota de vehículos, poniendo énfasis en el que quiere adquirir aquel que está a punto de ser timado.

La mera visualización del automotor, hará que cualquier persona medianamente interesada termine de convencerse. Ergo, entregará su dinero sin dudar, desconociendo que jamás obtendrá lo que tanto esperaba.

Hablando de Hilux

"Actualmente están haciendo de las suyas en Rosario, publican en el diario La Capital", revelaron al Post desde el grupo GEM (Grupo de estafados de Mendoza), que aglutina a muchos de los engañados. Allí se ha viralizado el caso Leandro Lorencini, otro de los "neo estafados", también proveniente de Santa Fe. En este caso, de Villa Elisa.

Marcelo D'Agostino, subsecretario de Justicia de Mendoza, aportó lo suyo, en forma de anécdota: "Yo fui el primero que logró meterlos presos efectivamente hace más de 10 años cuando ejercía como abogado, porque los denunciaba, no por estafa sino por asociación ilícita. Recuperaron mucho dinero las víctimas. Hicimos un gran allanamiento con el fiscal Martearena en esa época. El modus operandi sigue siendo el mismo".

Y añadió: "El modus operandi es básico. Te estafan en lo más burdo. Los papeles están todos en regla pero no te entregan el vehículo. Lo hacen en otras provincias para que se cansen y se tengan que volver a sus domicilios. No sabia que seguían en lo mismo. Desde la Subsecretaría de Justicia voy a hacer lo que esté a nuestro alcance para terminar colaborar con la Justicia y terminar con este tema".

Como sea, en la actualidad, hay más de 200 denuncias contra los gitanos de Mendoza, muchos de los cuales, irán a juicio este mismo año.

Otro de los gitanos "sin nombre"

La novedad la confirmó a este diario hace unas horas Pablo Cazabán, abogado de la mayoría de los damnificados.

Será para alquilar balcones, porque allí se revelarán los detalles de cómo es la metodología del engaño. Lo que quedará por esperar es otra cuestión: si luego de ello habrá justicia.