¿Florencia Peña ya pidió perdón por "Sambucetti"? - Mendoza Post
¿Florencia Peña ya pidió perdón por "Sambucetti"?

Si queremos terminar con el acoso revisando los productos culturales, no hay que olvidarse de todos los casos que lo representan y no solo fijarse en aquellos donde los hombres están involucrados.

¿Florencia Peña ya pidió perdón por "Sambucetti"?

Lunes 7 Ene 2019
porHernán Morales
Redacción Post

En tiempos de "deconstrucción" mucho se habla de cambiar los paradigmas respecto del trato del hombre hacia la mujer. Si bien es necesario que se corrijan ciertas prácticas desafortunadas que en el día a día menosprecian a la mujer, se deben aclarar los tantos y no pecar de extremistas en esta tarea.

Me refiero a que, en la búsqueda del equilibrio, los ojos poco preparados ven machismo donde jamás lo hubo o bien buscan resignificarlo hasta en programas de televisión que en su momento fueron un éxito de rating y que hoy en día "no podrían salir al aire".

Un claro ejemplo lo representa el sketch humorístico que allá por el 2001 protagonizaron Guillermo Francella y la modelo Julieta Prandi. Muchas adherentes al feminismo -e incluso mujeres no militantes de este movimiento- se horrorizan en la actualidad de que ese programa haya estado al aire. 

¿La razón? El show mostraba cómo "Don Arturo" se había enamorado de "Juli", la amiga adolescente de su hija. Indirectamente, promovía un tipo de "pedofilia encubierta" ya que el personaje de Francella fantaseaba con la chica (que también le daba muestras ambiguas de interés amoroso).

El segmento era el más popular del programa "Poné a Francella".

Por supuesto, al hilar fino queda claro el perverso doble sentido de este sketch humorístico que en la actualidad no podría -ni debería- salir al aire en televisión abierta. Ahora bien, los mismos sectores que condenan a "La Nena" hacen la vista gorda con otro sketch que formaba parte del programa: Sambucetti.

En este segmento, Florencia Peña interpretaba a una empresaria ninfómana que no perdía oportunidad para acosar sexualmente al tímido contador de la empresa, Pascual Sambucetti, interpretado por Guillermo Francella. La idea resultaba bastante ocurrente ya que en su afán para lograr que el hombre accediera a tener relaciones con ella, el personaje de Peña acudía en cada oportunidad al uso de disfraces temáticos para saciar un sinfín de fantasías que nunca lograban concretarse.

Si bien los estallidos de risa estaban a la orden del día -recalco que ambos actores hacían humor-, me pregunto ¿no habría que aplicarle la misma vara moral a este sketch como con "La nena"? Evidentemente sí, ya que sería lo justo si como sociedad si queremos terminar con el flagelo del acoso sexual hacia la mujer.

El cambio cultural requiere revisar todas las situaciones incorrectas.

Curioso resulta que durante una entrevista que hace un tiempo la actriz feminista Florencia Peña tuvo en el programa Intrusos  tocaron justamente el tema del acoso y fue ella misma quien analizó y condenó el segmento donde participaba Julieta Prandi, pero minimizó el suyo con la excusa de que eso "estaba bien".

"Si hoy Olmedo estuviese vivo no podría hacer jamás ese humor y tampoco ninguno de los capocómicos de esa época", comenzó opinando. Sin embargo, cuando le agregaron el ejemplo del sketch de Sambucetti dijo: "Sambucetti era al revés, yo lo acosaba a él, eso estaba bien".

La entrevista salió al aire en enero de 2017. Pasó un año y no hubo jamás ningún tipo de repudio de ningún colectivo, a diferencia del que si recibió Cacho Castaña por parte del feminismo cuando utilizó la desafortunada frase "si la violación es inevitable, relájate y gozá".

Tampoco la actriz pidió perdón o se arrepintió de haberse puesto en piel de "la señora de Roble" pero si expresó tras la denuncia de Thelma Fardín: "Hoy fue una jornada histórica por varias razones. Desde hace mucho tiempo se viene trabajando por el empoderamiento de las mujeres. Esto le pasa a muchas en el ámbito laboral, lo importante es que nos sintamos juntas".

Si vamos a ponernos revisionistas del humor y la cultura en pos de lograr una sociedad con más respeto, sin violencia y signada por la igualdad, sería conveniente no ser selectivos y "olvidar" casos que convienen más a unos sectores que a otros.

La actriz lucha por los derechos de la mujer.

Sino recordemos la película "Acoso sexual" que Demi Moore y Michael Douglas protagonizaron en 1994: este filme nos enseñó que el acoso muchas veces es una cuestión de poder y no de géneros.