Nepal sobrevive a un nuevo terremoto - Mendoza Post
Por: Mendoza PostMartes 12 May 2015

Nepal revivió este martes la pesadilla con un nuevo sismo que añadió 57 víctimas mortales a las miles que dejó el temblor del 25 abril, cuando los nepalíes pensaban que lo peor ya había pasado y el país trataba de salir adelante y hacer llegar la ayuda a los damnificados.

Un fuerte movimiento telúrico de 7,3 grados en la escala de Richter volvió a sacar de sus casas a los nepalíes pasado el mediodía y tras éste se fueron repitiendo los sismos y sus réplicas, con 57 muertos y 1.129 heridos, según datos oficiales.

El primer ministro de Nepal, Sushil Koirala, pidió a la población "control" y "calma" y aseguró que el Gobierno movilizó todos sus recursos tras el nuevo temblor.

Las autoridades informaron del rescate con vida de 12 personas.

El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) situó el epicentro a 18 kilómetros al sureste de la localidad nepalí de Kodari, en el distrito de Sindhupalchok, próxima a la frontera tibetana.

El destructor sismo de este martes


"La vida había empezado a ser normal de nuevo y de repente todo se ha vuelto a arruinar", declaró Rojina Khatri Chhetri, una estudiante de la Universidad Tribhuvan de Katmandú, aún bajo el efecto traumático de la sacudida.

Chhetri estaba en una oficina, donde revivió el trauma que habían ido dejando atrás poco a poco los nepalíes después de más de quince días de trabajos de recuperación, desescombro y vuelta a la normalidad.

Los niños y las mujeres, los más afectados


La joven no ha sido la única sorprendida. Fuentes del mismo Gobierno nepalí admitieron que no esperaban una sacudida del tamaño de la que se produjo este martes.

"Con más de 200 réplicas, los expertos habían dicho que había escasas posibilidades de una réplica de esta magnitud" tras el sismo de 7,8 grados del 25 de abril, explicó el portavoz del Ministerio del Interior nepalí, Laxmi Prasad Dhakal.

Viviendas destruidas por el sismo de este martes

Tras el temblor de este martes, que fue seguido por ocho réplicas de entre 4,3 y 6,3 grados, miles de personas se volvieron a echar a la calle en Katmandú, reviviendo las escenas del reciente drama y repoblando los espacios abiertos de la capital y otros distritos.

Según la Organización Internacional de Migraciones (IOM), alrededor de 2.000 personas optaron por acampar en un campo de golf de la capital.

Las víctimas del nuevo sismo se suman a los 8.000 fallecidos y 17.800 lesionados del anterior desastre.

Edificios enteros en el suelo

Además, los temblores de la jornada de este martes terminaron de derrumbar decenas de viviendas y edificios dañados el 25 de abril.

Más derrumbes

De acuerdo con diversas fuentes, un edificio de cinco plantas que había quedado dañado en el anterior movimiento telúrico terminó de ceder en Bhaktapur, en el valle de Katmandú.

Y en la capital del país asiático, se derrumbó otro edificio de gran envergadura donde operaba el Banco del Himalaya.

"Esto ha terminado de volver toda la situación un desastre", comentó Ganesh Karmacharya, ingeniero del Departamento de Desarrollo Urbano y Construcción de Edificios de Katmandú.

Nepal desde arriba


Según el técnico, este nuevo sismo ha debilitado aún más las estructuras de edificios altos y de viviendas normales.

Devastador

Más de 300.000 viviendas habían sido devastadas por el terremoto del día 25 según el Gobierno, una cifra que las Naciones Unidas eleva por encima del medio millón si se le suman aquellas con algún daño.

Las autoridades nepalíes, en colaboración con organismos internacionales, trabajaban para llevar ayuda, alimentos y apoyo médico a las zonas más alejadas del valle de Katmandú, donde se produjeron la mayor parte de las víctimas contabilizadas hasta el momento.

El nuevo terremoto ha vuelto a golpear los distritos nororientales de Dolakha y Sindhupalchok, este último el más castigado por el anterior seísmo, ya que registró más de la tercera parte de las víctimas.

El temblor de tierra dejó también al menos 17 muertos y 39 heridos en el norte de la India y un fallecido en el Tíbet, además de sentirse en Bangladesh. 

FUENTE: EFE