Estos son los quesos que se pueden freezar y los que no - Mendoza Post
Estos son los quesos que se pueden freezar y los que no

El desperdicio de los alimentos y la prolongación de la vida útil de los distintos de quesos es muy variada y hay que tener diversos recaudos.

Estos son los quesos que se pueden freezar y los que no

Por: Mendoza PostSábado 10 Jul 2021

Sin lugar a dudas poder freezar algunos alimentos tiene claras ventajas, como la prolongación de la vida útil de los mismos, incluyendo un importante ahorro evitando el desperdicio de los alimentos. 

En relación a los quesos hay varias dudas respecto de cuales permiten este proceso y cuales no. 

Pero el principal interrogantes gira en torno a: ¿Se pueden congelar los quesos?; y las respuestas son varias pero aunque hay opiniones divergentes ciertos tipos sí pueden congelarse y desde el punto de vista de la seguridad alimentaria no hay problema. 

¿Qué tipos de queso se pueden congelar y cuáles no?

Los quesos frescos como mozzarella, mascarpone, ricotta, feta, son los que no se debe congelar nunca si no se quiere echarlos a perder al descongelarlos. Además, son los que menos resisten a temperatura ambiente.

Ver: Qué es la dieta antiinflamatoria y que beneficios tiene

Los cremosos tipo camembert, brie y algunos quesos azules  tampoco es aconsejable congelarlos, aunque al descongelarlos, si bien no tienen la misma consistencia sí puede ser aptos como queso de untar.

Roquefort

Los tipo roquefort y otros quesos afectados por hongos pueden conservar más o menos su estructura y una vez descongelados son comestibles, si bien se desmigajan fácilmente y ya no tendrán la consistencia cremosa.

Gruyere

Los duros tipo gouda, gruyere, cheddar, emmental y edam son los que mejor soportan la congelación y al volver a su estado de temperatura normal mostrarán un aspecto casi perfecto, además de aguantar bien en cuanto a aroma y sabor. También el manchego semicurado entra en esta categoría, cuanto más tierno mejor.

Los más delicados son los frescos, ya que deben consumirse en cuatro o cinco días; por tanto, deben comprarse lo más cerca posible de la fecha de elaboración y deben guardarse en la heladera hasta que se consuman. 

Ver: Sin gastar plata: así podés mejorar el sonido de tu tele

Esta nota habla de: